Comienza el otoño: revisa tus gastos fijos y no gastes más de la cuenta

Llega el final del verano, y con ello la vuelta a las rutinas. Tanto la vuelta al cole para los pequeños como el regreso al trabajo para los adultos se hace en ocasiones pesado. Y con esta vuelta empieza una nueva cadena de compras y desembolsos importantes. La nueva temporada necesita ropa, el pago de impuestos anuales, e incluso prepararnos para las Navidades.

Hoy vamos a adelantarnos al gasto y repasar esos gastos fijos que mes a mes parecen vaciar nuestras cuentas corrientes con el fin de ver qué podemos hacer para reducirlos.

¿Cuánto pagas de teléfono, televisión o Internet?

Se han hecho muy populares los anuncios en los que una persona explica a otra lo poco que paga de línea móvil y de Internet. Hoy día, con la cantidad de operadores que existen, pocas excusas tenemos para seguir abonando grandes cantidades de dinero todos los meses.

Por esta razón, es aconsejable echar un vistazo a nuestras últimas facturas, ver cuánto nos cuestan y lo que hablamos (para la línea telefónica), o lo que realmente consumimos en televisión e Internet. Es importante hacerlo antes de solicitar otros presupuestos, o de lo contrario puede que aceptemos tarifas que no nos interesan.

TV remote

Es importante aprender a decir no a las ofertas esporádicas. Una vez al teléfono, muchos caemos y aceptamos ofertas que no íbamos buscando pero que parecen atractivas. Una buena mentalidad es la de ir con la mente clara en un objetivo: reducción del pago o aumento de las prestaciones.

En ocasiones, la mejor oferta es un combinado de fibra, teléfono y televisión.

¿Cuánto pagas de seguro de hogar o de vehículo?

Los seguros son importantes y nos dejan tranquilos. Sin embargo, son una carga anual importante, y de vez en cuando conviene revisarlos, ver qué incluyen y si necesitamos todo lo que nos ofrecen. Algunos consejos cuando negocies un seguro de hogar:

  • Comprueba el seguro de la finca o comunidad para evitar duplicidades.
  • Revisa el valor del contenido (ordenadores, muebles…) y actualízalo al menos una vez al año para evitar problemas.
  • Pide eliminar coberturas innecesarias, y con ello una rebaja del seguro.
  • Intenta no duplicar puntos opcionales, como asistencia en viaje (y contrátalo cuando te desplaces).

Con los vehículos ocurre lo mismo. En ocasiones, nos ofrecen seguros inflados de situaciones cubiertas por otros seguros (el del garaje, por ejemplo) que suponen un elevado coste. Una revisión anual puede suponer un ahorro a largo plazo importante.

¿Cuánto pagas de tarifa de gas, luz y agua?

No podemos olvidarnos de las tarifas fijas de la vivienda que mayor gasto ocasionan. Aunque existen consejos para evitar poner el aire acondicionado o la calefacción, el frío y calor siempre ocasionan un repunte de la factura. Podemos evitarlo antes de que ocurra revisando nuestro consumo real y el contratado, unificando servicios, o incluso separándolos. Estudiar nuestro gasto y ver si nos conviene unificar gas y luz.

Un buen consejo es el de  reducir la potencia eléctrica para pagar menos de fijo (aunque no es directamente proporcional), así como la de elegir tarifas de tipo supervalle y programar electrodomésticos.

Por ejemplo, un ciclo normal de lavadora que no incluya secado ni larga duración (unos 0,63 kWh) en un horario y tarifa supervalle tiene un coste de unos 3 céntimos, 5 céntimos de euro menos que ponerla por la tarde un día cualquiera.

 

La clave del ahorro en gastos fijos es tener una noción real de lo que se consume. En caso de la luz, en kWh, el gas en volumen, el coche en kilómetros, el teléfono en minutos de llamadas y Gb… De ese modo tendremos más fuerza a la hora de hablar con un comercial, y poder negociar para bajar la cuota.

Imágenes | iStock/seb_ra, iStock/karelin, iStock/Mike_Kiev

Conversación