Cómo gestionar un décimo de lotería compartido

El mayor premio es compartirlo, o al menos así reza el eslogan de la campaña de la lotería de Navidad, pero a veces, compartir un décimo puede traer algún disgusto. Por tradición, el Gordo de Navidad es el más importante del año y el que más se comparte con la familia, amigos y compañeros de trabajo. Como hay confianza, nos limitamos a anotar el número compartido y esperamos que los niños de San Ildefonso lo canten para celebrarlo, pero también debemos estar preparados para gestionar un décimo de lotería compartido y que cobrarlo y repartirlo no suponga un quebradero de cabeza.  

Las cifras del sorteo apabullan. Se repartirán 24,5 millones de premios que suman 2.240 millones de euros. Todos soñamos con ganar los 400.000 euros al décimo del Gordo, pero hay 17 tipos de premios: un segundo, un tercero, dos cuartos y ocho quintos, a los que hay que sumar las aproximaciones, el reintegro y la pedrea, que concede 1.794 premios de 100 euros por décimo.

Recomendaciones para compartir lotería

La costumbre de compartir los décimos de lotería viene de antiguo. Según un estudio de la universidad Carlos III, tiene su origen en el desmantelamiento de la lotto en la segunda mitad del siglo XIX, lo que provocó que aquellos que no podían pagar el precio más alto de los décimos de lotería (cuatro reales en vez de uno o dos), empezarán a juntarse para seguir jugando.

Ahora tres de cada cuatro españoles comparten un décimo de lotería navideña con la esperanza de conseguir el Gordo. Familia, amigos y compañeros de trabajo comparten alegremente confiando en la buena fe de que si toca el premio será repartido, pero la realidad ha demostrado en numerosas ocasiones que no es así.

Si compartes lotería para el próximo sorteo de Navidad todavía estás a tiempo de tomar precauciones. En primer lugar, como para cobrar el premio el único requisito es tener el décimo, es necesario dejar constancia por escrito de quién comparte el billete y las cantidades que se juegan, para evitar que quien tenga el décimo lo cobre y no lo reparta. Un método sencillo es hacer fotocopias del décimo, indicar la cantidad que juega cada uno y firmarlo.

También puede servir una imagen del décimo enviada a través de WhatsApp al grupo que comparte la lotería. Aunque no es un mecanismo 100% fiable, si hay problemas, ambos sistemas servirán como prueba en el caso de que se llegue a juicio.

Es importante especificar la cantidad que juega cada uno no solo para recibir la cantidad de premio correspondiente, sino también porque los impuestos se reparten en ese mismo porcentaje. Si el décimo resulta premiado cada participante debe cobrar su parte directamente, porque si lo cobra uno solo y lo reparte, se podría considerar como una donación y está gravada con otros impuestos.

Recomendaciones para cobrar la lotería

Desde el mismo día del sorteo se pueden cobrar los décimos premiados. Si el premio es menor de 3.000 euros, se puede cobrar en las administraciones de lotería, que tienen la obligación de pagar en efectivo premios de hasta 1.000 euros. Para premios iguales o superiores a esa cantidad, es necesario acudir a las entidades financieras concertadas o a delegaciones comerciales de Loterías.

En el caso de jugar participaciones de un número, el dueño del décimo será el encargado de pagar el premio correspondiente a cada agraciado. En este caso, se debe tener en cuenta que en muchas ocasiones tienen recargo, es decir, que si pagamos cinco euros por la participación, es probable que solo juguemos por 4,50 euros, que serán los que se paguen si resulta agraciado el número con algún premio en el sorteo.

Independientemente de la cantidad del premio, no hay que descuidarse en cobrarlos, porque caducan a los tres meses. Y aunque parezca increíble, cada año Hacienda se queda con un buen número de premios que no son reclamados.

Hacienda también participa en el reparto del premio

Desde 2013, los premios superiores a 2.500 euros hay que “repartirlos” con Hacienda. En el momento de cobrar el décimo premiado se retiene el 20 por ciento de la cantidad premiada, de modo que el Gordo de 400.000 euros queda reducido a 320.000 euros. A la hora de hacer la Declaración de la Renta, no tenemos que declarar el premio ni la retención, solo los rendimientos que genere la cantidad ganada o la inversión que se haya realizado con el dinero del premio.

Si el décimo es compartido, se aplican los mismos mínimos a cada una de las personas que comparten el décimo. Y si se tienen varios décimos premiados también se calculan las retenciones por cada décimo.

En Naranja | ¿Te ha tocado la lotería? Esto es lo que puedes hacer con tu dinero

 

Conversación