¿Cómo podemos plantearnos 2012 para contar con un mayor ahorro fiscal?

Terminamos ya este repaso especial a la Declaración de la Renta que hemos venido realizando en nuestra publicación, y lo hacemos hablando de este año 2012, con la idea de ir planteando nuestro mayor ahorro fiscal de cara a la Declaración que tendremos que hacer el año que viene.

El año 2012 se nos plantea con importantes modificaciones tributarias que incrementan la presión fiscal sobre nuestra economía. Es necesario conocer estas modificaciones para hacer un programa de ahorro eficaz. De este modo podremos atenuar la repercusión de los impuestos en nuestros ingresos.

En primer lugar se introduce un gravamen complementario a la cuota íntegra estatal para los ejercicios 2012 y 2013. Este gravamen supone un incremento de las retenciones del trabajo y del capital, lo que significa que vamos a pagar más por lo que ganamos.

La subida de los tipos de gravamen no será de aplicación exclusiva en la declaración de la Renta. Desde el día 1 de febrero se ha producido un incremento de las retenciones practicadas en las nóminas para adaptarlas a los nuevos tipos impositivos. También aumentaron las retenciones del capital mobiliario desde el 1 de enero, que pasaron a soportar una retención 21% cuando hasta ahora tenían el 19%.

Ante esta perspectiva, es conveniente tomar ciertas medidas que impidan que en el momento de presentar la declaración de 2012 tengamos que realizar un pago mayor.

Retenciones en las nóminas

En primer lugar deberíamos actualizar los datos que proporcionamos a nuestra empresa para el cálculo de la retención de la nómina. La ley establece que, en el mes de enero, el trabajador comunique al empresario en el modelo 145 sus circunstancias personales.

Si las retenciones están calculadas adecuadamente a las circunstancias de cada uno, los rendimientos del trabajo no originarán cuota a pagar en la Renta. Sí tendríamos que regularizar la obtención de otros tipos de ingresos como las rentas procedentes del ahorro o del capital. Las variaciones en los datos que se produzcan durante el año y supongan un mayor tipo de retención deberán comunicarse en el plazo de 10 días desde que se originen utilizando el mismo modelo.

Desde el 1 de febrero de 2012 los trabajadores que no superen el límite de 33.007,20 euros podrán solicitar una minoración de las retenciones soportadas en su nómina en caso de que practiquen deducción por hipoteca en Renta. Esta minoración nos interesa si estamos presentando declaración negativa a devolver a consecuencia de la desgravación por hipoteca. En vez de regularizar la devolución en la Renta reducimos las retenciones en nómina de forma que el incremento de tipos resulta menos gravoso mes a mes.

En caso contrario, todo aquel que no soporte retenciones en sus percepciones por estar cobrando subsidio de desempleo, pensión de jubilación, o prestaciones similares puede solicitar también de forma voluntaria que se le aplique la retención que le corresponda a fin de repartir el gravamen a lo largo del año en vez de pagar todo junto en Renta.

En cualquier caso, lo que debemos hacer antes de finalizar el año es una previsión del resultado de nuestra declaración. La Agencia Tributaria suele poner a disposición del contribuyente a lo largo del mes de diciembre un programa que permite simular la declaración del ejercicio en curso. Esto nos permitirá tomar medidas de ahorro fiscal que minoren la cantidad que nos pueda salir a pagar.

Amortización adicional de la hipoteca

Si estamos practicando desgravación por adquisición de vivienda habitual podemos hacer amortizaciones adicionales del préstamo hipotecario. Esto nos ofrecerá una doble ventaja, ahorraremos intereses de financiación y pagaremos menos en Renta. Siempre teniendo en cuenta que la base máxima anual de desgravación por este concepto tiene como límite 9.040 euros.

El límite es aplicable por declaración. Si dos cónyuges presentan declaración conjunta esta cantidad será la base máxima de deducción para ambos. En caso de presentar declaraciones individuales el límite se aplicará por separado. Decidir que forma de declaración es más ventajosa dependerá de la cantidad amortizada. Si lo pagado entre los dos supera los 9.040 euros perderán desgravación escogiendo la modalidad conjunta.

Aportaciones a planes de pensiones

También podemos hacer aportaciones a planes de pensiones, que nos proporcionan desgravación y ahorro a la vez. Es interesante saber que podemos deducir en nuestra Renta las aportaciones a planes de pensiones del cónyuge si sus ingresos no superan los 8.000 euros anuales. Esta desgravación tendrá el límite de 2.000 euros anuales. También las realizadas a favor de familiares discapacitados hasta tercer grado de consanguinidad.

Venta de acciones

Si tenemos pérdidas patrimoniales originadas por la venta de acciones o similares no podremos aplicarlas en Renta si compramos valores similares en el plazo de dos meses. Yo vendo mis acciones de una entidad determinada y tengo una pérdida. Si vuelvo a comprar acciones de la misma entidad en los dos meses siguientes a la venta, no podré apicar ese negativo en la Renta hasta que no liquide la segunda adquisición.

Reinversión de ganancias patrimoniales

Si hemos vendido nuestra vivienda habitual y pensamos adquirir una nueva podemos acogernos a la exención por reinversión. Esto significa que no tenemos que declarar la ganancia derivada de la venta siempre y cuando la volvamos a invertir en la compra de una nueva.

La ley permite destinar una parte de la ganancia a la liquidación del préstamo hipotecario pendiente, si lo hubiera. En caso de que el coste de la nueva vivienda sea inferior a la ganancia obtenida, tendremos que tributar por el exceso. El plazo para realizar la reinversión es de dos años desde la venta, contados de fecha a fecha.

Finalmente, existen desgravaciones adicionales como las cuotas de afiliación a partidos políticos y sindicatos o las donaciones. Todas ellas las comentamos ya de forma detallada en artículos anteriores sobre la Declaración de la Renta.

Como conclusión, podemos ver que la mayoría de las medidas a nuestro alcance para contar con mayor ahorro fiscal pasan por hacer un desembolso de dinero. Es decisión nuestra destinar ese desembolso a una causa de interés propio o no hacerlo, sabiendo en el último caso que el ahorro que ahora nos beneficia puede perjudicarnos mañana a la hora de pagar impuestos.

RBuján
Profesora de idiomas en sus orígenes, tras 10 años de ejercicio Rbuján decide dar el salto a un nuevo sector porque “hay que saber de todo”. Después de realizar un máster en asesoría fiscal, laboral y contable, comienza su labor como gerente de RB Asesores. Lleva desde el 2001 dedicada al asesoramiento de empresas y profesionales, siempre intentando informar y, sobre todo, asesorar (aunque muchos no hagan ni caso). Es editora de Pymes y Autónomos desde abril de 2.010. Puedes seguirla en Twitter: @rbasesoria.

Foto | Leonid Mamchenkov
En Naranja | ¿Qué podemos incluir en la Declaración de la Renta para contar con mayor ahorro fiscal?, Errores que suelen contener los borradores de Hacienda, ¿Qué ha cambiado en esta Declaración de la Renta con respecto a otros ejercicios fiscales?

Conversación

  • probertoj

    ¿Si cada cónyuge puede entonces desgravar 9.040 euros por vivienda implica que habría que amortizar hasta un límite de ese dinero o de 18.080?

    • taitz

      Significa que, si podéis, lo suyo es que amorticéis 9040 euros cada uno (en total 18080) y hagáis la declaración por separado. Os devolverán más así que si hacéis la declaración conjunta que el máximo es de 9040.