¿Compensa comprar aparatos para hacer deporte en casa? Esto es lo que dicen las matemáticas

Si entre tus propósitos de año nuevo están hacer deporte y ahorrar en gastos en tu presupuesto personal, es posible que te hayas preguntado si en lugar de pagar la cuota del gimnasio sale más rentable comprar aparatos para hacer ejercicio en casa.

A continuación, te contamos desde el punto de vista económico cuál de las dos opciones compensa para ponerse en forma ¿pagar el gimnasio o comprar aparatos para ponerse en forma en casa?

¿Qué se necesita para hacer deporte en casa?

En primer lugar, hay que definir qué tipo de ejercicio se va a practicar con el fin de fijar un presupuesto para adquirir las máquinas y accesorios necesarios para cada uno de ellos. En función de los ejercicios a practicar, habrá que seleccionar uno u otro tipo de máquina y, por extensión, tendrá más o menos impacto sobre nuestro bolsillo.

Una opción es optar por un kit para ejercicios cardiovasculares y otro para hacer ejercicios de musculación y tonificación, que se pueden encontrar en una banda de precios muy amplia dependiendo de la calidad de los aparatos y de si se compran nuevos o de segunda mano:

  • Kit de Cardio:
    • Bicicleta elíptica: 100 – 1.000 euros
    • Bicicleta estática: 100-700 euros
    • Cinta de correr: 300-3.000 euros
  • Kit de Musculación-Tonificación:
    • Banco multifunción: 60 -500 euros
    • Kit de mancuernas: 30 – 2.500 euros

 

Como estrategia para empezar a hacer ejercicio en casa, es recomendable comprar aparatos sencillos para posteriormente completar el kit poco a poco con otros aparatos nuevos o mejores, a medida que vayamos progresando.

Entonces, ¿cómo sé si me compensa darme de baja del gimnasio y empezar a hacer ejercicio en casa?

Para tomar una decisión, lo mejor es analizar los pros y contras generales de cada opción:

Opción 1: Ir al gimnasio y pagar una cuota

A favor de ir al gimnasio:

  • Nos ahorramos el espacio que ocuparían los aparatos.
  • Podemos socializar y conocer a gente nueva con la que entrenar.
  • Disponemos de asesoramiento de monitor para realizar los ejercicios.
  • No es necesario el mantenimiento y limpieza de aparatos y sala de ejercicios.
  • Evitar más distracciones a la hora de entrenar (televisión, teléfono, otras personas en la casa).

Entre los contras de esta opción se encuentran:

  • La obligación de pagar una cuota y, en ocasiones, gastos de matrícula o servicios adicionales (profesor, uso de toalla, etc.).
  • Necesidad que amoldarnos a la oferta de centros y horarios que haya en la zona en la que vivimos o trabajamos.
  • El tiempo dedicado cada día que se quiera ir al gimnasio (preparar bolsa, compatibilizar con trabajo, vida social y tareas del hogar, etc.).

Opción 2: Comprar equipos para hacer ejercicio en casa

A favor de hacer ejercicio en casa:

  • La comodidad de estar en casa y no tener que perder tiempo en desplazamientos.
  • El ahorro de la cuota y otros gastos por ser abonado o usuario de un centro.
  • La oportunidad de hacer ejercicio cuando se quiera sin estar sujeto al horario de apertura del gimnasio.

Entre los contras de hacer ejercicio en casa:

  • El gran espacio que ocupan los aparatos en casa.
  • El mantenimiento y la limpieza de los aparatos pasa a ser responsabilidad nuestra.
  • Es más difícil mantener la motivación para hacer ejercicio, sobre todo si se hace sólo y sin compañía de nadie en casa.
  • Los aparatos a los que se puede acceder con presupuestos moderados son de baja calidad.

¿Cuánto cuesta al año ir al gimnasio?

Hoy en día hay una variedad importante de gimnasios para estar en forma. Al gimnasio de toda la vida ahora le acompañan ofertas de centros low cost, que ofrecen unos precios muy ajustados y ofrecen un buen servicio pero con tan sólo lo básico, y los gimnasios premium, que ofrecen servicios adicionales, como spa, masajes, entrenador personal, etc.

Dependiendo de la oferta de gimnasios de cada ciudad y zona, tocará pagar más o menos, pero se puede asumir una cuota de 50 euros al mes (600 euros/año) como base para comparar.

¿Cuánto cuesta hacer ejercicio en casa?

Por 600 euros, cantidad equivalente a la cuota anual del gimnasio, se podrían comprar los siguientes kits de aparatos:

  • Kit de ejercicios cardiovasculares:
    • Bicicleta elíptica: 100 euros
    • Bicicleta estática: 100 euros
    • Cinta de correr: 300 euros
  • Kit de Musculación-Tonificación:
    • Banco multifunción: 60 euros euros
    • Kit de mancuernas: 40 euros

Al ser aparatos de una calidad media, se puede estimar una vida útil de 3 años para los aparatos de cardiovasculares, lo que significa que pasado ese período se habrán amortizado y habrá que sustituirlos por otros nuevos.

¿Qué opción sale más rentable?

El primer año, comparando las dos opciones de ir al gimnasio o comprar aparatos para hacer deporte en casa, saldrían de nuestro bolsillo 600 euros anuales en caso de optar por el gimnasio con una cuota de 50 euros al mes y la misma cantidad, a poco que invirtamos en aparatos de cardio y musculación (costaría otros 600 euros comprar un kit inicial de equipos básicos de ejercicio).

Por tanto, en un primer momento, la principal diferencia que existe está en que el gimnasio se puede pagar en cuotas mensuales, mientras que la compra de aparatos debe pagarse al contado y, si queremos aplazar los pagos, hay que recurrir a financiación.

En el segundo y tercer año, suponemos que la competencia lleva a mantener la cuota anual del gimnasio (600 euros anuales) y que los aparatos para hacer deporte en casa siguen funcionando, con un coste de 100 euros de puesta a punto y mantenimiento. Así, la diferencia del gasto anual se va a los 500 euros al año, que podrían dedicarse para ahorrar o invertir en nuevos aparatos y accesorios para entrenar en casa.

A partir del cuarto año, se estima que habría que volver a comprar aparatos de cardio y volver a gastar así una cantidad al menos igual que la que costaría la cuota anual del gimnasio.

Toda la información anterior se resume en la siguiente tabla:

Tabla comparativa ir al gimnasio VS hacer deporte en casa

Por tanto, si se piensa en un ciclo de tres años, se puede obtener un ahorro haciendo deporte en casa. Sin embargo, en la solución a esta decisión influyen mucho las condiciones particulares de cada persona, dado que afectan muchos factores como la calidad de las máquinas para hacer ejercicios, así como el tener espacio en casa y ocuparse de hacer el mantenimiento de máquinas y la habitación donde se haga deporte. No todo el mundo está dispuesto a asumirlos, lo que significa que no es una decisión puramente económica.

En Naranja | Siete deportes para ponerte en forma sin pisar el gimnasio (y ahorrarte la cuota)
Imagen | PublicDomainPictures

Conversación

  • Cris Montes

    Creo que la imagen de los costes es incorrecta: 2º y 3º año en casa sólo serían 100€ para el mantenimiento, no?

  • Juanlu

    Si al trabajo en casa le quitas las bicis y la cinta se queda mucho más rentable. Para correr y hacer bici están los parques, vías verdes, etc.