Salir de viaje habiendo comparado precios puede ahorrarte mucho dinero

avion aterrizando

Una de las premisas en las que se basa todo consumidor inteligente es escoger el producto o servicio más barato, siempre y cuando nuestra utilidad no varíe. Esto puede parecer una obviedad a simple vista, pero no siempre lo ponemos en práctica, ya que en muchas ocasiones nos resulta más cómodo comprar un producto que se adapte a nuestras necesidades sin pararnos a comprobar si hay mejores opciones, bien por falta de tiempo o bien por falta de ganas.

De todos modos, en muchas ocasiones sería muy conveniente el poder comparar entre varios precios. Uno de los servicios en los que el sobreprecio pagado no asegura en absoluto calidad es el de los vuelos, por tanto en este caso ser un consumidor inteligente tiene aún más premio. Para ello han proliferado en los últimos años multitud de empresas que operan en Internet de comparadores de precio que te pueden ayudar a decidir el más barato.

Al final, el cliente sabe lo que quiere y cómo lo quiere. En este tipo de servicios se sacrifican ciertas comodidades como mayor espacio entre los asientos del avión, o bien no poder facturar llevando en su lugar únicamente una maleta de mano, siempre y cuando el precio sea menor. La mayoría de la gente no necesita estas comodidades como para pagar un dinero adicional.

Las empresas saben esto perfectamente que alguien puede pagar bastante más dinero por el mismo servicio y juegan con ello incluso en sus campañas publicitarias. Y es que hasta un 81% de clientes piensan que el precio lo es todo en este tipo de servicios, y no tanto otras características como puntualidad, políticas de facturación, etc.

El mismo estudio refleja que el el 80% de los clientes de aerolíneas compran su billete directamente desde Internet, y hasta un 93% hace uso de este tipo de webs de comparación de precios para comprobar cuál es el más barato. Como dijimos, los consumidores inteligentes siempre comparan precios, ¿porqué no hacer uso de ellas si las tenemos a mano?

Pero no acaba aquí la cosa. Cuando vamos a un lugar fuera de nuestra ciudad tendremos que alojarnos en algún sitio. Estas webs no sólo ofrecen vuelos, si no también alojamiento. En este caso nuestra elección no sólo se basará en el precio si no en otras muchas características, como calidad del hotel, cantidad de estrellas que tenga, localización más cercana o más alejada del centro etc. que lógicamente modificarán su precio en función de nuestras necesidades.

Algunas páginas web de comparación de precios de viajes

  • EDreams es una de las webs más populares e importantes de comparación de precios a nivel europeo. Compara cerca de 100 compañías diferentes en más de 60.000 rutas. No sólo ofrece vuelos, si no que además trabaja también con cerca de 150.000 hoteles, por supuesto ordenados por precio según los criterios de búsqueda, e incluye alquiler de coches, cruceros…
  • Al igual que en el caso anterior, Rumbo ofrece una gran cantidad de hoteles, vuelos cualquier paquete vacacional que se nos ocurra, adaptado a todos los presupuestos.
  • Un caso especial dentro de este sector es el de Trivago, que se concibe como un buscador de buscadores. Es decir, lo que hace este servicio es buscar la mejor oferta dentro de la mayoría de comparadores de precio que hay. Aunque de momento sólo está disponible para la búsqueda de hoteles.
  • Existen muchos otros como LastMinute, Traveljungle o Skyscanner que operan de la misma manera que los señalados anteriormente.

Como ves, la forma de operar es similar en todos los casos, pero es posible que alguna de estas empresas tenga mejores ofertas que las otras en un momento dado para un destino concreto, y otra web una mejor oferta para otro destino diferente. Nuestra recomendación es buscar las mejores ofertas en la mayoría de webs que tenemos a nuestra disposición para ello. Al fin y al cabo, todo está a golpe de click.

En Naranja | La era del consumo inteligente ha llegado: ¿Estás lo suficientemente informado?
Imagen | webhamster

Etiquetas: , ,