CookFlat, saca el cheff que llevas dentro y monta un restaurante en casa

CookFlat

CookFlat es un servicio que ofrece a sus clientes comer con anfitriones de cualquier parte del mundo en su casa particular. Se trata de compartir una experiencia Social y Gastronómica, de tal manera que personas a las que les guste cocinar pueden ofrecer sus mejores recetas a todas aquellas que las quieran probar.

CookFlat es una evolución de la web social, con el foco en la gastronomía, aprovechando modelos similares de consumo colaborativo que están funcionando en Internet y que son tendencia en la actualidad. En la entrada de hoy, te explicamos cómo funciona.

¿Cómo funciona CookFlat

CookFlat basa su modelo en poner en contacto a personas que cocinan en su casa, con aquellas que estén interesadas en comer sus recetas o, simplemente, les venga bien por la zona en la que se encuentra el anfitrión. Por ejemplo, resulta muy útil cuando se viaja. Es un servicio muy similar a Airbnb, la empresa que ofrece conectar a personas que tienen espacio en su casa, con aquellas que necesitan alojamiento.

El perfil de la persona que cocina, el anfitrión es quien se encarga de arrancar todo el proceso. Se da de alta en el sistema de CookFlat y configura qué es lo que quiere ofrecer (comida o cena), de qué manera (horarios, animales de compañía, normas para fumadores) y en qué lugar. Se da de alta un menú y se publica en la red, quedando a la espera de que algún usuario quiera contratar sus servicios.

Entre los datos solicitados a los anfitriones, están los de la cuenta bancaria (código SWIFT e IBAN) para recibir los ingresos que generen cada mes. Esta es una de las características del sistema, ya que el pago se realiza en el sitio de CookFlat y no es necesario disponer de efectivo en casa, ni tampoco de ningún sistema para aceptar pagos con tarjetas de crédito. Así resulta todo más sencillo y seguro.

Los clientes que quieran solicitar una comida, deben dirigirse a la web de CookFlat y elegir la localidad en la que deseen tener su experiencia gastronómica. A continuación, indican el número de invitados, el día de la semana, si es comida o cena, y el sistema muestra las opciones que hay de menú y precio por invitado. Basta con seleccionar la que más apetezca para iniciar el proceso de reserva, que incluye el pago por adelantado con tarjeta de crédito.

El importe pagado, CookFlat no lo envía directamente al anfitrión, sino que espera a que tenga lugar el evento para enviarlo. Existe la posibilidad de cancelar el servicio contratado, siendo gratis si se hace con más de 3 días de antelación, costando un 50% si se hace con hasta 48 horas y perdiendo la opción de devolución del importe si se avisa con menos tiempo. El anfitrión podría cancelar si la causa es de fuerza mayor, ya que no hay que olvidar que es algo que le puede pasar a cualquiera.

Conclusiones

Cuando viajo siempre intento ir a comer en restaurantes y bares auténticos del lugar en el que me encuentre. Prefiero esta opción, a aquellos otros que se encuentran muy bien situados o dispongan de unas magníficas vistas pero que sirven una comida que no es la tradicional, sino adaptada para el turismo. Soy de los que intenta preguntar, intentando evitar las guías que cobran por recomendar.

Con CookFlat, ahora tengo una interesante opción para poder probar la comida local allá por donde vaya. Que mejor cata de los sabores tradicionales de una zona cocinados por un usuario del servicio que lo ofrezca a los viajeros lo quieran catar. Sí, seguro que en los restaurantes también, pero la comida casera nos tira a muchos y está bien poder elegir.

La opción que abre para obtener unos ingresos extra para el hogar, es otra de las ventajas más importantes, dado que a mucha gente que está en casa, a la que no tiene ocupación o le queda un hueco para cocinar, puede venirle muy bien. También para esos chefs en potencia, a los que, quien sabe, igual les sirve para salir de su cocina y acabar emprendiendo un negocio.

Enlace | CookFlat
En Naranja | “La clave de cualquier servicio de consumo colaborativo es la confianza y la reputación”. Un momento con… Albert Cañigueral
Imagen | Miss Pupik

Conversación