Cuáles son y en qué invierten los cuatro grandes tipos de planes de pensiones

Los ahorradores no son todos iguales. Cada persona tiene unas características concretas y prefiere invertir con unos criterios u otros. Por ejemplo, hay gente a la que no le convence el riesgo que tiene la bolsa y también hay personas que sólo piensan en invertir a largo plazo y no les importa si en el camino hay épocas de subidas y bajadas. Los planes de pensiones son productos de ahorro para la jubilación y su forma de invertir es diferente según cada tipo. Si vamos a contratar uno conviene conocer las cuatro grandes familias que hay de estos productos.

1) Planes de pensiones de renta fija

Los planes de pensiones de renta fija son los preferidos por la mayoría de inversores españoles. A su favor tienen que los activos en los que invierten (deuda a corto y largo plazo de países o empresas o productos monetarios) son, a priori, más seguros que las acciones de bolsa. Eso sí, este plus de seguridad hace que estos productos ofrezcan una rentabilidad más moderada que la de los planes de renta variable (bolsa), que suelen subir más en los años alcistas y también caen más cuando hay turbulencias en los mercados.

PARA QUIÉNES SON: para aquellas personas que quieren ahorrar para su jubilación invirtiendo en un plan de pensiones cuya finalidad es preservar el capital y rentabilizar el ahorro. Habitualmente, son aconsejables para personas cuya jubilación está próxima.

La rentabilidad anual durante los últimos cinco años ha sido del:

2) Planes de pensiones de renta variable

Los planes de pensiones de renta variable invierten en acciones y ETFs (fondos cotizados que replican el comportamiento de un índice). Al tomar posiciones en activos de bolsa asumen los riesgos propios de las acciones: tienen más volatilidad (subidas y bajadas) pero también pueden obtener una mayor rentabilidad.

PARA QUIÉNES SON: para aquellas personas que quieren ahorrar para su jubilación, invirtiendo en un plan de pensiones que trata de sacar el máximo partido del mercado. Habitualmente, son aconsejables para personas que tienen por delante más tiempo para ahorrar para su jubilación y, por tanto, cuentan con mayor margen para superar posibles contratiempos puntuales.

La rentabilidad anual durante los últimos cinco años de los Planes NARANJA de Renta Variable ha sido del:

3) Planes de pensiones mixtos

Los planes mixtos son una combinación de los dos modelos anteriores y la solución más equilibrada para buena parte de los inversores. Invierten una parte del dinero en bolsa y la otra en deuda, con lo que diversifican más los riesgos y aprovechan mejor las cualidades de ambos activos.

Dentro de estos productos, destacan los planes dinámicos, que se adaptan al perfil de cada ahorrador al definir cuál será el año estimado en el que se jubilará. Según el margen temporal que haya la cartera del plan se ajustará a cada persona. Veamos dos ejemplos:

Si lo contrata alguien cercano a los 30 años, el plan invertirá una parte mayor en renta variable y otra menor en renta fija. Con el paso de los años, la parte vinculada a bolsa se va reduciendo y va ganando peso la parte de deuda.

Si lo contrata alguien cercano a los 50 años, el plan se equilibra invirtiendo una parte mayor en renta fija para preservar el capital y una parte más pequeña en bolsa con la que seguir consiguiendo un plus de rentabilidad.

PARA QUIÉNES SON: para todo el que quiere ahorrar para su jubilación con un plan que se adapta desde el primer momento a cada perfil y que saca el máximo partido de la inversión en renta variable y renta fija. Todos los perfiles tienen cabida en estos productos.

Los planes dinámicos de ING DIRECT se diferencian por el año aproximado en el que prevemos jubilarnos. Su rentabilidad anual en los últimos cinco años ha sido del:

4) Planes de pensiones garantizados

Los planes garantizados salvaguardan todo el capital aportado y ofrecen una rentabilidad pactada siempre que el dinero se mantenga hasta el vencimiento del plan. Como en todo, estos productos tienen ventajas e inconvenientes: a vencimiento garantizan todo el capital aportado pero su rentabilidad es sensiblemente inferior a la de otros tipos de planes de pensiones.

PARA QUIÉNES SON: para aquellas personas que tienen un perfil claramente conservador y que ponen, ante todo, la seguridad de su inversión por encima de la rentabilidad o de cualquier otra variable.

 

Conversación