¿Cuándo interesa una Declaración de la Renta conjunta?

El próximo 7 de abril comienza la Declaración de la Renta, y es lógico que muchos os estéis haciendo diferentes preguntas: ¿Qué puedo deducirme? ¿Debo confirmar mi borrador sin más? o, si estás casado o tienes hijos, también ¿cuándo interesa una Declaración de la Renta conjunta?

Decidirse por la declaración conjunta depende de diferentes factores: la situación laboral, las rentas, los hijos, una hipoteca… El objetivo final, en cualquier caso, es escoger la modalidad (declaración conjunta o individual) que más convenga para reducir nuestra factura fiscal y, en definitiva, pagar menos impuestos.

Requisitos para presentar una declaración conjunta

Lógicamente, no todo el mundo puede presentar una declaración conjunta. De hecho, es una modalidad a la que solo pueden acogerse quienes cumplan uno de los dos siguientes requisitos:

  • Con vínculo matrimonial: estar casado, con o sin hijos.
  • Sin vínculo matrimonial: tener hijos a cargo y estar separado de forma legal, que el cónyuge haya fallecido o que el otro progenitor no conviva en el mismo domicilio. En el caso de una pareja de hecho con hijos, no se podrá hacer declaración conjunta.

Cuánto se ahorra al hacer una declaración conjunta

Al realizar una declaración conjunta se tiene derecho a un aumento de 3.400 euros en la deducción por mínimo personal de la base imponible. Es decir, si en una declaración individual tenemos derecho a que no tributen los 5.151 primeros euros anuales que ganamos, si hacemos una declaración conjunta esta cantidad asciende a 8.551 euros; si bien en el caso de una unidad familiar monoparental (personas separadas o viudas con hijos a cargo), esta deducción adicional es menor (2.15o euros).

Haciendo un sencillo cálculo, es fácil darse cuenta de que en una declaración conjunta la deducción de la base imponible (8.551 euros) es menor que la de la suma de dos declaraciones individuales (10.302 euros), motivo por el cual no siempre interesa realizar una declaración conjunta, ya que si por ejemplo ambos cónyuges trabajan, la deducción será menor y al final pagarán más impuestos.

Cuándo interesa presentar una declaración conjunta

Veamos los casos más comunes ante los que nos podemos encontrar y analicemos cuándo interesa presentar una declaración conjunta y cuándo no:

  • Ambos cónyuges trabajan: Declaración individual. Como hemos visto antes, la suma de las deducciones individuales es mayor que la conjunta, por lo que si ambos cónyuges trabajan, interesa una declaración individual. En el caso de tener hijos, las deducciones adicionales se repartirán al 50% entre ambos miembros del matrimonio y, si se tiene una hipoteca, cada uno podrá deducirse hasta un máximo de 9.040 euros por compra de vivienda habitual.
  • Solo trabaja uno de los dos: Declaración conjunta. Si solo uno de los dos cónyuges trabaja, o si los dos trabajan, pero las rentas de uno son muy bajas, es decir, que no llegan a cubrir la deducción de los 3.400 euros adicionales por declaración conjunta (más la mitad de la deducción por hijos si hubiera), entonces interesa una declaración conjunta. Así el cónyuge que trabaja tendrá derecho a una mayor deducción y pagaréis menos impuestos.
  • Separado, viudo o cualquier otra unidad familiar monoparental con hijos: Declaración conjunta. En este caso no hay ninguna duda, si se trata de una unidad familiar monoparental, siempre interesa una declaración conjunta.

Utiliza el programa PADRE para comprobar qué modalidad te interesa más

Aunque ha quedado bastante claro cuándo interesa presentar una Declaración de la Renta conjunta, lo mejor es comprobar qué modalidad nos interesa más con el programa PADRE. Basta con preparar un borrador con ambas modalidades y ver en qué caso pagamos menos impuestos.

En Naranja | Declaración de la Renta 2014: todo lo que necesitas saber