Cuando lo que compras con hambre son los juguetes

0 comentarios

niños con juguetes

Ya casi hemos llegado al día de los regalos para los más pequeños. Es el día que todos están esperando, ya que sus ilusiones se harán realidad, la misma que teníamos nosotros cuando éramos como ellos. El problema es que en la mayoría de las ocasiones deberemos realizar un esfuerzo bastante grande para dejar intactas esas ilusiones y hacerlas realidad.

Al igual que ocurre cuando vamos al supermercado con el estómago vacío, en el que compramos más cosas de las que debemos porque todo nos parece más apetitoso, y por tanto la compra nos saldrá más cara, debemos evitar ciertos comportamientos para hacer las compras navideñas sin hambre.

La publicidad influye, también en los niños

La Navidad es la época del año en la que más anuncios de juguetes se emiten por televisión. Las empresas saben de lo importante que es captar la atención de los más pequeños, ya que se juegan una buena parte de sus ventas anuales durante esta temporada. Es por esto por lo que la publicidad es lo más persuasiva posible para que los niños deseen lo que están viendo.

Resulta que las marcas que hacen publicidad por televisión son además las más caras. Lógicamente, el que una marca sea conocida, y más si aparece por televisión, hace sus productos más caros. Según estudios recientes de la psicóloga infantil Patti M. Valkenburg de la Universidad de Amsterdam, los niños están muy influenciados por la televisión, y precisamente son las marcas jugueteras con más presencia en los medios de comunicación los que mayor impacto tendrán sobre ellos, al redactar la carta a los Reyes Magos o a Papá Noel.

Por tanto, lo más conveniente es exponer lo menos posible a los niños a los anuncios publicitarios durante esta época del año. Si conseguimos esto, la capacidad de decisión de los niños se ve forzosamente limitada, al no saber qué regalos elegir durante esta época del año, y por tanto no desearán ningún juguete que aparezca por televisión.

No sólo esto es importante. Ya habíamos comentado lo poco recomendable que era ir a un supermercado con el estómago vacío. Pues bien, llevar a un niño a una tienda de juguetes en Navidad es como hacer la compra diaria con hambre. Todo le va a llamar la atención, y por tanto le va a resultar apetecible, aunque no le guste.

Es más, estas tiendas de juguetes lo saben, y por tanto hacen todo lo posible por captarles la atención. La mezcla de luces, colores y decorados llaman la atención de cualquier niño, y al igual que ocurre con la publicidad en televisión, también debemos evitar en la medida de lo posible llevarles con nosotros. Si conseguimos reducir estas exposiciones, notaremos que la carta a los Reyes Magos es mucho más reducida que en anteriores ocasiones, o al menos, pedirán menos marcas y más productos concretos.

Comparar precios es importante

De todos modos, no son los niños los únicos que compran sin detenerse a mirar los precios. Muchas veces somos nosotros los que compramos sin cabeza. Casi siempre dejamos nuestras compras para último día, lo que no nos deja margen de tiempo para poder comparar entre diferentes tiendas los precios de los productos. La falta de tiempo y ganas hacen que vayamos directamente a la tienda que nos inspira mayor confianza y adquirir allí todas nuestras compras navideñas.

Pero si lo que queremos ahorrar no vamos por buen camino.Según un estudio de la Federación de Usuarios y Consumidores Independientes (FUCI), puede haber una diferencia de hasta 20 euros en el precio de un juguete según el establecimiento en el que lo compremos, aunque en la mayoría de las ocasiones el ahorro estará comprendido entre 10 y 15 euros.

Si tenemos tiempo, lo mejor es elaborar una lista de la compra, e ir comparando precios poco a poco en los diferentes establecimientos, e incluso si tenemos tiempo suficiente, pedirlos por Internet, que será el medio donde más baratos los adquiriremos, al ahorrarse las tiendas los costes de distribuidor.

En Naranja | De cómo un mamut influye en nuestras compras navideñas
Imagen | Scott & Elaine van der Chijs

¿Quieres saber más?

Artículos

Artículos relacionados que probablemente también te interesen

Ver más

+ Deja tu comentario

Escribir un comentario

Para hacer un comentario es necesario que te identifiques: ENTRA o conéctate con Facebook Connect

Búsqueda

Síguenos

Newsletter

Twitter