Cuidado con las importaciones. ¿Cómo saber si un producto barato ha pasado los controles de seguridad de la Unión Europea?

Internet ha abierto un mundo de posibilidades que nadie hubiese imaginado tan solo unos años antes de su nacimiento. Una de las más importantes es, sin lugar a dudas, la posibilidad de acceder a un mercado global donde consumidores y productores pueden comercializar sus productos con unas condiciones mucho más atractivas para ambos. El comercio electrónico está en auge, al poder acceder a la compra de productos de mejor calidad y a un precio más barato.

Hay que tener en cuenta que muchas de estas compras las realizamos a países muy alejados geográficamente del nuestro, con una cultura de trabajo y unos estándares de calidad diferentes y, por tanto, con una calidad diferente a la que esperamos. ¡Tranquilos! En este artículo os explicamos cómo saber si un determinado producto importado desde otro país cumple los estándares de calidad de la Unión Europea, para que comprar fuera no se convierta en una aventura.

El marcado CE: el sistema de certificación de productos de la UE

Una de las dudas más habituales de los consumidores españoles, especialmente en aquellos productos importados de algunos países, es saber si el producto tendrá una calidad razonable para el precio pagado. Asimismo, es frecuente ver como en algunos otros casos, los productos importados tienen distintivos y marcas que pueden inducir a confusión al consumidor, atribuyéndole características que no tienen. Nuestras dudas son más que razonables: al comprar por Internet, el vendedor tiene la sartén por el mango, y es muy fácil que nos den gato por liebre, sobre todo si está a miles de kilómetros de distancia de nosotros.

Para evitar estos problemas, la Unión Europea proporciona el distintivo CE, mediante el cual certifica que los productos importados de países fuera de la Unión Europea cumplen los requisitos de seguridad impuesto por la normativa industrial para que pueda ser comercializado sin riesgo para la salud de los consumidores y usuarios en todo el territorio de la Unión Europea. Se trata de un marcado cuyo proceso mediante el cual el fabricante/importador informa a los usuarios y a las autoridades competentes de que el producto comercializado cumple con la legislación obligatoria en materia de requisitos esenciales.

Por desgracia, el elevado volumen de importaciones y la agilidad que precisa actualmente el comercio internacional hace inviable aplicar el marcado CE sobre la totalidad de los productos sujetos a esta directiva, aunando todos los esfuerzos en aquellos productos que puedan resultar más peligrosos o sobre aquellos productos susceptibles de ser introducidos de forma masiva en determinadas épocas del año, además de los diferentes controles aleatorios que se vayan realizando.

No obstante, diversos Reglamentos al respecto detallan las obligaciones de los fabricantes señalando que, al colocar el marcado CE en un producto, el fabricante se hace plenamente responsable de que sea conforme a todos los requisitos aplicables según la legislación europea. Por este lado, parece que los consumidores no tenemos por qué preocuparnos.

¿Quién controla que el producto tenga los estándares de calidad?

Los fabricantes deben asegurarse que su producto cumple con los estándares de calidad marcados por la Unión Europea. Esta labor es llevada a cabo, por ejemplo, mediante la evaluación de los riesgos potenciales o bien mediante la realización de pruebas al producto. Una vez hecho esto, son ellos mismos los que se encargan de colocar el marcado CE al producto.

No obstante, existen determinados productos, como las calderas de gas o las sierras de cadena, que por su peligrosidad no son evaluadas solamente por el fabricante. En tales casos, un organismo independientes designado por las diversas autoridades nacionales es el encargado de llevar a cabo la revisión de seguridad del producto. Una vez se ha revisado, es el propio fabricante el que coloca el certificado CE en el producto.

En caso de que un Estado compruebe que un producto que sí tiene colocado el certificado CE no cumple con los requisitos mínimos para garantizar la seguridad a los ciudadanos, poniendo en peligro de esta manera la seguridad de las personas, la responsabilidad recaerá sobre el fabricante, que tendrá la obligación de reestablecer la conformidad del producto. Si, aún con esta primera advertencia, el fabricante sigue incumpliendo los estándares de seguridad, la Unión Europea podría retirar el producto.

¿Dónde puedo ver el marcado CE en los productos importados?

Estoy convencido que más de una vez has visto el marcado CE en alguno de los productos que hayas comprado. Normalmente, este distintivo aparece sobre el producto o bien en su placa de identificación. En algunas ocasiones, además, este distintivo aparece únicamente en el embalaje. Sus dimensiones son las siguientes:

logotipo_marcado_ce_dimensiones_composicion_cuadricula_hr

 

Pero, ¿qué ocurre si el producto viene defectuoso?

En algunos casos, aunque el producto haya pasado el control de calidad de la UE, es posible que el producto venga con algún defecto. En este caso, la mayoría de fabricantes poseen políticas de devolución de productos que es conveniente leer antes de adquirir cualquier bien. En caso de que el producto venga defectuoso, nosotros enviaremos de vuelta el bien, pagando los portes, que el fabricante nos devolverá una vez llegue a destino.

No obstante, para aquellas compras realizadas en otros países se aplica el derecho nacional español; es decir, los fabricantes extranjeros deben cumplir con los derechos comerciales del país del comprador, en este caso España. Esto incluye el compromiso de envío en menos de 30 días, el cumplimiento del derecho de desestimiento y la posibilidad de devolución sin costes para el comprador si el producto viene defectuoso o no es exactamente lo que el cliente había pedido.

En caso de que estés o hayas estado en esta situación, tienes derecho a reclamar de forma habitual, como si hubieses realizado la compra en territorio español. Para ello, es recomendable imprimir la página que resume la transacción y el correo electrónico de confirmación, así como conservar cuanta comunicación se haya mantenido con la empresa vendedora, imprimir el nombre del negocio, su dirección, su número de teléfono y los términos legales de su compra.

No obstante, os recomendamos echar un ojo a la guía práctica del consumidor en la compra por Internet, publicada por la Consejería de Economía y Hacienda de la Comunidad de Madrid o guardar en Favoritos los formularios que la CEACCU pone a nuestra disposición para realizar las consultas y reclamaciones oportunas.

Conclusión

El certificado CE es una garantía de que los productos importados tienen la calidad mínima como para ser comercializados en la Unión Europea. Un modo muy sencillo de comprobar la calidad e idoneidad de los productos importados. De esta manera, nuestras compras en Internet serán más seguras.

Imagen | linder6580, Marcado-CE

Conversación