¡Dale al play! Cómo ahorrar en música y cine

Ahorrar en música y cine - 3

El panorama audiovisual en nuestro país no es todavía demasiado alentador. Las distribuidoras siguen pensando en un modelo de negocio que no ha cambiado desde que yo llevaba chupete, pero aún así hay muchas maneras de ahorrar en música y cine sin tener que renunciar al placer que nos proporcionan.

La clave para ahorrar en música y cine está en aprovechar las pequeñas pero esperanzadoras iniciativas para abaratar el acceso al contenido, y también en utilizar aplicaciones que nos permitan sacar partido del contenido de otros servicios como Youtube.

Ahorrar en música

Seguro que todos conocéis Spotify, el primer servicio en ofrecer una tarifa plana para acceder a su amplísimo catálogo musical(aunque con algunas lagunas importantes como The Beatles o Led Zeppelin), e incluso una versión gratuita con anuncios y una limitación de horas de música al mes.

Ahorrar en música y cine - 2

Las versiones de pago van desde los cinco euros para escuchar música sin límite ni anuncios en el ordenador hasta los diez euros, que incluye la posibilidad de usar la aplicación móvil y descargar canciones para escucharlas sin conexión y así no gastar en nuestra tarifa de datos del móvil.

Sin embargo, para los que no quieren gastarse ni un euro y no sufrir los excesivos anuncios y las limitaciones temporales de Spotify, existen algunas alternativas. Sin ir más lejos Grooveshark, un servicio muy parecido a Spotify cuya mayor virtud, además de su gratuidad, es que funciona directamente en el navegador, sin necesidad de instalar nada ni siquiera hacerse una cuenta, incluso tiene una versión HTML5 para el móvil, aunque hay que tener en cuenta que si no estamos en casa o conectados a una red wifi, usará datos de nuestra conexión 3G.

Otra opción es utilizar aplicaciones como YouFM o Musi. Ambas permiten acceder a todo el contenido musical de Youtube, ordenado y clasificado, pudiendo crear nuestras propias listas de reproducción para disfrutarlas luego. YouFM funciona en nuestro navegador, mientas que Musi es una aplicación para iPhone, aunque existen similares también para Android.

Ahorrar en cine y series

Ahorrar en música y cine - 4

Ahorrar en cine y series es un poco más complicado que hacerlo en música, pero no por ello imposible. La idea es conseguir disfrutar de buenas series y películas en casa sin tener que por ello gastar demasiado en alquileres digitales que a veces cuestan más que alquilar el DVD en el videoclub.

Si te gusta el cine independiente, lo tienes un poco más fácil que con el cine comercial, gracias a que existe Filmin, una plataforma que ofrece un magnífico catálogo de películas y series a un precio más que razonable: menos de seis euros al mes si lo contratamos anualmente.

Si lo que estamos buscando es cines y series comerciales, la cosa se nubla un poquito. Actualmente la única opción es Wuaki.Tv, que también ofrece un Plan Premium a un precio similar (6,99 euros al mes) solo que su catálogo está bastante desfasado y diría que casi todas las películas que incluye ya han sido emitidas en televisión, aunque poco a poco lo van ampliando y tienen una sección de películas infantiles que puede ahorrar muchos quebraderos de cabeza y dinero a padres y abuelos.

Por último, si lo que quieres es ir al cine a disfrutar de la experiencia, mi recomendación, más allá de aprovechar el día del espectador, es que estés atento a las ofertas que pueda tener tu cine, las tarjetas de fidelización e incluso las webs de descuentos, ya que pueden suponer todo un ahorro frente al precio normal. En el cine de mi zona, por ejemplo, si voy una vez cada diez días la entrada me cuesta cinco euros en vez de ocho y pico, e incluso hay algunos cines independientes que apuestan por una tarifa plana anual, aunque de momento es algo excepcional.

Imágenes | Jonathan Kos-Read, Joel Bedford y Paul Hart
En Naranja | Guía de la llegada del Kindle a España: ¿se ahorra con los libros electrónicos?

Conversación

  • Josep Camós

    A mí lo que me desengañó de Spotify fue descubrir que en Linux no existía versión gratuita (bueno, con anuncios).