Darse un capricho sin renunciar al ahorro, un lujo a tu alcance

Darse un capricho de vez en cuando

El lujo es uno de los pocos sectores que sigue creciendo. Y lo hace a niveles de dos dígitos. No hay más que ver los informes de los grandes grupos empresariales para darse cuenta de esta realidad. Sus cifras de crecimiento son realmente sorprendentes: LVMH, +22 % en los primeros nueve meses del año 2012; el Grupo PPR ha tenido un crecimiento desde 2010 del 53 %.

Números que asustan pero que sin embargo nos muestran una realidad. La pregunta es clara: ¿Se puede ahorrar en el mundo del lujo? Sí, por supuesto, siempre que entendamos que el lujo ha cambiado y que la polarización de estilos se está imponiendo. Desde las marcas que deciden alejarse de eventos con todo tipo de público, como Hermès (una de las mejores representaciones del lujo clásico), hasta las marcas que deciden realizar descuentos, rebajas y ofertas, como Gucci, algo criticado en el sector –ya que el lujo no hace descuentos–, pero muy bien recibido por parte de público.

Los rastrillos de lujo

Rastrillos, ventas especiales, mercadillos… No sólo en la red podemos encontrar ofertas con descuentos de hasta el 70 %, sino que en las grandes ciudades cuando se acerca la Navidad las firmas más premium se lanzan a realizar ventas especiales con invitaciones, que acaban llegando a casi todo el mundo.

Uno de los mejores ejemplos es el Mercadillo de Hugo Boss, que se realizará a finales de noviembre, y donde puedes encontrar comprando a la vez a periodistas, futbolistas de primer nivel, y contactos de la marca como estilistas, trabajadores del grupo y sus familiares. ¿Quién se resiste a descuentos de más del 50 %?

Hermès realiza cada dos años una venta especial. Una de las más esperadas y causa mayor furor entre los amantes de los míticos pañuelos de seda o las corbata de diseño. Eso sí, hay que estar muy avispado para conocer la fecha exacta y el lugar del evento.

Ahorrar sin olvidarse de lujos

Los hoteles de lujo se adaptan a los nuevos tiempos

Todos los hoteles han bajado los precios. Todos, incluso grandes y míticos como el Ritz, se adaptan a los nuevos tiempos. Una manera de acercarse a estos hoteles son sus restaurantes, abiertos al público y que no todo el mundo conoce. Por el mismo precio que un buen restaurante en tu ciudad, puedes disfrutar de los servicios, el estilo y la clase de un cinco estrellas gran lujo.

El hecho de viajar fuera de temporada te permite acercarte a ofertas que pocas veces encontrarías. Los hoteles urbanos suelen vivir de los congresos, ferias, hombres y mujeres de negocios que viajan de lunes a jueves. Aprovecha esas ciudades más transitadas para buscar sus ofertas de fines de semana. Necesitan esos días y con tiempo y planificación, puedes encontrar ofertas sorprendentes.

Las clásicas webs de viajes no suelen tener estas ofertas, es conveniente visitar los propios sites de los grandes hoteles para estar informado. Además, al formar parte cada vez más de grupos, es posible que las ofertas varíen de un Hotel W a un Le Méridien o a un Mandarin Oriental. El mundo se globaliza también con estas ofertas.

Ahorrar sin olvidarse de lujos

Adelantarse a las temporadas

Los grandes outlets multimarca que recorren Europa y Estados Unidos son un mercado casi convertido en turismo obligado. Las afuera de Nueva York, Londres, Paris, Barcelona, Milán o Madrid te permiten planificar tus compras navideñas con grandes descuentos.

Jimmy Choo en Londres, Manolo Blahnik en Nueva York, Loewe en Madrid… por nombrar tres grandes firmas que ofrecen descuentos increíbles en sus productos estrella y de otras temporadas. Aunque en el lujo los clásicos no cambian y cada temporada tiene su best seller, puedes buscar esa pieza icónica o apostar por prendas y productos que entonces no te pudiste permitir.

Lo experiencial, el nuevo lujo

Ya no importa tanto el cuánto, sino el cómo. ¿Qué te hace sentir una experiencia de lujo? Es lo que están buscando las firmas, las grandes marcas y las más pequeñas que buscan el mercado premium.

Darse un capricho de vez en cuandoLos clubs del gourmet, la alta gastronomía, hacer la compra en un tienda delicatessen está siendo una tendencia al alza en las grandes ciudades. Puedes preparar tú mismo un menú degustación sin aumentar la cuenta de gasto. De hecho, los clubs privados que ya existían de cajas sorpresa de belleza, por ejemplo, están abriendo paso a cajas sorpresa para sibaritas, con vinos desconocidos, quesos artesanales, o el pan, un producto clásico, que vuelve a coger fuerza por su versatilidad.

No hace falta ir al restaurante más caro, a veces una buena botella, un buen desayuno, una copa de un champagne que desconoces, es suficiente para sentir. Por eso las marcas se lanzan a lo experiencial, a contarte historias, a hacerte partícipe de sueños, de sensaciones y de novedades, como si de tesoros escondidos se tratara.

Las visitas a las bodegas, los viajes personalizados, los guías en monumentos solo para ti y tu pareja, o grupos reducidos, palcos en conciertos o eventos deportivos… son nuevos servicios que las empresas empiezan a ofrecer. Las marcas, además se empiezan a dar cuenta de su potencial.

Pensando en la Navidad

Si a todo le añadimos que en Navidad todos queremos darnos un capricho, sorprender a nuestros familiares o viajar a lugares lejanos y sorprendentes, ¿cómo lo hacemos? Adelantándonos a las fechas. Octubre y noviembre es un mes clave para las empresas, los descuentos y ofertas para viajar incluso en primavera empiezan a llegar. ¿Por qué no planificar ya las vacaciones en un crucero o esa ruta por Europa que tanto deseas?

Si no temes el frío, países como Croacia tiene una de las mejores ofertas de turismo hasta marzo. De la misma manera que los países nórdicos. Las ofertas y paquetes para fomentar el turismo de invierno se hace notar. La temporada pasada en España casi no hubo tiempo de nieve. Por eso, muchas empresas se lanzan a crear paquetes y viajes con vuelos directos a Oslo, Estocolmo, incluso la lejana Islandia empieza a ser considerada un destino turístico sólo para atrevidos. Pero barato.

Darse un capricho sin renunciar al ahorro

Un mundo desconocido es de las subastas. No es un mercado asequible a todo el mundo, pero hay muchas galerías de antigüedades que tienen un portfolio disponible y fechas abiertas para todo el mundo. Se pueden encontrar buenos precios sin acudir a Sotheby’s o Christie’s.

Los más pequeños de la casa siempre sueñan con juguetes. Aprovechar las rebajas de verano o empezar a planificar las compras con los descuentos de grandes almacenes y grandes superficies con dos meses de antelación nos evitará sustos, sorpresas y asegurarnos la disponibilidad. Y sí, internet en este campo es una herramienta clave.

¿El lujo es asequible? No todo, pero sí una parte. Y, lo más importante, pensar qué puede ser para nosotros un lujo, un capricho, un momento especial, una experiencia única, algo que nos haga pensar que la elección de nuestro regalo, producto o viaje es realmente significativo. De ahí el aumento de lo premium, de lo selectivo, de lo experiencial elevado a la enésima potencia.

Laura Martín

Laura Martín es periodista y editora online desde 2008. Especializada en Lujo a través de IE Business School con su Programa Superior en Dirección y Gestión de Empresas de Lujo, edición 2012, actualmente gestiona la comunicación del champagne de lujo Perrier-Jouët, además de realizar labores de consultoría para diferentes empresas y medios. Para saber más, puedes encontrarla en about.me.

En Naranja | Guía para comprar en outlets de moda: qué son y cómo ahorrar gracias a ellos, Marcas blancas de moda, la nueva revolución

Etiquetas: , , ,