La domótica también se puede encargar de la seguridad en el hogar durante nuestras vacaciones

En el pasado, la seguridad doméstica era cosa de los clásicos servicios de alarmas. Sin embargo, con la llegada de internet y la popularización de la domótica, también podemos dejar en sus manos la seguridad en el hogar, especialmente si nos vamos de vacaciones y dejamos nuestra casa sola durante unos días.

No se trata solo de las nuevas alarmas conectadas, que nos avisan de si hay un intruso en casa, sino también de sistemas de simulación de presencia, que nos ayudarán a desalentar a los ladrones.

¿Cómo funciona una alarma conectada?
Cámara exterior de seguridad

Las alarmas domésticas conectadas funcionan casi todas de manera similar. Cuentan con diferentes sensores, ya sea de presencia, de apertura de puertas y ventanas, cámaras e incluso sensores de infrarrojos o con visión nocturna.

Todos estos sensores están sincronizados con una unidad central que, a su vez, está conectada a internet. Así, además de sonar, estas alarmas envían notificaciones al móvil en caso de incidencia, pudiendo acceder remotamente a la cámara para ver lo que está sucediendo.

Algunos modelos de cámaras incluyen también un micrófono y un altavoz, para poder hablar con quien esté en el domicilio en ese momento.
Alarma doméstica

De manera complementaria, estos sistemas de alarma se pueden sincronizar, en muchos casos, con otros elementos de la domótica del hogar, como sensores de incendio, de inundación o de calidad del aire. Así se previene no solo el robo, sino también otros posibles problemas.

La domótica como herramienta para prevenir el robo

Las alarmas conectadas son una buena solución como medida de seguridad, pero no es el único sistema que existe. También podemos utilizar la domótica como herramienta para prevenir el robo, simulando nuestra presencia en el hogar hasta niveles que hace poco eran inimaginables. Estas son algunas alternativas que existen en la actualidad.

Bombillas inteligentes

Gracias a las bombillas inteligentes, podemos programar diferentes patrones de luz, de forma que no se activen siempre a la misma hora. Incluso podemos llevar a cabo una programación compleja para que se enciendan siguiendo una secuencia lógica y no todas de golpe.

Por ejemplo, primero la de la entrada, luego la del salón y la cocina, y después a la hora de dormir la del baño y los dormitorios, y con una secuencia diferente si es festivo. Hasta podemos combinar estas bombillas con sistemas de automatización IFTTT, para que se enciendan coincidiendo con el atardecer de ese día en concreto. De esta manera, nuestro hogar queda encendido a determinadas horas y ayuda a dar la sensación de que siempre hay alguien dentro sin gastar mucha energía.
Enchufes inteligentes

Enchufes inteligentes

Además de ayudarnos a ahorrar energía, los enchufes inteligentes son también magníficos aliados a la hora de simular nuestra presencia en el hogar. Estos enchufes nos permiten programar el encendido y apagado de electrodomésticos que usaríamos habitualmente si estuviéramos en casa, como el televisor o el aparato de música.

Si no disponemos de estos enchufes, también podemos hacer uso de otras herramientas. Por ejemplo, podemos encender y controlar el ordenador de forma remota y reproducir música o conversaciones grabadas a través de los altavoces.

Persianas motorizadas conectadas

Persianas inteligentes

Si disponemos de sistemas de persianas conectadas, es una buena idea que se levanten por la mañana y se cierren por las noches. No hay nada que delate más que un hogar se encuentra deshabitado que todas las persianas estén bajadas en todo momento, y dejarlas levantadas al irnos resta seguridad.

En Naranja | 11 gadgets que te permitirán ahorrar tiempo cada día

 

Pedir un Préstamo NARANJA sin ser de ING, no es infidelidad a tu banco

Desde 5,95%TIN (6,11% TAE)*.
Sin comisiones y sin domiciliar tu nómina.