El ahorro en la Comunidad de Propietarios empieza por el aislamiento

Rehabilitación de viviendas

La segunda medida de ahorro de nuestro Decálogo del ahorro en comunidades de propietarios se refiere a revisar el aislamiento del edificio. Casi la mitad de la energía que pagamos se escapa por las ventanas, paredes y techos de las viviendas. Eso nos lleva a la necesidad de mejorar el aislamiento de los edificios para ahorrar dinero, contaminar menos y estar más confortables en casa.

El aislamiento es la mejor solución para la rehabilitación energética de un edificio, tal y como pone de manifiesto la Guía práctica de la energía para la rehabilitación, elaborada conjuntamente por el Instituto de Diversificación y Ahorro de Energía (IDAE) y la Asociación Nacional de Fabricantes de Materiales Aislantes (ANDIMAT), y es la fórmula de ahorro de menor coste y máximo beneficio para el propietario, además de una de las principales medidas –y acaso la más rentable- para reducir las emisiones de CO₂.

En una situación ideal los elementos constructivos que están en contacto con el exterior, con una estancia contigua o con otra vivienda, tienen suficiente resistencia al paso del calor, tal y como se hace en las edificaciones actuales. Esto es así sobre todo con la entrada en vigor del nuevo Código Técnico de la Edificación (CTE) por el Real Decreto 314/2006, que sigue la Directiva Europea de Eficiencia Energética de los edificios (2002/91/CE) y resulta mucho más exigente que la legislación anterior.

Más de la mitad de los edificios españoles están construidos sin la protección térmica adecuada, por lo que se aconseja realizar una rehabilitación térmica que logre un ahorro del orden del 50 % de la energía consumida. Para ello hay que actuar sobre los muros y cubiertas, utilizando los materiales aislantes más adecuados, e instalar en los huecos marcos aislantes y ventanas con aislamiento térmico reforzado, además de proteger tuberías, conductos y tanques para evitar pérdidas de calor.

Aislamiento térmico en los edificios

La reciente publicación del Real Decreto 235/2013 completa la adaptación a la Directiva europea de eficiencia energética (2010/031/UE), ampliando a los edificios existentes la obligatoriedad de la certificación energética para todas las viviendas que se vendan o alquilen, con lo que el ahorro energético empieza a ser cada vez menos voluntario. En dicho certificado deben constar las características energéticas y la calificación energética del inmueble a que corresponda.

El estudio de las posibles mejoras que permitan reducir el consumo energético se hace mediante un diagnóstico energético del edificio en el que se analizan todas las posibilidades de mejora de las instalaciones y de la envolvente del inmueble: muros, ventanas y cubiertas.

El aislamiento térmico no es tan caro ni tan complicado como parece. Lo deseable es una rehabilitación energética completa, cualquier ahorro que se consiga será beneficioso tanto para el consumidor como para la economía nacional, si tenemos en cuenta que el consumo energético de las viviendas está en torno al 20 % del total, y que el 80 % de la energía que se consume en España es importada.

Obras en la vivienda

Obras para el ahorro energético en la Comunidad de Propietarios

Cualquier reforma del edificio puede aprovecharse para acometer una rehabilitación térmica. La reparación de goteras debe conllevar el aislamiento de la cubierta, un lavado de cara de la fachada puede aprovecharse para rehabilitarla, la sustitución de ventanas debe hacerse con otras de doble acristalamiento, el cambio de tuberías y conducciones obliga a aislarlas térmicamente, y la modificación de revestimientos interiores y fachadas de patios de luces debe plantearse con un enfoque energético.

Mientras se realizan las obras, se pueden poner en marcha una serie de sencillas rutinas para mejorar el ahorro energético propio y comunitario:

  • Ajustar cierres de puertas y ventanas, colocando burletes.
  • Repasar tambores de persianas, tapando grietas y orificios diversos.
  • Aislar paredes, suelos y techos, instalando planchas de corcho donde sea posible.
  • Reducir el tiempo de ventilación con ventanas abiertas de viviendas, escaleras y zonas comunes.
  • Reducir pérdidas de calor a través del suelo, colocando alfombras (y moqueta).
  • Bajar persianas y correr cortinas por la noche, para evitar pérdidas caloríficas.

El aislamiento térmico, además de controlar el calor y el frío, evitando que la energía se escape al exterior en invierno y el calor ingrese al interior en verano, reduce también la transmisión del sonido y puede controlar la humedad, evitando que el vapor de agua se condense dentro de la estructura.

Edificios y ahorro energético

El coste de la rehabilitación térmica se puede amortizar con el ahorro económico que consigue en la factura de energía, en un plazo medio de 5 a 7 años. Además, las Comunidades autónomas conceden ayudas a la financiación en forma de subvenciones a la rehabilitación, tales como el Plan Renove de Ventanas PVC de la Comunidad de Madrid.

Estas ayudas se incrementarán próximamente para las actuaciones subvencionables de mejora de la eficiencia energética de los programas de Fomento de la rehabilitación edificatoria, Fomento de la regeneración y renovación urbanas y Apoyo a la implantación del informe de evaluación de los edificios definidos en el Real Decreto 233/2013 que los regula.

Y en todo este proceso hay un protagonista fundamental: el Administrador de la Comunidad, que debe ser el artífice del ahorro energético informando, coordinando, asesorando, localizando las empresas y profesionales más adecuados o gestionando las subvenciones, dentro de las funciones que le asigna la Ley de Propiedad Horizontal. Si todavía no cuentas con un Administrador de fincas colegiado, puedes encontrarlo a través del Colegio Territorial correspondiente a tu lugar de residencia.

Juan Rodríguez Baeza, Comunidades.comAdministrador de Fincas y con más de 30 años de ejercicio, Juan Rodríguez Baeza es coautor de dos libros sobre la adaptación del Plan General de Contabilidad a las Comunidades, docente de Administradores en varios Colegios Profesionales, premio a la trayectoria profesional del Colegio de Administradores de Madrid, y fundador del web de las comunidades de propietarios www.comunidades.com.

En Naranja | Decálogo del ahorro para Comunidades de propietarios

Conversación

  • luismv

    Hola,

    Un post muy completo, gracias. Creo que lo voy a llevar impreso a la próxima junta de vecinos a ver si alguno cambia de opinión…

    Saludos!