La huella de agua como sistema de medida para un consumo responsable

Agua

Ahorrar dinero es algo que todos tenemos claro que nos beneficia cuando efectuamos alguna compra. En los últimos tiempos, se están implantando en la conciencia colectiva otros temas de ahorro importantes para todos, como son los relacionados con el uso responsable de los recursos naturales y el respeto por la naturaleza.

En esta tarea de responsabilidad medioambiental, todos podemos aportar nuestro grano de arena. Así es como lo están viendo algunas empresas, las cuales están diferenciando sus productos y servicios del resto de competidores, usando una medida del impacto que tiene su elaboración sobre el medioambiente. Un ejemplo es la huella de agua necesaria para poner en el mercado un producto, creada por John Anthony Allan, investigador del King’s College de Londres y la Escuela de Estudios Orientales y Africanos.

¿Qué es y cómo se mide la huella de agua?

La huella de agua es la cantidad de agua que se emplea en el proceso completo de puesta en el mercado de un producto. Esto es, desde la compra de materias primas, la producción, la distribución y todas las actividades necesarias hasta que llega al cliente. Como podemos ver, es algo más que el agua que sale de nuestros grifos en casa: se trata de toda el agua que necesita para todo aquello que consumimos.

La huella de agua se calcula sumando toda la cantidad de agua necesaria para poner en el mercado un producto o un servicio. Para medirla, calcula el agua consumida por todos los procesos que son necesarios para la puesta en el mercado de un artículo, siguiendo un criterio que diferencia entre los diferentes tipos de aguas consumidas.

Por ejemplo, si hablamos de un tomate natural, se considerará el agua consumida para:
* Sembrar la planta del tomate.
* Cuidado de la planta hasta su recolección.
* Recolección del fruto (tomate).
* Limpieza del tomate.
* Almacenamiento y transporte.
* Venta en el mercado.
* Gestión de residuos.

Este cálculo se realiza de manera agregada, teniendo en cuenta los diferentes tipos de agua empleados y se divide entre la producción total de tomates, obteniendo el cálculo por kilogramo de tomate puesto en el mercado. De esta manera, podemos ir al mercado y ver una etiqueta en la que nos dicen cuanta agua se consume por cada kilo de tomate que nos llevamos en nuestra cesta de la compra. También puede obtenerse el dato en otros casos en unidades de litro de agua por litro o por unidad de producto.

Para que nos hagamos una idea de la realidad, lo mejor es ver algunos casos prácticos de la huella de agua de productos que nos resultan familiares. Por ejemplo, se necesitan 13.000 litros de agua para poner en el mercado 1 kg de carne de vacuno, 3.920 para 1 kg de pollo, 3.000 para 1 kg de arroz, 2.000 para 1 kg de papel y 140 para una taza de café.

¿Cómo podemos reducir nuestra huella de agua?

Está en nuestra mano actuar para reducir la huella de agua que dejamos a nuestro paso ¿Cómo? Muy fácil, para empezar, optando por productos y servicios con un menor impacto en el consumo de agua, esto es, con una huella de agua menor.

También debemos ser responsables a la hora de consumir agua directamente en nuestra actividad diaria, por ejemplo, para nuestro aseo personal, el lavado de ropa, en la cocina y con nuestro coche. Si podemos reutilizar agua, siempre será mejor. Podemos pensar que unos cuantos litros que recuperemos al mes no son relevantes de cara a toda la cantidad de agua consumida en el plantea, pero si sumamos todas personas que podrían hacerlo y multiplicamos por los litros ahorrados, la cantidad ya resulta considerable.

Por ejemplo: un agua puede no servirnos para beber, pero sí para regar las plantas o para llenar el depósito del limpiaparabrisas del coche. En esta infografía, puedes ver varios ejemplos de la huella de agua que supone el uso de determinados componentes de nuestra vivienda. Está en inglés, pero se entiende perfectamente porque está explicado gráficamente.

Si tienes curiosidad por conocer tu huella de agua, puedes hacerlo en la web de la Fundación Vida Sostenible. Yo he calculado la mia y ya he visto que tengo que hacer algunos ajustes. El medioambiente es cosa de todos, sumando la aportación de cada individuo es como se consiguen resultados importantes. Abramos nuestra mente a este nuevo concepto y pensemos que no sólo es importante ahorrar cuando gastamos nuestro dinero, sino también cuando usamos los recursos del planeta.

En Naranja | ¿Qué es el bono social eléctrico? ¿Cómo influye en el precio de nuestra electricidad?
Imagen | Likeablerodent

Conversación

  • probertoj

    Muy interesante todo lo relacionado con las huellas medioambientales del ser humano. Suelen ser datos reveladores de muchas cosas que no estamos haciendo bien.