El golf es una inversión en salud para todos los públicos

El golf es un deporte que cuenta con alrededor de 300.000 federados en España y se que se practica en nuestro país desde 1891, cuando se fundó el primer club, el “Las Palmas Golf Club”. Desde entonces, el deporte del golf ha crecido en nuestro país y a día de hoy existen más de 400 campos en los que la gente puede practicar este deporte. En otros países europeos te puedes encontrar muchos más campos: casi 2.000 en Reino Unido, más de 500 en Francia y más de 400 en Suecia.

Tradicionalmente, el golf ha sido considerado un deporte caro y propio de unos pocos privilegiados con acceso a los clubes. Nada más lejos de la realidad hoy en día, siendo el golf un deporte abierto a todo el mundo y muy asequible de practicar, gracias a las instalaciones abiertas para todos los públicos en diferentes zonas de España, tanto públicas como privadas.

Practicar golf es invertir en salud

Practicar deporte es algo que todos los médicos recomiendan a las personas para mantenerse con un bien tomo de forma y tener buena salud. El golf es un deporte ideal para la mayoría de la gente, ya que exige un esfuerzo moderado y constante, sin picos de intensidad. Para qué te hagas una idea, una ronda de 18 hoyos para un golfista medio supone golpear la bola entre 80 y 100 veces y caminar aproximadamente 9-10 kilómetros sobre un terreno irregular (con cuestas, humedad,…). No está nada mal, si se piensa que el golf de puede practicar solo o en compañía de cualquier persona. Basta jugar con alguien que ofrezca una buena conversación para que la partida resulte de lo más agradable y permita desconectar del día a día, dejando el estrés aparcado ya en el primer hoyo.

Además de salud, el golf tiene una importante componente de educación porque cuenta con unas estrictas reglas que regulan el juego y dicen cómo hay que proceder en cada situación que se puede presentar en el recorrido. Una de las lecciones que aprenden la mayoría de los golfistas es la de que no hay mayor placer que contar los golpes tal y como indican las reglas, independientemente de que al final salga un resultado global afortunado o no. Siempre queda la satisfacción de haberlo hecho bien.

¿Cuánto cuesta jugar al golf?

Jugar al golf puede ser todo lo caro o barato que cada persona se proponga. Por un lado, hay que invertir en material, habiendo hoy en día en el mercado conjuntos de palos muy completos (con bolsa incluida) por poco más de cien euros y que sirven perfectamente a cualquier jugador novato. Cuando se empieza a practicar golf, en las academias suelen disponer de palos para prestar a los recién llegados y facilitar así sus inicios.

Otro material necesario poco a poco son unos zapatos específicos de golf, guante de golf, bolas y otros accesorios como tees (el soporte sobre el que se coloca la bola al principio de cada hoyo) y las zonas en las que hace frío algo de ropa de abrigo (sirve un jersey cualquiera). De todo este material hay ofertas más que de sobra en el mercado y se puede encontrar todo por unos 50 euros más, si te apañas con ropa de abrigo normal que ya tengas por tu armario. La duración de los palos de golf es casi todo lo larga que el jugador quiera, al ser la mayoría de acero y grafito. Esto significa que puedes estar 15 años con un mismo juego de palos, como es mi caso. Los zapatos y el resto del material “blando”, dependerá de la intensidad del usos pero puede suponerse que uno o dos años para unos zapatos está bien con un uso moderado (1 vuelta por semana).

Palos de Golf

Por otra parte, hay que gastar en los derechos de juego en un campo. Por suerte hay diversas opciones que van desde el hacerse socio propietario de un club, abonado (como un gimnasio) o visitante esporádico (pagando una entrada diaria). Actualmente ha bajado el importe a pagar para hacerse socio propietario o abonado de muchos clubes españoles, así que es buen momento para plantearse el ingreso como socio o abonado en alguno de ellos.

Cada zona es un mundo y uno puede encontrarse casos como el del Balneario de Mondariz, donde hace años ya que han eliminado la barrera de la cuota de entrada y admiten socios simplemente pagando una cuota mensual de unos 50 euros, lo mismo que cuesta hacerse abonado de un gimnasio, por ejemplo. Hay otros clubes donde simplemente se exige el pago de una entrada diaria cada vez que se quiera jugar, en los que a partir de 15 euros puedes jugar 18 hoyos en un entorno natural de lo más agradable. Hay que tener en cuenta que además de jugar en el campo de golf, se va mucho al campo de prácticas, habiendo muchos con acceso gratuito y en los que una sesión de entrenamiento tirando bolas una hora y media puede costar unos 8-10 euros.

Conclusiones

El deporte es sinónimo de salud y bienestar. El golf es una opción más a disposición de todos aquellos que lo quieran practicar y disfrutar, solos o en compañía de cualquier persona. Es un mito aquello de que el golf es un deporte para ricos, puede que en el pasado lo fuera, pero no hoy en día.

El golf es un deporte asequible y la clave está en ir poco a poco, en gastar en lo estrictamente necesario y centrarse en disfrutar del deporte, del paseo y de la compañía, en lugar de querer emular a los mejores golfistas del mundo, como Sergio García o Gonzalo Fernández-Castaño. El golf es salud, tanto para nuestro cuerpo y mente, como para nuestro bolsillo. Es una inversión a largo plazo muy rentable.

En Naranja | Practica deporte para ahorrar en salud
Imagen | Pablo Herrero | Borja Nieto