El Plan Renove: guía para ahorrar en la compra de electrodomésticos

Renovar la cocina

Hace una semana hablábamos de cómo a veces no queda otro remedio que gastar dinero para plantearse un ahorro, al menos en lo que a electrodomésticos se refiere. Sin embargo, es cierto que hacer un gasto de este tipo nunca viene bien, por lo que las administraciones emprendieron hace ya unos años una labor de subvención de la compra de estos nuevos aparatos.

La principal peculiaridad del Plan Renove de Electrodomésticos es que nos obliga a abandonar el viejo aparato, puesto que muchas de las familias que compraban uno nuevo usaban el viejo en otras viviendas, lo que iba en contra de la eficiencia energética. Según las últimas cifras oficiales, gracias al Plan se ha conseguido ahorrar el equivalente al consumo de más de medio millón de hogares, un 4% del total. Pero, ¿qué requisitos tiene el plan y a qué subvención podemos llegar?

¿Quiénes pueden beneficiarse del Plan Renove y cuánto van a darle?

* El Plan va dirigido tanto personas como empresas.
* Tienen que sustituir sus electrodomésticos como mínimo por otros de clase A.
* Sólo entran en él estos aparatos: frigoríficos, hornos, encimeras (de gas y de inducción), congeladores, lavadoras, lavavajillas y aparatos de aire acondicionado. El resto de aparatos del hogar no se contempla en la subvención (aunque, por ejemplo, un televisor LED también es más eficiente que uno de tubo).

La subvención depende de cada Comunidad Autónoma, puesto que son ellas quienes gestionan el plan. Por ello, y por la variedad de electrodomésticos que pueden acogerse a la ayuda. El mínimo de subvención al que puedes acceder es de 80 euros y el aparato al que más dinero se le da son los de aire acondicionado, excepto portátiles, que estos años han estado llevándose en torno a 500 euros. Para el resto de electrodomésticos grandes, la subvención suele oscilar entre 100 y 140 euros.

¿Cómo consigo el descuento?

Por desgracia para los consumidores, los fondo del Plan Renove no son ilimitados. Es más, durante todos estos años lo normal es que la subvención se agotase antes del fin del Plan, lo que dejaba sin ayudas al resto de consumidores. Así pues, lo primero es comprobar que hay fondos o cuánto van a tardar en salir unos nuevos.

Para ello, lo mejor es acudir a la entidad de la Comunidad Autónoma que gestiona el Plan y preguntar si está en marcha o si el de 2011 ya se ha agotado. En breve tendrán que salir las convocatorias de 2012, por lo que es un buen momento para poner en práctica el refrán de “Aquí quien no corre, vuela”, que es como se han dado los fondos en algunas de las regiones debido a la alta demanda y lo limitado de la subvención.

Una vez comprobado que tenemos ayudas, el proceso es el siguiente:

* Comprobamos qué establecimientos colaboran con el plan (de nuevo en la página web de nuestra Comunidad Autónoma).
* Vamos a la tienda con una copia del DNI, nuestro número de cuenta y un certificado de empadronamiento.
* El establecimiento sella la solicitud e imprime dos copias, que firmaremos y de las que nos quedaremos una.
* El comercio cobra el precio completo del electrodoméstico.
* Acude, además, a nuestro domicilio a retirar el viejo aparato (tienen que ocuparse ellos).
* La Administración cierra el proceso ingresando el dinero en el número de cuenta corriente que hayamos marcado en la solicitud.

Como veis, es un método cómodo, ya que hace recaer en los comercios toda la responsabilidad del papeleo y de la retirada y reciclaje de los electrodomésticos antiguos. Precisamente por eso es aún más útil si estáis pensando en cambiar dentro de poco alguno de vuestros aparatos poco eficientes.

Imagen | TheKitchenDesigner.org
Más información | IDAE
En Naranja | Cuando ahorrar en casa pasa por renovarse: di adiós a tus viejos electrodomésticos

Conversación