El reto de las 52 semanas ¿Sabes cómo se ahorran 1.400 euros en un año?

El reto de las 52 semanas es una forma de ahorro que se ha hecho muy popular en los últimos años debido a la sencillez con la que podemos ponerlo en práctica y los buenos resultados que se pueden obtener al cabo de un tiempo.

Su mecánica es muy sencilla: consiste en aportar a un fondo, que puede ser una cuenta corriente, una cuenta remunerada o, incluso, un tarro de cristal, un euro más que la semana anterior. Es decir, la primera semana tendremos que aportar un euro; la segunda semana, dos euros; la tercera semana, tres euros… y así hasta la quincuagésima segunda  semana, en la que aportaremos 52 euros. De esta manera, al cabo de un año, habremos ahorrado la nada desdeñable cifra de 1.378 euros.

Alcanzar un hábito de ahorro es posible

Durante las primeras semanas, e incluso los primeros meses, el ahorro es relativamente bajo, y el reto, por tanto, bastante sencillo de cumplir. El primer mes ahorraremos 10 euros por semana, lo que no debería suponer un gran esfuerzo: un par de euros de café diarios y dejar a un lado algún capricho pueden ayudarnos a superar con éxito esta primera prueba.

reto de las 52 semanas

Una de las virtudes de este método es que nos permite adquirir un hábito ahorrador de una forma sencilla y sin demasiado esfuerzo, especialmente durante los primeros meses. Después de 52 semanas, habremos aprendido con nuestra experiencia mucho sobre el ahorro personal y, poco a poco, seremos capaces de interiorizar hábitos tan interesantes como el preahorro.

A medida que el reto avanza, las cantidades a aportar al fondo son cada vez más significativas, y el ahorro se vuelve cada vez más difícil. Sin embargo, dado que ya hemos adquirido una cierta constancia durante las primeras etapas, continuar por esta senda no debería suponer demasiado esfuerzo.

Pautas de ahorro para superar el reto

Como este reto es progresivo, cada vez pedirá más de nosotros mismos para poder cumplirse. A partir del quinto mes, en el que ya tendremos que aportar cantidades relativamente elevadas, resulta imposible cumplir el reto buscando las cápsulas de café más baratas, por ejemplo, aunque estas pequeñas acciones sí nos ayudarán a mantener el ahorro semanal. Coger hábitos más saludables, como cambiar el transporte privado por público o por una bicicleta, son ideales para ahorrar durante estas etapas.

Cuando estamos llegando a las últimas semanas, en que tenemos que ahorrar cerca de los 50 euros en cada una de ellas, el ahorro se vuelve cada vez más complicado. En este sentido, es conveniente empezar a revisar qué servicios pagamos mes a mes, y cuánto nos podemos ahorrar en ellos. Renunciar a algunos gastos fijos innecesarios, como la telefonía fija, o comprobar qué empresa me ofrece el Gb más barato para navegar por Internet, entre otras muchas opciones, son decisiones que nos ayudarán a ahorrar y a cumplir nuestro reto.

Para empezar este reto no es necesario esperar a que llegue el 1 de enero del año que viene. Podemos empezar en cualquier momento del año y fijarnos un plazo que no tiene por qué coincidir con un año natural. Evidentemente, cuanto más tiempo transcurra entre el inicio y el fin, mayor será nuestro ahorro.  ¿A qué esperas para empezar a ahorrar?

Imagen | Pixabay

En Naranja | ¿Quieres ahorrar en 2016? Aquí tienes 12 Propósitos de Año Nuevo

Conversación