Eliminar las bolsas de plástico de nuestras compras: ahorrar ayudando al medio ambiente

 

Entre los muchos desembolsos que tenemos que realizar al realizar nuestras compras, existen algunos gastos a los que no les solemos dar demasiada importancia por ser tan insignificantes que prácticamente no merece la pena ni tenerlos en cuenta. Sin embargo, aunque nuestro bolsillo no se vea demasiado afectado en esa compra, el desembolso realizado a fin de año puede, incluso, hasta asustarnos.

Esto es precisamente lo que sucede con la adquisición de bolsas de plástico después de realizar nuestra compra. Aunque todavía hay establecimientos en los que estas bolsas son gratuitas, existen muchos otros, en especial los supermercados, en los que, desde hace algún tiempo, hay que pagar por ellas. Gastos insignificantes pero que, al cabo de un año, nos hubiese venido muy bien el haber dispuesto de ese dinero.

Llevar la bolsa de casa: mayor ahorro ayudando a nuestro entorno

Desde que en 2010 entrase en vigor el Plan Nacional Integrado de Residuos, según el cual el consumo de bolsas de plástico debía reducirse en un 50% para ese año e ir limitando progresivamente su uso hasta su desaparición en 2018, las bolsas de plástico dejaron de ser gratuitas en muchos establecimientos, en especial, en los supermercados.

La razón era evidente: el impacto de las bolsas de plástico sobre el medio ambiente es enorme. Debido a su baja biodegradabilidad y a su ligereza, ya que una ráfaga de viento la pueden llevar de un lado a otro, las podemos encontrar en cualquier lugar contaminando nuestro entorno.

En aquel momento se consumían en España 238 bolsas de plástico por habitante al año. Suponiendo que cada uno de nosotros acudiese al supermercado una vez a la semana, nos estaríamos llevaríamos cuatro bolsas de plástico en cada compra.

Ese es uno de los efectos de los productos sin coste para el consumidor. Cuando un producto es gratuito, su demanda es infinita y, por este motivo, ningún consumidor ponía cuidado en limitar el número de bolsas que se llevaba a casa, contribuyendo a la contaminación del medio ambiente.

El establecimiento de un precio, por mínimo que sea, ha limitado el consumo de bolsas de plástico. Aún así, España es el tercer país de la UE en total de bolsas de plástico utilizadas, dato que contrasta con el de otros países y que es fiel reflejo de la poca previsión que tenemos los españoles cuando acudimos al supermercado, teniendo que adquirir el medio para transportar nuestras compras en lugar de llevarlo ya desde casa.

¿Qué ahorro supone llevar las bolsas desde casa?

Si atendemos al dato anterior, y suponiendo que el coste de cada bolsa de plástico es de 10 céntimos de euro, cada consumidor se habría ahorrado 238 euros al año solo en la adquisición de bolsas. Evidentemente, éste es un dato irreal, puesto que al aumentar el precio, la demanda necesariamente habría caído.

Aun así, poniéndonos en el caso extremo en el que todos los días que realizamos la compra olvidamos llevar la bolsa desde casa, y suponiendo que realizamos la compra una vez a la semana y que en cada compra adquirimos dos bolsas, nos habremos ahorrado 108 euros al año.

Tengamos en cuenta, además, que las bolsas de plástico desaparecerán en 2018, por lo que es importante irse acostumbrando a llevarlas ya desde casa.

¿Qué puedo hacer para llevar las bolsas desde casa?

Pero, ¿cómo me puedo acostumbrar a hacer algo que nunca he hecho? En muchas ocasiones damos por asumido que el desembolso para adquirir la bolsa de la compra es un coste añadido a la misma y que supone una gran comodidad. Sin embargo, no es tan difícil ni supone ningún quebradero de cabeza dejar una o varias bolsas de plástico en el coche preparadas para ser utilizadas.

Del mismo modo, todos tendremos en mente la imagen de la mujer cargando por el típico carro con ruedas. En ese carro podemos introducir toda la compra que hagamos en ese día de una manera cómoda y amplia. Es importante dejar ese carro en un lugar visible de la casa para que no lo olvidemos a la hora de salir a hacer la compra.

En definitiva, es importante irse acostumbrando a no llevar bolsas a nuestras compras. Ahorraremos, ayudaremos al medio ambiente y, además, llegaremos los primeros antes de que dejen de ser comercializadas definitivamente. ¿Por qué no empezar desde ahora mismo?

En Naranja | Marcas blancas y primeras marcas, ¿cuánto ahorro?
Imagen | andigraf

Conversación

  • Josep Camós

    De todas formas, existe una trampa en esto, y es que antes reutilizábamos las bolsas hasta que, por fin, las usábamos para tirar la basura. Ahora tenemos que comprar bolsas cuyo único fin es acabar en la basura.

    • minue

      Algo he leído Josep de que esa no era buen práctica, pues las bolsas de plástico que no son bolsas de basura se desgarran peor en la planta de tratamiento y son un engorro para los operarios que separan la basura, y también tardaban más en degradarse. Aún así, hablando estrictamente de ahorro, hemos salido perdiendo.

  • Pingback: Cómo ahorrar 108€ en bolsas | Ahorradoras.com()

  • Pingback: Así puedes ahorrar y ayudar al planeta al mismo tiempo - En Naranja, ING()