Equipajes especiales, ¿puedo meter mi guitarra o subir con mi perro al avión?

Viajar en avión sin equipaje o solo con equipaje de mano tiene ventajas, porque no hay que facturar y el billete sale más barato. Conforme se añaden maletas para facturar el precio del billete aumenta. De ahí que mucha gente opte por viajar con poco equipaje para beneficiarse de las tarifas económicas de los aviones. Pero ¿qué ocurre si en vacaciones quiero llevar conmigo mi tabla de surf? ¿puedo viajar con mi perro en el avión? 

Las compañías aéreas tienen bien definido el tipo de equipaje que se admite en los vuelos, cómo facturarlo y cuánto hay que pagar para no llevarnos sorpresas en el mostrador de facturación. Es conveniente comprobar con antelación las condiciones de la compañía aérea porque, en algunas aerolíneas, el cargo es más barato si se hace la facturación online.

¿Qué se considera equipaje especial?

Se considera equipaje especial a todo material que no puede ser transportado como equipaje de mano por su volumen, peso o características especiales, aunque hay excepciones.

Dentro del material deportivo, se cataloga como equipaje especial los equipos de esquí, golf, submarinismo, bicicletas, tablas de surf, equipos de windsurf, kite board, patines, balón de fútbol y material de pesca. Cada compañía fija unos límites y condiciones para el transporte de estos materiales.

En Iberia, por ejemplo, se admite como equipo de esquí un par de esquís o una tabla de monoesquí, un par de bastones, un par de botas y un casco, y como equipo de golf, una bolsa con 14 palos, 12 pelotas y un par de zapatos. En los viajes de largo recorrido no se paga nada por este equipaje, mientras que en los vuelos de medio y corto recorrido se cobran 45 euros siempre que no se sobrepasen los 23 kg de peso.

  • Las tablas de surf, windsurf, body board y kate board tienen limitaciones para su transporte en algunas compañías. El cargo de este transporte es diferente en cada línea aérea, según el límite de peso que se admite dentro de la franquicia del billete.
  • Las bicicletas se pueden transportar si van con el manillar plegado, sin pedales, con las ruedas deshinchadas y embaladas en una caja especial.
  • En cuanto a los instrumentos musicales, el Parlamento Europeo aprobó un reglamento que recoge que deben ser aceptados como equipaje en la cabina de pasajeros y, cuando no sea posible, se han de transportar en la bodega. Según el tamaño de los compartimentos de cabina y de los propios instrumentos, podrán ir en la cabina o bodega del avión, pero deben transportarse en estuches rígidos para evitar accidentes.

¿Cómo viajan las mascotas?

Los perros, los gatos, las aves (siempre que no sean de rapiña), los peces, las tortugas de acuario y algunos roedores y conejos pueden viajar en la cabina del avión, metidos en un contenedor con ventilación. El peso máximo de la mascota con el transportín no puede exceder los 8 kg y debe ir colocado debajo del asiento, nunca sobre el pasajero, ni sobre el asiento.

Los precios por este transporte pueden oscilar desde los 25 euros a los 150 euros en vuelos de larga distancia. Se debe comunicar con antelación el transporte del animal en la cabina porque algunas compañías tienen un límite de animales por vuelo.

Otros animales como los anfibios, los insectos, los crustáceos, los reptiles, los roedores, los hurones y algunas razas de perros deben viajar en la bodega del avión en contenedores rígidos con puerta metálica. Llevar a las mascotas en la bodega es un poco más caro, puede costar desde 90 euros dentro de la Península a 240 euros en vuelos transoceánicos.

Lo más práctico cuando se quiere volar con una mascota o un equipaje especial es consultar con la propia compañía aérea porque no hay una regulación común. Cada una fija sus condiciones y gastos.

En Naranja | Las vacaciones han cambiado: estas son las nuevas formas de viajar que tus padres nunca imaginaron

Conversación