¿Es la batería doméstica de Tesla realmente una revolución?

El pasado viernes 1 de mayo Elon Musk finalmente presentó al mundo Tesla Powerwall, la batería para el hogar que había anunciado a principios de año. Mucho se ha escrito desde entonces sobre su precio y sus características, sobre cómo pretende Tesla cambiar el mercado de la electricidad, pero falta una pregunta importante: ¿Es la batería doméstica de Tesla realmente una revolución?

¿Cambia de verdad las reglas y los números del autoconsumo? ¿Ofrece algo radicalmente diferente a las otras baterías del mercado? ¿Es interesante para aprovechar el bajo precio de la electricidad en las horas valle? Intentemos despejar esas incógnitas.

Características de la batería doméstica Tesla Powerwall

Las características de la batería doméstica Tesla Powerwall ofrecidas por la propia Tesla son las siguientes:

  • Dos modelos: 7 kWh para un ciclo diario, 10 kWh para funciones de apoyo
  • 10 años de garantía
  • 2.0 kW de potencia continua y un pico de 3.3 kW
  • 100kg de peso
  • 130x86x18cm
  • Precio: 3.000 dólares para el modelo de 7kWh, 3.500 para el de 10 kWh

Con esos datos, vamos a intentar comparar estas baterías con otras disponibles en el mercado, para ver si la batería de Tesla es realmente una revolución, simplemente una evolución o ni siquiera eso.

Comparando Tesla Powerwall con otras baterías en el mercado

Si en el mercado buscamos otras baterías con una capacidad similar a la que ofrece Tesla Powerwall, encontramos que hay muchas que ofrecen esas capacidades a precios menores. Por ejemplo, con 8 unidades de la AGM DC 224Ah 6V de Blue Pacific Solar, cuyo precio total es de 1.904 dólares, conseguimos 224Ah a 48V, o por mostrarlo en unidades que podamos comparar: 10,75 kWh.

En España podemos adquirir en Autosolar una batería estacionaria de 12V y 890Ah por 1313,70 euros, que proporciona 10,68 kWh de capacidad.

Claro que esto es solo el precio de las baterías sueltas, sin su cableado ni un armario en las que colocarlas. Si buscamos en el mercado una solución similar, la cosa empieza a rondar los precios de Tesla. Por ejemplo, un armario integrado con 4 baterías de 178Ah a 12V (8,5kWh) cuesta 3.411 dólares, aunque se puede ampliar hasta a 25 kWh por 3.600 dólares adicionales, ya que incluye espacio para dos series más de baterías.

bateria-tesla-1

A esto hay que añadirle el coste de un monitor de baterías (uno 200 dólares), que es algo que también incluye la batería Tesla (con conexión a internet y todo) y también tener en cuenta el factor diseño. Estamos hablando de colocar en el garaje un armario de acero con baterías a la vista frente a colgar de la pared una especie de caparazón de tortuga venida del futuro. No es lo mismo.

Tampoco hay que olvidarse de la composición de las baterías. Elon Musk ha asegurado que las de Tesla están hechas de Litio, como las de los móviles, mientras que las habituales en energía solar son de Plomo. Además, ofrecen 10 años de garantía y no dos como el resto, algo que se puede explicar debido a que, en realidad, las baterías de Tesla vienen “capadas” para que no las usemos más allá de la capacidad anunciada, aunque en realidad es posible que tengan casi el doble.

Según afirman algunos expertos como Robin Fransman, el modelo de 7kWh podría albergar en realidad una batería de 12kWh, con el objetivo de que esta nunca se descargue por debajo del 40%, lo que alarga significativamente la vida de la batería, pues sufren especialmente con descargas profundas.

En ninguno de los casos se incluye un inversor cargador, imprescindible para el uso de las baterías, y que dependiendo del modelo escogido, ronda entre los 1.000 y los 2.000 dólares. Creo que si la batería de Tesla lo hubiera incluido, y para instalarla simplemente tuviéramos que enchufarla a la corriente, sí estaríamos hablando de una auténtica revolución: de momento sigue haciendo falta un profesional involucrado en el proceso y algún que otro aparato “feo”.

Los números con la batería doméstica de Tesla

La batería doméstica puede tener sentido en los hogares de dos maneras diferentes: para almacenar la electricidad de un sistema de autoconsumo desconectado de la red o para aprovechar el precio más reducido de la electricidad en las horas valle.

Tesla Powerwall para autoconsumo

En el caso de un sistema de autoconsumo, del que ya calculamos los números hace poco, la batería doméstica de Tesla no aporta un gran cambio, ya que de momento no es más barata que las baterías convencionales, y si bien ofrece una mayor garantía y un mejor diseño, un buen dimensionamiento y un uso adecuado de las baterías nos proporcionan una vida útil similar.

autoconsumo-electrico-1

Aun así, hagamos los números: una instalación solar para una casa con consumo moderado (2.250 kWh al año, la media española es 3.250 kWh) ronda los 4.500 euros sin las baterías. Si a eso le añadimos dos baterías Tesla de 10 kWh (7.000 euros, la batería no se vende en España, pero es fácil suponer un cambio par euro-dólar teniendo impuestos en cuenta), debemos amortizar un total de 11.500 euros.

Por tener un sistema aislado nos ahorramos 200 euros al año del término de potencia y el alquiler de contadores y 375 euros de los kWh consumidos (2.250 kWh a 0,165 euros kWh con impuestos), en total 575 euros al año, lo que arroja una amortización justo a los 20 años. Pero si tenemos en cuenta una subida anual del 2% en el precio de la energía, la amortización rondaría los 17 años, algo medianamente viable.

Tesla Powerwall para aprovechar las horas valle

Hagamos ahora los números para aprovechar las horas valle. Supongamos que adquiramos la batería de 7kWh para este fin  (y también un inversor) por un total de 4.000 euros, y que el precio del kWh en horas supervalle sea de 0,075 euros (impuestos incluidos) frente a los 0,165 euros del kWh normal. Es decir, que ahorramos 0,09 euros por kWh.

Supongamos también que todos los días aprovechamos los 7kWh de la batería. Es decir, la cargamos por la noche y la usamos al completo, eso es un ahorro de 0,63 euros al día, 230 euros al año y 2.300 euros en 10 años, que es su garantía. Es decir, que incluso en el mejor de los casos, para estos menesteres no sale rentable ni de cerca.

Visto lo visto, habrá que esperar un poco más para que llegue la verdadera revolución al mundo de las baterías domésticas. El Powerwall de Tesla es un gran paso adelante, porque acerca al gran público y le da una imagen atractiva a algo que hasta ahora era oscuro y misterioso, pero de momento aún no es “El Dorado” de las baterías domésticas.

En Naranja | Los coches eléctricos vienen pisando fuerte (desde 1839)

Conversación