¿Estás preparando tu boda? Estos son varios consejos que pueden interesarte

boda

El verano va tocando a su fin. Esta es una época en la que muchas parejas deciden dar el paso y casarse. Y en la que muchas otras parejas van preparando sus enlaces para el año que viene o incluso para el siguiente. Cada vez se necesita más tiempo para preparar las bodas; las parejas cuidan al máximo todos los detalles para que este sea el día más especial de su vida.

Y es por esto por lo que no solemos escatimar al preparar el enlace; cualquier cosa que no se haya preparado correctamente, en muchos casos por falta de presupuesto, puede salir mal y arruinarnos un día tan especial. Sin embargo, sí que es posible ahorrar un poco de aquí y otro poco de allá; algo que sin duda notaremos.

¿Cómo podemos recortar en el banquete?

La mayoría de bodas se suelen celebrar los sábados a la hora de la cena. El hecho de que los invitados tengan una mayor disponibilidad, unido a que el día siguiente es festivo, hacen que los novios se decanten por esta opción. Sin embargo, si entra dentro de nuestras posibilidades, elegir un viernes o un domingo a la hora de comer puede ahorrarnos entre un 10% y un 20% del precio final del plato.

Además, la seguridad del buen tiempo hacen que las bodas se celebren entre los meses de Mayo y Octubre pero, sobre todo, en época estival. La gran demanda de banquetes nupciales durante esta época hace que el precio sea mucho más elevado que en Otoño o Invierno. Quizá una buena opción sea sopesar la posibilidad de casarnos en temporada baja, ya no solo por la celebración en sí, si no por el viaje de luna de miel, que será también sensiblemente más barato que en verano.

Otra variable a tener en cuenta es el número de invitados. Los restaurantes cobran un precio por invitado, por lo que a mayor número de invitados, mayor coste tendrá el banquete. Una opción muy razonable es invitar únicamente a la gente que realmente queremos invitar y compromisos que no podemos evitar, sin necesidad de invitar a todos nuestros compañeros de trabajo o aquellas personas con las que no tengamos una relación muy estrecha.

En lo que se refiere al banquete propiamente dicho, quizá no sea necesario poner cinco o seis platos por invitado, sobre todo teniendo en cuenta que el restaurante suele poner un menú de degustación previo. Una opción muy a tener en cuenta es quitar uno de los platos del menú y una de las raciones de la degustación previa, si el restaurante nos lo permite.

Pero si hay alguna parte que se aprovecha mal, esa es la barra libre. El pago de un precio fijo por persona hace que el 80% de los invitados no consuman lo suficiente como para amortizarla y, por lo tanto, es un gasto muy grande para el consumo que se hace. Siempre he pensado que la mejor opción podría ser repartir vales entre los invitados (2 ó 3 por personas), de tal forma que aquellos invitados que no consuman puedan repartirlos entre los que más beben.

Como siempre, es altamente recomendable comparar precios entre varios establecimientos y elegir el que mejor se adapte a nuestras necesidades. No tenemos por qué coger el más barato; si está demasiado lejos del lugar en el que nos casamos, es posible que tengamos que poner un autobús que recoja a todos los invitados y les lleve al restaurante. Habrá que hacer números para ver cuál es la mejor opción. De cualquier modo, cuanto antes lo contratemos más barato será.

Nuestra preparación para el enlace, mayor gasto de lo que parece

Llega el momento de la celebración y tenemos que ponernos radiantes para la ocasión, pero no es necesario gastar mucho para ello. Tanto el maquillaje como la peluquería puede estar hecho con nuestro estilista de confianza sin mayor problema. Un establecimiento que no nos conozca probablemente nos aplique un sobreprecio por el mero hecho de hacerlo para un novio o una novia. Si la persona nos conoce, el precio será más razonable.

Tanto el vestido de novia como el traje de novio tienen que gustarnos y ser cómodos para la ocasión, pero no tiene por qué haber necesariamente una relación directa con el precio. No escatimar no significa comprar lo más caro, si no lo que más nos guste y mejor nos siente. Lo mismo para los zapatos y el resto de prendas que usaremos ese día.

Muchos, muchos detalles a tener en cuenta

Pero una boda no es solo la ropa y la celebración. Hay multitud de detalles que tenemos que tener en cuenta para que todo salga perfecto. Los detalles se llevan una parte pequeña de nuestro presupuesto en comparación con el banquete, pero todo ahorro es poco. Algunos de ellos son:

  • Las invitaciones:si tenemos tiempo y somos unos manitas, ¿qué mejor que hacer las invitaciones nosotros mismos? será más original, las haremos a nuestro gusto y nos ahorraremos un pico.
  • Los arreglos florales: es mejor utilizar flores de temporada y añadir algún ornamento bonito, como bambú, velas, etc. que sirva para que no sea necesario comprar tanta flor.
  • El fotógrafo y el vídeo: No tenemos por qué pedir el paquete más grande. Otra opción es pedirle a nuestros invitados las fotos una vez termine el enlace nupcial.
  • La música posterior al enlace: no es necesario contratar un grupo musical para acompañar la barra libre. Un DJ puede crear un buen ambiente y es más económico que un grupo musical.
  • Los regalos para los invitados: ¿cuántas veces hemos dicho que nos han regalado algo en la boda que no hemos utilizado? Pocos recuerdos son realmente conservados por los invitados, y muchas veces no son precisamente baratos. Algún producto hecho a mano por nosotros o un producto utilizable es más barato y, por supuesto, más práctico.

En general, una boda más económica se resume en no hacer lo que hace todo el mundo. Este va a ser el día más feliz de nuestra vida y, por tanto, todo ha de quedar perfecto y ésto pasa por comprar el producto que mejor se adapte a nuestras necesidades, que no tiene por qué ser lo más caro. Aún así, una boda más económica será aún más feliz si cabe.

En Naranja | Una vuelta al cole que pondrá a prueba nuestra capacidad de administrar recursos
Imagen | the swedish

Etiquetas: ,


  • probertoj

    Dicen que las bodas son un negocio para quien las organiza y para quien pone el local donde se organizan… Como invitado a veces lo parece

  • Josep Camós

    Una idea que tuvieron unos amigos que se casaron hace ya unos años. Dejaron por toda la casa de un hermano del novio (sí, la fiesta la montaron en su casa, que era grande) un montón de cámaras de un solo uso para que la gente las pillara e hiciera una foto o dos o las que fueran. Luego, al revelar los carretes, tuvieron el mejor álbum de fotos de su boda. Técnicamente sería un churro, pero emocionalmente desde luego no había comparación. Y por cuatro durillos (bueno, libras, porque estaban en Reino Unido).

  • 8145

    EL DíA DE Tú BODA
    ¿Quiéres que tu evento sea un momento inolvidable? Las palomas blancas son el símbolo de la alegría, la paz y el amor. Una suelta de palomas blancas es el colofón perfecto para cualquier evento o celebración. Imagina lo emotivo y elegante que resultará ese día tan distinguido.
    Telf. 630 36 51 21

    serovial01@gmail.com