Esto es lo que tienes que tener en cuenta para elegir el aeropuerto más barato

A la hora de viajar, cualquiera de nosotros suele tener en cuenta una serie de aspectos fundamentales para no gastar más de la cuenta: elegir un hotel con una buena relación precio, utilizar el medio de transporte más económico para llegar a nuestro destino o reservando nuestros billetes con bastante tiempo de antelación.

Sin embargo, pocas veces nos solemos fijar en otros aspectos igualmente importantes. Entre ellos, destaca una buena elección del aeropuerto. Bien es cierto que se trata de una variable poco relevante en algunos casos, ya que el destino no cuenta con más de una alternativa; sin embargo, en otras ocasiones, representa un gasto lo suficientemente importante como para plantearse una u otra compañía aérea.

No en vano, viajar desde uno u otro aeropuerto puede suponer una diferencia considerable. En España, según un estudio del comparador de vuelos de Skyscanner, el precio medio de viajar desde el aeropuerto más barato, Barcelona, a algunos de los destinos europeos más populares es de 137 euros, por 206 del más caro, Bilbao, lo que representa un 33% más.

Así que, si eres de los que crees que no merece la pena tener en cuenta el aeropuerto, puede que estés muy equivocado. Estos son algunos consejos a tener en cuenta para escoger el más barato.

Distancia a nuestro destino

El primero de los parámetros que deberíamos controlar es la distancia del aeropuerto a nuestro destino. Aunque, en la actualidad, la mayoría de ellos están bien comunicados con el centro de las ciudades, es preferible optar por la opción que mejor se adecúe a nuestras necesidades.

Por ejemplo, en el caso de una ciudad como Londres, que cuenta con cinco aeropuertos, la distancia al centro constituye una variable fundamental. La diferencia de aterrizar en Stansted, cuyo método de transporte más barato supone un coste de hasta 20 libras ida y vuelta, y de aterrizar en Heathrow, que cuenta con metro, puede suponer un ahorro de hasta el 50%.

Las tasas del aeropuerto

El precio de los billetes de avión no solo depende de la compañía con la que volemos, sino también de las tasas aeroportuarias. Normalmente, las cobra la compañía que se encarga de la gestión de los aeropuertos (en España, Aena), y sirven para mantener los aeropuertos en condiciones óptimas de operatividad.

28162447931_bf4b12ab37_h

Los grandes aeropuertos suelen cobrar, generalmente, tasas más elevadas a las aerolíneas que operan en ellos, de modo que volar desde o hasta ellos resulta más caro que a aeropuertos más pequeños. Por ejemplo, el propio Stansted, a 56 kilómetros de Londres, Schönefeld en Berlín, o Beauvais, en París, son aeropuertos con tasas más bajas que los aeropuertos principales, y es en ellos donde, precisamente, operan las aerolíneas más baratas.

Coste del parking

En algunas ocasiones, preferimos llegar hasta el aeropuerto con nuestro coche particular, lo que nos obliga a dejarlo en un lugar seguro durante nuestro viaje. La mayoría de aeropuertos ofrecen un servicio de parkings de larga estancia bastante asequible, que además tiene un servicio de transporte hasta el aeropuerto.

El coste del aparcamiento es un factor clave a la hora de valorar si nos conviene viajar  en coche hasta la ciudad desde la cual vamos a embarcar, para lo cual debemos tener en cuenta el coste del desplazamiento y el aparcamiento, o preferimos utilizar otro medio de transporte, como el autobús o el tren.

Coste de los restaurantes y cafeterías dentro del aeropuerto

Las cafeterías y restaurantes dentro del aeropuerto suelen ofrecer productos de baja calidad a un precio bastante elevado. Sin embargo, en algunos aeropuertos, existen cadenas de establecimientos que ofrecen el mismo producto y suelen mantener el precio que tienen fuera.

Conviene revisar con anterioridad si el aeropuerto desde el que vamos a salir dispone de servicios de este tipo, especialmente si prevemos que vamos a pasar varias horas allí antes de embarcar.

En cualquier caso, la elección entre un aeropuerto u otro se debe basar en nuestras necesidades particulares. Los aeropuertos con tasas más bajas suelen tener como inconveniente que están alejados del centro, mientras que los más caros, aunque están más cerca y disponen de mejores conexiones, cuentan con servicios y tasas bastante más caras. Es necesario valorar todos estos factores para elegir el aeropuerto más barato.

En Naranja | Viajes de última hora: Siete destinos especiales para viajar con tus amigos

Conversación