Estoy en una lista de morosos y ya he pagado mis deudas, ¿cómo puedo salir de ella?

Tener deudas impagadas nos puede llevar a estar incluidos en una lista de morosos, que son los registros que los bancos y entidades financieras consultan para comprobar nuestra solvencia económica. En principio, la vía para salir de esta lista de morosos es simple: pagar la deuda pendiente.

El problema es que muchas veces nuestro nombre figura en este registro sin que nosotros lo sepamos porque nos han incluido de manera indebida, y esta circunstancia acaba condicionando la concesión de nuevos préstamos. Si has sido incluido en una lista de morosos de manera indebida, te contamos cómo puedes salir de ella.

¿Por qué no es recomendable estar en una lista de morosos?

Dado que la primera consulta que realizan las entidades financieras cuando van a conceder financiación es la solvencia del solicitante, figurar en una lista de morosos es la prueba de que tenemos deudas impagadas y, por tanto, no podremos recurrir a un banco si necesitamos una hipoteca o crédito personal.

Se calcula que un 10% de la población puede estar registrado en los ficheros de morosos. Y que entre un 10-20% podría calificarse de “moroso profesional”, que son las personas que acumulan más de 10 deudas y buscan los puntos débiles que tienen las entidades para no pagarlas. El problema surge cuando no sabemos que estamos en estas listas hasta que el banco comprueba nuestra solvencia económica.

Cómo saber si estamos en una lista de morosos

Existen varios registros de morosos en España como el Asnef-Equifax gestionado por Asnef (Asociación Nacional de Entidades de Financiación) y Badexcug, de la empresa Experian Bureau de Crédito, donde los bancos, las entidades financieras, las empresas de telecomunicaciones, las editoriales y las compañías de energía registran a los clientes que tienen algún tipo de deuda impagadas.

Para estar incluido en una lista de morosos tiene que existir una deuda impagada y que la empresa haya reclamado su pago. Hasta que la empresa no haya intentado el recobro de la deuda, no puede incluir al deudor en el fichero de morosos. Esto quiere decir que solo por dejar de pagar una factura no se incluye a una persona dentro de este registro, ya que es necesario que haya una reclamación de la deuda. Cuando la empresa incluye al deudor en la lista de morosos, debe notificárselo para que pueda ejercitar sus derechos ARCO (acceso, rectificación, cancelación y oposición) recogidos en la ley Orgánica 15/1999 de Protección de datos de Carácter Personal.

En un plazo máximo de 30 días, el registro debe informar al deudor de su inclusión en la lista, indicando la entidad que lo ha incluido y el importe de la deuda, para que pueda ejercer los derechos de información, rectificación y cancelación. Esta deuda tiene que cumplir unos requisitos; según la ley, tiene que ser cierta, vencida, exigible e impagada, pero muchas veces esta notificación no llega al deudor. En ese caso también podemos saber si estamos incluidos en un fichero de morosos pidiendo la información al fichero, que nos debe informar gratuitamente.

La entidad encargada de supervisar que la inclusión de las personas cumpla los requisitos exigidos por la ley es la Agencia Española de Protección de Datos (AGPD). Esta comprobación es importante, porque si una empresa registra a alguien sin que se cumplan estos requisitos puede ser multada.

Cómo podemos salir de una lista de morosos

La forma de salir de un fichero de morosos es pagando la deuda. En ese momento, la empresa que ha incluido al cliente en el fichero debe comunicar que la deuda ha sido liquidada para que se elimine el registro en el fichero. Si la empresa no realiza esta gestión, entonces el deudor puede hacerlo directamente presentando el comprobante que acredite que ha liquidado la deuda. A partir de esa comunicación, el registro tiene un plazo de 10 días para proceder a la eliminación del registro en el fichero. Si pasado este plazo no se ha eliminado el registro, entonces se puede ejercer el derecho de rectificación.

En 2013, según los datos de la AGPD, se iniciaron unos 2.100 expedientes por denuncias de los ciudadanos, por su inclusión indebida en el fichero. En muchos casos se trata de problemas de suplantación de identidad, por haber sido dado de alta en servicios que no han solicitado o facturado servicios de los que ya se habían dado de baja. En los casos de inclusión indebida en el fichero, el deudor tiene derecho a una indemnización por los perjuicios que ha tenido por estar metido en una lista de morosos. 

En Naranja | Siete formas de pagar menos por nuestras deudas

Imagen | Helloquence

Conversación