Facturas y recibos, el cambio del papel al formato electrónico

Papeles

Muchos servicios que usamos habitualmente requieren el uso de cierta documentación. Los justificantes de compra, la factura de teléfono o los extractos y justificantes bancarios, son algunos ejemplos. Tradicionalmente, se han venido manejando en papel, pero los avances en el mundo de la tecnología, sobre todo desde la llegada de Internet, permiten que estos se puedan almacenar en ficheros electrónicos.

Hoy en día, en muchos casos tú eres quien decide, si quieres seguir recibiendo la documentación en papel o, evolucionar, y recibirla en formato electrónico. Sí, se trata de un cambio cultural y de hábitos importante, no a todo el mundo le resulta fácil asumir el paso de la factura física en papel a algo más volátil, como lo es la de formato electrónico.Tan válido es uno como el otro, aunque podemos encontrar ventajas de la documentación electrónica de cara a nuestro ahorro personal. Veamos algunas de ellas:

Ventajas de trabajar con documentación en formato electrónico

Algunas de las principales ventajas que permite el uso de documentación en formato electrónico frente a la de papel, son:

* No ocupa espacio físico, evitando el uso de archivadores, la acumulación de papel y polvo.
* Es fácil de almacenar, por ejemplo, en el disco duro de un ordenador y, bastante recomendable, en un disco externo para copia de seguridad o en un servicio de almacenamiento externo en la web.
* Se puede enviar un documento de un lado a otro del planeta a coste cero con un simple click vía Internet.
* En cambios de domicilio, se sigue recibiendo toda la documentación electrónica en la dirección de email o en el servicio de documentación del proveedor.
* Permite ahorrar costes a la empresa emisora y, por tanto, ofrecer descuentos o un mejor precio en algunos servicios.
* Puede ser consultada online, a cualquier hora del día y cómodamente desde casa vía Internet, en lugar de tener que esperar a que se emita una factura periódica y que ésta llegue vía correo postal.
* Permite disponer de mayor capacidad de decisión, al poder efectuar un control de gastos diario y estar permanentemente preparado para aprovechar oportunidades de ahorro que surjan.
* Se pueden realizar búsquedas instantáneas en los documentos, localizando los movimientos con mayor impacto en el importe a pagar o cobrar.

Además de permitirnos obtener ventajas en forma de ahorro, elegir la documentación en formato electrónico es una buena opción para los que estamos preocupados por la conservación del medioambiente, ya que al cambiar papel por bits, se evita la tala de árboles, el consumo de combustibles fósiles y otras materias primas ligados al transporte de la documentación y de la fabricación del papel.

Una cuestión a tener en cuenta es que en algunos servicios, si se usa el servicio del proveedor para almacenar los documentos, es posible que éste sólo los mantenga disponibles desde una fecha, eliminando los de mayor antigüedad. Esto se puede resolver almacenándolos en el disco duro de tu ordenador.

Conclusiones

Barajando los pros y contras de recibir la documentación en papel, merece la pena optar por la vía electrónica. Las oportunidades que ofrece de cara a lograr un ahorro en la economía personal son una buena justificación para dar el paso y pasar del papel al bit. Si además le añadimos una mayor comodidad, facilidad y seguridad a la hora de gestionar la documentación, casi no quedan disculpas para no hacerlo.

Cada uno que elija el que más le convenga: seguir recibiendo en papel los recibos del banco, la compañía de seguros, la de teléfono,… O bien pasar a gestionarlo cómodamente desde el ordenador evitando la tala de unos cuantos árboles al año y aprovechando para ver cómo puede mejorar tu economía particular. Y tú ¿A qué esperas para empezar a ahorrar con la documentación en formato electrónico?

Imagen | joiseyshowaa

Conversación