Guía práctica para, esta vez sí, cumplir todo lo que te propongas

Septiembre es el mes que mucha gente aprovecha para empezar cosas nuevas o retomar aquellas que se dejan aparcadas hasta que llegue un buen momento para arrancarlas de nuevo. Hay quien es capaz de sacar adelante todo lo que se propone, mientras que a otros nos cuesta más, así que todo cuanto consejo sirva para lograr los objetivos es bienvenido, como los de la siguiente Guía Práctica para, esta vez sí, cumplir con todo lo que te propongas.

How to… conseguir todo lo que te propongas

1. Escribe lo que quieres hacer en una lista

La mejor manera de saber lo que se quiere hacer es pensar con papel y bolígrafo, o en formato digital, con pantalla y teclado. Se prepara una lista con las cosas que nos gustaría lograr y que requieren esfuerzo por nuestra parte, así de simple. No sirve de nada escribir cosas que no dependen de nosotros, como “quiero que me toque la lotería” o “deseo que no llueva en invierno”.

2. Decide lo que vas a hacer ahora y lo que no

…Y lo escribes también en el papel, indicando las fechas objetivo en las que debe completarse cada propuesta y los resultados que se esperan. Es importante cuantificar los resultados, para que no haya ninguna duda del camino a seguir y de la meta a alcanzar, así como descartar aquellas metas que sabemos seguro que no vamos a alcanzar.

Por ejemplo, aprobar el examen de inglés del First Certificate en la convocatoria de marzo del año que viene; leer un libro al mes de media hasta agosto 2016; ordenar el trastero de una vez por todas; correr una maratón; adelgazar esos 5 kilos que me sobran a partir de enero de 2016 (esta última no la hacemos ahora, sino más adelante).

3. Fija metas intermedias

Las metas intermedias ayudan a ver mejor el camino, por lo que podemos fijar algunas que ayuden a lograr el objetivo. Estos hitos pueden ser variados, dependiendo del logro que se quiera alcanzar.

Por ejemplo, haber leído 6 libros al terminar febrero del año que viene; faltar como mucho a una clase de inglés hasta final de año; bajar un kilo de peso al mes.

4. ¿Tienes alguien con quien compartir el reto?

Si lo tienes y merece la pena, no lo pienses más, cuéntale tus objetivos e invítale a embarcarse en la aventura. Los retos muchas veces se consiguen gracias al trabajo en equipo o al soporte de otras personas que nos ayudan a no rendirnos cuando las fuerzas flaquean o los resultados no llegan cuando se espera. Es cuando se dice que 1 + 1 es mayor que 2.

5. Sé realista

A la hora de trazar un plan, es importante ser realista y plantear tareas que se puedan llevar a cabo en los plazos marcados. El principal problema de plantear un plan que no es realista no es el hecho de no conseguir los objetivos intermedios, sino el de la desmotivación que se va acumulando y que impedirá que se cumpla el objetivo final.

Por ejemplo, si en lugar de plantearnos leer 12 libros en un año, decidimos que sean 24, y en diciembre aún vamos por el primer libro, a buen seguro en enero ya habremos abandonado el reto.

6. Actúa sobre la marcha

Si ya tienes un plan, estás en ello y ves que las cosas no salen según lo previsto, no dudes ni un segundo en actuar y tomar medidas correctoras para corregir la marcha y tratar de llegar al objetivo. Si hace falta, se retoca el objetivo, aunque esto debería ser un último recurso para evitar la tentación de rendirse antes de tiempo.

Por ejemplo, si ves que no llegas a los 12 libros y crees que sí leerás 10, el resultado no estará del todo mal si resulta que antes leías sólo uno o dos al año.

7. Deja volar tu imaginación y no tengas miedo al fracaso

A veces, los resultados no llegan porque no hacemos las cosas como a nosotros nos gusta; o porque seguimos la forma de otras personas; o porque no nos paramos a pensar cómo nos gustaría enfocar el camino para lograr una meta; o porque tenemos miedo al fracaso.

Por ejemplo, leer 12 libros al año es una buena meta pero a lo mejor la clave para lograrlo está en hacerlo en la biblioteca del barrio y no en casa, donde distracciones como la tele, otras personas, el teléfono, etc. pueden ser el mayor enemigo para triunfar.

Otra manera de utilizar la imaginación en nuestro propio beneficio es combinar varias metas en una. Por ejemplo, si queremos mejorar nuestro inglés y al mismo tiempo leer más libros, podemos plantearnos leer 12 libros en inglés hasta el 31 de agosto de 2016. Combinando dos metas, se consiguen dos objetivos en uno y la satisfacción seguro que es más del doble.

En Naranja | ¿Síndrome postvacacional? Siete técnicas de gurús del coaching para hacer más llevadera la vuelta a la rutina

Conversación