La nueva factura de la luz ya está vigente: ¿sabes qué horas son las más caras?

El pasado 1 de julio entraba en vigor una nueva factura de la luz, según la cual los consumidores comenzarán a facturar en un nuevo sistema por horas en aquellos domicilios que ya tengan instalado el famoso contador inteligente. De este modo, los usuarios podrán adaptar el consumo de electricidad de sus hogares en función del precio de mercado en cada momento.

El nuevo sistema se conoce como PVPC (Precio Voluntario del Pequeño Consumidor), sustituye a la Tarifa de Último Recurso (TUR) y se aplica a aquellos hogares que tengan hasta 10 Kw de potencia contratada que son la inmensa mayoría. Dado que es un sistema que nos afecta a todos los consumidores de electricidad, vamos a tratar de explicar en detalle todos los aspectos de este cambio y averiguar qué horas son las más caras.

¿Cómo funciona el nuevo sistema PVPC?

REE

Hasta ahora, la fijación de los precios de la energía se realizaba en función de la estimación de la demanda eléctrica que fuese a haber el día siguiente en territorio español, una estimación que realizaba Red Eléctrica. A partir de ese momento, los productores de electricidad presentaban sus ofertas a un determinado precio en un formato de puja, la famosa subasta eléctrica.

El nuevo sistema PVPC sustituye este mecanismo por otro más preciso, con base en la demanda de energía real del día anterior que, además, será pública. Red Eléctrica pondrá a disposición del consumidor en su página web los precios que se aplicarán cada hora en función de la demanda del día anterior y de la tarifa que cada consumidor tenga contratada.

Para ello, en torno a las 20:15 de cada tarde publica los gráficos de precios que se aplicarán cada hora del día siguiente. De este modo, los consumidores que en sus casas dispongan de un contador inteligente podrán poner la lavadora o el lavavajillas en los tramos más baratos según la tarifa que su comercializadora vaya a aplicar.

¿A qué hora será más barato consumir electricidad?

bombill_factura2

Con este nuevo sistema, el consumidor podrá optar por dos posibles tarifas para facturar: la tarifa general, que aplica un precio uniforme en todas las horas del día; y la tarifa con discriminación horaria, que aplica un precio más bajo por las noches hasta el mediodía y más elevado que la tarifa general el resto del día.

Los precios de la jornada actual se establecen en función de la jornada de ayer. En la imagen superior, obtenida de la web de Red Eléctrica para la demanda de electricidad del 2 de julio, la curva naranja representa la tarifa general, la azul la tarifa nocturna, y la verde es una tarifa destinada al coche eléctrico.

De acuerdo con estos datos, la hora más barata para consumir electricidad es a las tres de la madrugada para cada una de las dos tarifas, con un precio de 0,12263 €/Kwh para la tarifa general y 0,06940 €/Kwh para la tarifa con discriminación (o de dos períodos). A su vez, el precio más caro se estableció a la 1 de la tarde para la tarifa general (0,14535 €/Kwh) y a las 2 de la tarde para la tarifa con discriminación horaria (0,16218 €/Kwh).

En general, los precios difieren bastante poco entre un día y otro. Los más bajos suelen situarse entre las 12 de la noche y las 3 de la madrugada, mientras que las más caras oscilan en un intervalo entre las 10 de la mañana y las 2 de la tarde para la tarifa general, y entre las 2 de la tarde y las 11 de la noche para la tarifa con discriminación, aunque normalmente la tarifa más cara tiene lugar al principio y al final de este período, es decir o bien a las 2 de la tarde o bien a las 11 de la noche.

¿Qué tarifa me interesa más?

La respuesta a esta pregunta no es única y depende de las necesidades y hábitos de consumo de las familias españolas. Puede que hagamos un uso más intensivo de electricidad durante las horas centrales del día y, por tanto, nos interese acogernos a la tarifa general o, por el contrario, no nos importe utilizar la mayor parte de electricidad por las noches, en cuyo caso puede ser interesante contratar la tarifa con discriminación horaria (o de eficiencia de dos períodos tal y como aparece en la web de Red Eléctrica).

En cualquier caso, hay que tener en cuenta que con el nuevo sistema lo que cambia es el término variable de nuestra factura, ya que habrá 24 términos diferentes, uno para cada hora del día. El término fijo sigue igual y dependerá de una tarifa de acceso más un margen de comercialización por cada Kw contratado de, aproximadamente, cuatro euros al año. Es precisamente el término con el que las comercializadoras pueden jugar para ofrecer descuentos.

La Organización de Consumidores y Usuarios dispone de un comparador en su página web para escoger la tarifa más barata en función de las necesidades de cada consumidor.

¿Cómo sé si me aplica este cambio?

El cambio se producirá de manera automática para aquellos hogares que hasta el 30 de junio estuviesen acogidos a la Tarifa de Último Recurso (TUR), mientras que los clientes del mercado libre no están afectados por el cambio. Para saber si esta es tu tarifa contratada, tu comercializadora ha de coincidir exactamente con alguna de las siguientes:

  • Gas Natural S.U.R, SDG.
  • EDP Comercializadora de Último Recurso, S.A.
  • E.ON Comercializadora de Último Recurso, S.L.
  • Endesa Energía XXI, S.L.U.
  • Iberdrola Comercializadora de Último Recurso, S.A.U.

No obstante, la PVPC no nos afecta si no somos uno de los 10 millones de hogares que disponen de un contador inteligente conectado a la red. Todavía existe casi un 60% de hogares que, o bien no dispone de contador inteligente, o bien no lo tiene conectado a la red.

Entonces, ¿qué ocurre si no tengo contador?

Hasta ahora, unos diez millones de hogares en España ya han instalado el nuevo contador digital, en su gran mayoría (un 80%) mediante un servicio de alquiler a la compañía, por lo que es ésta quien tiene que hacerse cargo de efectuar el cambio.

Los consumidores que todavía no lo tengan instalado tienen de plazo hasta 2018 para hacerlo. Mientras tanto, la factura se calculará con el precio medio ponderado correspondiente a cada período de facturación. Es decir, si el cliente recibe la factura mensualmente, el importe se corresponderá con el precio de ese mes mientras que si es bimestral, será la media de esos dos meses.

Nuevos tiempos, nuevas tarifas

Las nuevas tecnologías han abierto un abanico de posibilidades que no habíamos visto hasta ahora en muchos campos, y el sector eléctrico no se iba a quedar atrás. Los nuevos contadores inteligentes posibilitan que nuestra factura de la luz se acerque mucho más al consumo real del usuario y, además, nos permiten conocer cuáles serán las horas más baratas del día para adaptar nuestro consumo a este horario.

En Naranja | La nueva factura de la luz desde el 1 de julio: en qué consiste y cómo nos afecta

Imagen | Buckey

Conversación