Esto es lo que debes saber si vas a alquilar un coche en el extranjero

Los viajes por carretera tienen su encanto, quizás influenciados por las road movies americanas o por el simple hecho de que nos gusta conducir a la vez que descubrimos nuevos lugares. Además, el coche te ofrece la libertad y comodidad de visitar ciertos destinos que de otra manera sería mucho más complicado.

Por eso, es más que habitual alquilar un coche cuando viajamos al extranjero. Un proceso que se ha simplificado mucho en los últimos años, pero que aún requiere tener diferentes aspectos en cuenta.

Qué coche alquilar

A la hora de escoger el coche que vamos a alquilar, debemos tener en cuenta, además de nuestras necesidades (número de personas, maletas, tipo de viaje…), las características de la conducción y las carreteras del país que visitamos.

No es lo mismo un viaje por la Toscana, con sus carreteras reviradas y sus pueblecitos de calles estrechas, en los que un coche pequeño puede ser una gran idea, que uno por la costa oeste de Estados Unidos, donde un coche pequeño y poco potente nos hará conducir incómodos rodeados de 4×4, SUV y otras grandes berlinas que se estilan al otro lado del charco.

Dónde alquilar el coche

Hay muchas opciones para alquilar un coche en el extranjero. Lo ideal es hacerlo a través de internet, antes de emprender nuestro viaje, ya sea en agencias de alquiler internacionales (Europcar, Sixt, Avis, Hertz…) con sedes en todo el mundo, o a través de mayoristas que también manejan los vehículos de agencias locales, a menudo más económicas, como HolidayCars, RentalCars, o en agencias de viajes como Destinia o Kayak.

Las aerolíneas también suelen ofrecer interesantes descuentos y ofertas si contratas el alquiler del coche al mismo tiempo que el billete de avión. Finalmente, puede ocurrir que nos surja la necesidad de alquilar el coche una vez estemos en nuestro destino. En ese caso, es igualmente recomendable reservarlo por internet, aunque también podemos acercarnos directamente a una agencia local.

El carnet de conducir internacional

Para poder alquilar un coche necesitamos nuestro carnet de conducir en vigor, eso es algo obvio. Pero cuando viajamos al extranjero debemos saber con antelación si será necesario también el carnet de conducir internacional.

Según informa la DGT, el permiso internacional de conducción es necesario para poder conducir temporalmente por el territorio de países que no sean miembros de la Unión Europea o el Espacio Económico Europeo (que incluye Islandia, Liechtenstein y Noruega) y que no hayan adoptado el modelo de permiso previsto en los Convenios de Ginebra o Viena o no tengan un tratado internacional recíproco con España (como Andorra o Suiza).

El problema es que no existe un listado fiable de esos países, así que debes informarte bien antes de viajar. En cualquier caso, obtener el carnet de conducir internacional es un trámite sencillo que puedes realizar en las oficinas de la DGT y solo cuesta 10,20 euros. Tiene un periodo de validez de un año y deberás llevarlo siempre junto con el pasaporte y carnet de conducir nacional en vigor.

La tarjeta de crédito

Un punto muy importante a la hora de alquilar un coche es que necesitaremos una tarjeta de crédito. Con la de débito no será suficiente. Eso se hace como garantía para posibles cargos futuros (por ejemplo, daños al vehículo) y en ocasiones es posible que retengan una cantidad por este concepto, limitando nuestro crédito, algo que debemos tener en cuenta al planificar las vacaciones.

Los seguros

El seguro es uno de los temas más importantes a la hora de alquilar un coche. Lo normal es que el precio incluya un seguro a terceros, pero cuidado, que no en todos los países es obligatorio.

Por eso, para mayor tranquilidad, muchas compañías de alquiler ofrecen seguros complementarios, como pueda ser un seguro en caso de robo, para los ocupantes o un seguro a todo riesgo, con o sin franquicia. Puede parecer un gasto extra innecesario, pero son la mejor manera de que un golpe tonto no estropee unas vacaciones con las que llevábamos soñando todo el año.

Conductores adicionales

Dependiendo de la compañía de alquiler, añadir conductores adicionales puede tener un coste extra que debemos valorar, aunque normalmente es de poca cuantía. Si vamos a hacer viajes largos por carretera o durante varios días, es más que recomendable que haya más de un conductor para poder turnarse, pero si se trata de un alquiler corto para una visita puntual, puede no ser necesario.

Lo que tenemos que tener muy claro es que no es recomendable que coja el coche un conductor que no esté reflejado en el contrato. En caso de accidente, puede invalidar el seguro y que la compañía de alquiler nos reclame el total de los daños propios y a terceros.

La gasolina

 

Con la gasolina, cada compañía de alquiler tiene su método. En ocasiones, nos darán el depósito casi vacío, con el engorro que supone tener que repostar nada más coger el coche (y apurar la reserva para no perder dinero al devolverlo).

En otras, el depósito estará lleno, y deberemos devolverlo en el mismo estado, por lo que tan solo deberemos preocuparnos de repostarlo al final del viaje. Si no lo hacemos, nos cobrarán el coste de llenarlo más un recargo por la gestión (o un precio del combustible mayor).

Sin embargo, también hay algunas compañías que ofrecen la posibilidad de devolver el vehículo sin necesidad de llenar el depósito, sin extra por la gestión y con un precio para el combustible pactado de antemano (y similar al de mercado). Una opción que puede ser interesante si queremos despreocuparnos de hacerlo.

Por último, también hay que tener en cuenta el precio de la gasolina en el país al que viajemos, pues podemos llevarnos una sorpresa que descuadre nuestro presupuesto. Por ejemplo, en Europa, los precios de la gasolina pueden llegar a ser hasta 30% más caros que en España.

Los extras

Finalmente, a la hora de alquilar un coche hay que tener en cuenta también los extras. Por ejemplo, si estamos en un país en el que no disponemos de conexión a internet (o su coste es desorbitado) no podremos contar con el GPS del móvil. O si viajamos con niños, puede que necesitemos sillitas especiales.

Es importante prever el coste de estos extras con antelación, e incluso valorar la posibilidad de alquilar por nuestra cuenta un GPS o, si tenemos uno, actualizarlo con los mapas de la región que visitaremos. Si es un alquiler de larga duración, puede compensar.

En Naranja | Siete viajes exóticos que están de moda este año