¿Me interesa adaptar mi coche a GLP?

Cuando viajo por Francia y, sobre todo, por Italia, me llama la atención que en las gasolineras, además de los habituales gasoil y gasolina, casi siempre hay un surtidor adicional que marca un precio de en torno a la mitad por litro: el GLP. Es especialmente entonces cuando vuelve a rondarme la pregunta: ¿Me interesa adaptar mi coche a GLP?

¿Qué es el GLP?

Empecemos por el principio. GLP responde a las siglas Gas Licuado de Petróleo, también conocido como autogás. A pesar de lo que indica su nombre, se obtiene principalmente de pozos de gas natural y no del refino del petróleo, por lo que su precio no está directamente vinculado al del petróleo, si bien su bajo precio se debe principalmente a que tiene muchos menos impuestos.

Desde el punto de vista ecológico, el GLP ofrece unas emisiones comparables a las de los vehículos diesel y hasta un 11% menos que los de gasolina. Además, las reservas de GLP se estiman superiores en 30 o 40 años a las del petróleo y, sobre todo, las previsiones inflacionistas a medio y largo plazo son a la baja.

Los principales escollos a los que se ha enfrentado el GLP en nuestro país –en Francia e Italia son habituales, incluso se venden coches ya adaptados, algunos disponibles también en España– es la falta de una red de surtidores y una normativa que hasta hace no demasiado era muy restrictiva.

Afortunadamente, cada vez hay más surtidores por todo el país. Actualmente son más de doscientos y crecen exponencialmente cada año —se espera que haya 1.000 en 2015— disponiendo de gasolineras en todas las grandes ciudades y muchos otros puntos de la geografía española.

El tema de la normativa también se ha solucionado, y actualmente casi cualquier coche gasolina posterior al año 2001 (que cumplen la norma Euro3) puede ser adaptado para funcionar con GLP. Sin embargo, no todo son buenas noticias, pues en el año 2018 está prevista una revisión de la normativa europea que rige los impuestos asociados a los carburantes y es muy probable que se revisen al alza.

¿Qué hay que hacer para adaptar un coche a GLP?

GLP - 2

Aunque pueda parecer una transformación mayor, adaptar un choche a GLP no supone grandes problemas ni un coste excesivo. Sólo es necesario un kit homologado y el cambio más significativo es la instalación de un depósito de gas en el maletero, normalmente ocupando el hueco de la rueda de recambio y sustituyendo ésta por un kit antipinchazos.

GLP-4

Básicamente, este kit lo que hace es transformar nuestro coche en un gran mechero con ruedas. El gas, que se almacena en estado líquido a 10 bares de presión en el depósito, pasa a estado gaseoso al entrar al motor a través de un vaporizador, inyectándose en el colector de admisión. A partir de ahí, todo funciona igual, o incluso mejor, ya que supone menos desgaste para el motor.

GLP - 3

Conviene enfatizar que convertir un coche a GLP no lo inutiliza para funcionar con gasolina. La toma del depósito se instala justo al lado de la de gasolina y en el salpicadero se coloca un botón con el que podemos cambiar de un modo a otro con solo pulsarlo, sin tener que parar el coche. Así, aunque conduzcamos normalmente con GLP, tenemos la posibilidad de aumentar la autonomía del vehículo si lo deseamos, y no sufrir por no encontrar un surtidor si viajamos por zonas poco pobladas, pues la autonomía del depósito de GLP se sitúa, de media, en los 500 kilómetros.

¿Salen las cuentas?

El coste de adaptar un coche a GLP se sitúa en torno a los 2000 euros, dependiendo del modelo y del taller escogido. Por lo que es fácil imaginar un horizonte de amortización cercano, sobre todo si hacemos un número considerable de kilómetros. Eso sí, al hacer los cálculos hay que tener en cuenta que con GLP el consumo de nuestro vehículo se incrementa de media un 10%, aunque varía en función del tipo de motor.

En la siguiente tabla podéis ver el ahorro que supone en función del consumo actual de nuestro vehículo y de los kilómetros realizados, suponiendo un precio de la gasolina a 1,45€/litro y de GLP a 0,76€/litro. Así, por ejemplo, para un vehículo de gasolina con un consumo medio de 6 litros, la instalación estaría amortizada aproximadamente a los 60.000 kilómetros.

GLP - 4

Como veis, a poco que hagáis 15.000 kilómetros al año la inversión se amortizaría en sólo cuatro años y sí que nos interesaría adaptar el cocha a GLP. Si, por contra, conducimos menos, la inversión podría ser menos rentable, sobre todo teniendo en cuenta que dentro de cuatro años es probable que su precio se incremente y, aunque siga siendo inferior al de la gasolina, el ahorro no sea tan significativo.

Imágenes | Gasmoción, Wikimedia Commons, Coche GLP
En Naranja | Cada céntimo cuenta: cómo ahorrar gasolina al volante [Infografía]

Conversación

  • Josep Camós

    La baza del GLP es la congelación de precios del carburante hasta 2018. Pero 2018 también llegará, y sólo faltan cuatro años.

    • minue

      Sí, por eso es importante hacer los cálculos a cuatro años vista, y no más, porque dentro de cuatro años no hay un horizonte claro.

  • David

    Pues justo en el momento que lo amortizas te suben el precio.

    Yo sumaría otro factor, que es cuánto te tienes que desviar de tu ruta para poder repostar el gas. Si te tienes que desviar, por ejemplo, 20 km por depósito, y cada depósito de gas te deja hacer unos 400km, el coste real de llenar el depósito de gas es un 5% superior.