Quiero comprar un coche y necesito financiación ¿Le pido el dinero al banco o al concesionario?

Financiar Compra de Coche
Financiar la compra de un coche es una operación muy habitual. El comprador debe ajustar las características mecánicas de la operación y también las financieras, es decir, la manera de financiar la compra, a través de algunas de las alternativas disponibles en el mercado de la financiación al consumo.

A la clásica oferta bancaria para financiar la compra de coches, a través de la oferta de préstamos personales, se suma la de las empresas financieras del sector de automoción. Cuando se acude a un profesional del automóvil, es muy habitual que la oferta que haga incluya la financiación, tanto en vehículo nuevo, como en segunda mano. Sea cual sea el caso, elegir no es algo trivial y el cliente debería siempre preguntarse ¿A quién compensa pedirle el dinero, al banco o al concesionario?

Financiar la compra de tu coche con una financiera del sector de automoción tiene algunas ventajas, pero también hay algunos aspectos importantes que debes valorar:

* Aunque no te piden domiciliar tu nómina, en muchos casos si te obligan a contratar seguros.
* Los Tipos de Interés Nominal que te ofrecen suelen ser atractivos, pero es más importante fijarte en el TAE, que es donde incluirán los gastos adicionales como la prima de seguros y las comisiones.
* Es muy importante fijarse en la comisión de apertura y la comisión de estudio, ya que aunque el tipo de interés sea bajo, estos gastos aumentan mucho el importe de la financiación. Según el Banco de España, estos tipos de comisiones en España tienen un promedio de:

Comisiones Préstamos al Consumo

Según la tabla anterior, es fácil comprobar como por un préstamo de 10,000 € pagarías 424€ en comisiones.
Fuente: Banco de España (Comisión de Estudio; Comisión de Apertura).

* Algunas empresas especializadas en financiar compra-venta de automóviles no aceptan operaciones entre particulares, sino sólo entre un particular y una empresa. De esta manera, un particular que quiera adquirir un coche de segunda a otro, tendrá menos opciones de financiación.
* Las empresas de financiación de automóviles no suelen pedir garantías adicionales en forma de aval, pero sí en forma de seguro de vida o de protección de pagos, o ambos. La forma de pago que suelen ofrecer es de prima única, a pagar al inicio de la vida del préstamo, pudiendo incluirla en el capital a financiar. Esta práctica perjudica al comprador del vehículo y solicitante de la financiación en los casos de amortizaciones anticipadas o cancelación del préstamo antes de su vencimiento, dado que el seguro no se vuelve a recalcular y se está aplicando sobre un capital que no es el real. Además, al sumar el importe del seguro a la operación, la TAE de la operación sale perjudicada, pudiendo suponer un incremento de varios puntos.
* Las financieras de automoción suelen ofrecer un tipo de interés atractivo como gancho, pero al analizar las condiciones restantes del préstamo, es habitual ver cómo se disparan las comisiones de cancelación, de amortización anticipada, de apertura y de estudio. Estos importes se suman a los costes de la operación, pudiendo llegar a perjudicar la TAE sensiblemente.
* Las financieras de automoción utilizan la venta cruzada igual que los bancos, por ejemplo, bajando el importe de la venta a través de un descuento u ofreciendo una garantía adicional al comprador del vehículo. En este último caso, es importante valorar si esta garantía compensa o no, frente a la opción de un nuestro banco, que no la contempla pero que se puede compensar contratando un seguro de automóvil que cubra siniestros de averías.
* Algunas financieras de automoción no entienden igual que los bancos las amortizaciones anticipadas de capital. En algunos contratos proponen amortizar capital más intereses, lo cual nunca compensa al comprador del coche (es mejor dejar el dinero en una cuenta remunerada y dejar que se vayan cargando las cuotas mes a mes).
* En caso de problemas o dudas con un contrato de préstamo con una financiera de automoción, el cliente debe gestionar todo con el servicio de soporte telefónico, dado que en los concesionarios son meros agentes comerciales y no gestionan este tipo de incidencias de productos financieros.
* Los contratos de financiación de empresas financieras de automoción suelen incluir una cláusula que exija la inscripción del vehículo en el Registro de Bienes Muebles, para que quede así la operación de financiación garantizada. Esto, en la práctica, para el comprador del coche supone que no puede venderlo o transmitirlo mientras no cancele la totalidad de la deuda, dado que Tráfico no acepta. Si a alguien se le está ocurriendo la posibilidad de la subrogación de la deuda por un tercero, debe saber que esa opción no existe en los préstamos personales.

Conclusiones

Para las personas que van a comprarse un coche es muy interesante el hecho de poder disponer de distintas alternativas financiación. En definitiva, que haya un mercado en el que el cliente pueda elegir la opción que mejor le convenga.

Ante las ofertas demasiado atractivas, siempre debemos sacar nuestro “yo” más analítico y valorar las distintas opciones. Si vamos a ver un coche, dejemos que nos lo vendan, pero no que nos hagan las cuentas. Los números los tenemos que hacer siempre nosotros, teniendo en cuenta los pros y los contras de cada alternativa, tanto a nivel de mecánica, equipamiento o confort, como a nivel financiero.

Es importante situarse y tener claro que financiar la compra de un coche es una operación que nos va a tener atados unos cuantos años. No tantos como una operación hipotecaria pero sí los suficientes como para perder con el coste financiero el ahorro que podríamos lograr rodando de forma inteligente cada kilómetro.

En Naranja | ¿Vas a comprarte un coche? Léete estos consejos
Imagen | Moyan_Brenn