¿Merece la pena contratar un servicio de telefonía fija?

telefonía_fija

Las nuevas tecnologías han cambiado para siempre el paradigma de las comunicaciones. Si hace unos pocos años cualquiera de nosotros tenía que esperar a localizar a la otra persona en su domicilio y hablar desde un lugar muy concreto (en general, desde donde se localizaba el teléfono fijo), hoy en día casi nadie puede vivir sin estar conectado casi las 24 horas a lo largo de cualquier punto del globo.

Este espectacular desarrollo, al margen de modificar por completo el modo en el que nos comunicamos, está acabando con ciertos servicios que hasta hace poco tiempo parecían que nunca iban a morir, como el de la telefonía fija. Aún así, todavía hay quien se resiste al cambio, en parte pensando que el alta de servicios de telefonía fija merece la pena. Pero, ¿hasta qué punto es cierto?

El teléfono fijo: la revolución en las comunicaciones

telefono_fijo El teléfono fijo causó una revolución en las comunicaciones

El teléfono fijo causó en su momento toda una auténtica revolución en el sector de las telecomunicaciones. La posibilidad de poder establecer comunicaciones entre dos personas situadas a una distancia relativamente lejana de forma casi instantánea era algo impensable tan solo unos años atrás, cambiando el paradigma de las comunicaciones para siempre.

Pronto, la telefonía fija comenzó a generalizar y consolidar su uso entre la población, comercializándose de manera casi universal. Se hacía extraño entrar en una casa que no tuviese un teléfono fijo en la entrada principal, en el salón o incluso en la cocina. En muchos hogares, incluso, se podían ver más de un teléfono fijo.

Sin embargo, la telefonía fija adolecía de ciertos problemas. Era necesario permanecer sentado (o de pie) en el mismo lugar en el que se encontraba físicamente el teléfono, al estar conectado por cables con la línea telefónica. Por este motivo, comenzaron a aparecer y desarrollarse los primeros teléfonos inalámbricos, que salvaban este problema aunque con un alcance muy limitado, normalmente restringido al ámbito del hogar.

La telefonía inalámbrica fue el paso previo a la telefonía móvil que, como la telefonía fija en su momento, supuso la siguiente revolución en las comunicaciones telemáticas. Ya no había barreras a la comunicación: no era necesario que la otra persona estuviese físicamente en casa para establecer comunicación con ella ni tampoco permanecer en un lugar concreto para hablar con alguien. Esta tecnología se consolidó muy pronto y comenzó a desplazar a la telefonía fija como el principal medio de comunicación.

En la actualidad, existen más terminales y líneas móviles que ciudadanos hay en el planeta. Este espectacular crecimiento ha ido de la mano con una mayor competencia en el mercado de la telefonía móvil, lo que ha logrado que el precio de las líneas móviles sea cada vez menor, beneficiando cada vez más a los clientes e incentivando el uso de la telefonía móvil en relación a la telefonía fija. Pero, ¿merece la pena no contratar línea de teléfono fijo? Todo depende de nuestros hábitos.

Telefonía móvil versus telefonía fija

internet_telefono_movil Internet, una razón de peso para contratar teléfono fijo

La decisión de contratar o no un servicio de telefonía fija depende en última instancia de nuestras necesidades, preferencias y costumbres al hablar por teléfono. Esta perogrullada, razón de ser de cualquier decisión de consumo, no siempre se toma como referencia para tomar la última decisión. Para identificar esta necesidad, es necesario plantearse las siguientes cuestiones ¿Necesitamos realmente contratar una línea de telefonía fija? ¿Qué beneficios nos otorgará con respecto a una línea de teléfono móvil? ¿Saldremos ganando con ambas líneas?

En realidad, existen multitud de personas que todavía formalizan un contrato de telefonía fija para llamadas a otros teléfonos fijos y acceso a Internet desde el hogar mientras que utilizan el móvil para llamadas a móviles o acceso a Internet. En muchas ocasiones, incluso, la propia proveedora de servicios telefónicos exige el contrato de telefonía fija para formalizar el contrato de ADSL.

Sin embargo, con las actuales tarifas de telefonía móvil, es necesario hacer una evaluación de pros y contras del teléfono fijo para identificar si realmente compensa dar de alta una nueva línea. Por un lado, las ventajas de un teléfono fijo son diversas, desde poder enviar faxes desde casa, hasta poder realizar llamadas sin preocuparse de su duración cuándo se llama a un teléfono fijo nacional.

Las operadoras ofrecen tarifas integradas que incluyen llamadas a fijos e Internet a alta velocidad que hacen del teléfono fijo una excelente opción si se llama mucho desde casa a otros fijos, o se navega mucho por la red desde el hogar u oficina. Además, gracias a los modelos inalámbricos, podemos movernos por casa mientras mantenemos una conversación por el teléfono, lo cual hace que la comodidad de uso ya no sea un factor diferenciador del teléfono móvil respecto al fijo.

Sin embargo, el teléfono fijo adolece de ciertos inconvenientes, alguno de los cuales ya ha sido mencionado anteriormente. Por ejemplo, el teléfono fijo sólo se puede usar allá dónde esté instalado, bien sea en la oficina o en casa. Para personas que viajen con frecuencia o que pasen la mayor parte del día fuera de casa no es una buena opción, puesto que aunque conecten al teléfono fijo un contestador automático recibirían las llamadas más tarde, y ello podría acarrear perder oportunidades de empleo o enterarse tarde de acontecimientos. A esas personas les es más útil un móvil de contrato con una tarifa adaptada a sus necesidades.

Si se tiene el teléfono solamente para recibir llamadas el fijo es una mala opción, puesto que supone el pago de una cuota mensual fija, independientemente del uso que se haga de él, la cual hay que pagar incluso aunque no se realice ninguna llamada a lo largo de todo el mes. Para estas personas es más adecuado un móvil de prepago, pues con él si no llaman no gastan.

De todos modos, cada vez son más las personas que deciden prescindir de su teléfono fijo y contratar un único servicio de telefonía móvil para hacer todo tipo de tareas, incluso en el hogar. La tendencia parece ser un declive de la telefonía fija y que la telefonía móvil coja el testigo de todos los servicios incluidos actualmente en los contratos fijos, como el ADSL, y que la telefonía fija deje de existir como tecnología para establecer las comunicaciones, como ya ocurriese en su momento con otros dispositivos.

Imagen | PublicDomainPictures, PublicDomainPictures, byrev

Conversación

  • Josep Camós

    Claramente, en poco tiempo sólo usaremos la línea alámbrica para que nos llegue internet, y todo lo que es telefonía, en el móvil.

  • mariocobretti

    Yo ya lo hago y me cabrea, con perdón, que me obliguen a tener contratado un servicio de teléfono fijo que no quiero. ¿Para qué tengo que tener contratado un fijo si sólo quiero internet por fibra?

  • kawjones

    Todavia le queda mucho recorrido a la telefonia fija ya sea por cable o por fibra óptica. En realidad lo que se contrata es, de facto, una linea de datos ADSL. El servicio de telefono (voz) es un añadido que va incluido en el precio.

    Y esa linea suele llevar incorporado el router wifi. Claro que podemos tener todo a través del movil, ¿Se nos conectaran todos los aparatitos, desde la alarma el SmartTV a través del movil?. De hecho se tiende a que cada haya más servicios via internet. ¿Cuanto cuestan 15-20 gigas a través del movil?. Y si para muchos es una barbaridad esta cantidad y alegan que nos se gasta tanto salvo que seas un pirata que te bajas peliculas (como dicen algunos sobre la proliferación de la banda ancha) que sucederá (de hecho ya pasa) cuando proliferen seris, peliculas y canales con distribucción exclusiva por internet?

  • Pingback: El reto de las 52 semanas ¿Sabes cómo se ahorran 1.400 euros en un año? - En Naranja, ING DIRECT()

  • Pingback: El reto de las 52 semanas ¿Sabes cómo se ahorran 1.400 euros en un año?()