No dejes de formarte. Soluciones para estudiar un máster o una carrera en los ratos libres

Aunque todos reconocemos la importancia de una formación adecuada a las necesidades del mercado laboral la falta de tiempo hace que en ocasiones la idea de estudiar se difumine, sin darnos cuenta de que existen soluciones para estudiar un máster o una carrera en los ratos libres, mejorando así nuestro currículum y ampliando nuestros conocimientos.

La necesidad de una formación específica

Cada vez más, el mercado tiende a los micronichos, a las personas especializadas y expertas en un segmento muy concreto. La ramificación del conocimiento y esta búsqueda de especialización hacen que, a lo largo de las últimas décadas, los módulos, las carreras y los masters se hayan ido focalizando en puestos y actividades muy concretos.

Cuando se busca en los portales de empleo, se suelen ver perfiles laborales que incluyen formación en entornos específicos, como pueden ser determinados productos o programas informáticos. Lo que hace años se catalogaba como “ingeniero con conocimientos de Autocad”, ahora matiza qué accesorios o complementos de ese programa son necesarios dominar.

El tiempo que no sabías que tenías

Aunque el día tiene 24 horas para todos, da la impresión de que a algunas personas les da tiempo a hacer más cosas que a otras.

En ocasiones infravaloramos pequeños espacios de tiempo, como grupos de veinte minutos repartidos a lo largo de la semana: la espera en la consulta, mientras llega el taxi que hemos pedido, ese día que no podemos volver a dormirnos justo antes de que suene el despertador… Pero son precisamente esos momentos los que utilizan las personas a las que el tiempo parece cundirles más.

Utilizar el transporte público ayuda a estudiar

Muchas personas utilizan el transporte público mientras que otras prefieren invertir en la compra de un vehículo propio, quizá para acudir con comodidad al trabajo. Pero no solemos darnos cuenta de que los trayectos en transporte público son un tiempo muy valioso que, a diferencia de cuando vamos en coche y nos pilla un atasco, sí podemos aprovechar.

Aunque el transporte público tiene fama de ser más lento, en realidad lo que hace es darnos un tiempo extra que podemos utilizar. Mientras conducimos nos es imposible leer o anotar nada, mientras que en transporte público podremos aprovechar para leer o, en este caso, estudiar.

Si vivimos en una gran ciudad, es fácil que nuestro desplazamiento diario sea de más de media hora, y eso constituye unas 250 horas anuales que podremos emplear. Si quieres empezar a estudiar, quizá deberías plantearte obtener el abono transporte.

Turnarse para realizar las tareas domésticas

Turnarse a la hora de realizar determinadas tareas domésticas puede darnos al día unos pocos minutos más para estudiar. Por ejemplo, si vivimos en pareja, podemos turnarnos cada día de la semana para preparar la comida o la cena, limpiar, poner la lavadora o recoger a los niños del colegio. Así tenemos siempre una tarde de cada dos “libre” para estudiar. 

Aplicaciones especializadas

La búsqueda del mencionado tiempo extra sirve de poco si no disponemos de un sistema flexible y rápido que nos permita transportar todo el material para estudiar en cualquier momento. Por ejemplo, si llegamos con media hora de adelanto a una reunión laboral es muy improbable que hayamos decidido llevarnos los apuntes de las clases. A menos, claro, que los tengamos en nuestro teléfono.

Debido a ello, muchas escuelas de negocio se han unido a sistemas informáticos como BlackBoard Learn, un complejo sistema mezcla de base de datos, carpeta de contenidos y foros interactivos donde aprender; o Coursera, la web (y ahora aplicación) en la que diferentes universidades suben cursos de carácter gratuito en los que, si se desea, se paga el título al final del programa.

Solicita un curso en tu empresa…

Muchas empresas, para evitar fuga de talentos y la pérdida de los mismos por obsolescencia, imparten cursos a sus empleados o participan de su coste a través de becas o cursos internos que ayudan a hacer más sólido el perfil laboral de sus empleados.

En cualquier caso, si la formación está relacionada con nuestro puesto de trabajo, siempre podemos pagarla a través del sistema de compensación de la empresa y ahorrar una parte importante de su coste. 

Para acceder a este tipo de servicios, debemos consultar las diferentes posibilidades con administración y recursos humanos, poniendo énfasis en la importancia que tiene disponer de un trabajador bien formado y al día en su campo.

… O busca la formación a distancia que mejor se adapte a ti

Cuando el tiempo escasea, los cursos presenciales pueden suponer un esfuerzo excesivo, ya que requieren que, además de estudiar, atendamos a las clases, con lo que ello implica en desplazamientos.

Sin embargo, gracias a las nuevas tecnologías, la formación a distancia es cada vez más completa. Existen en la red un amplio abanico de cursos específicos, muchos de ellos gratuitos, y hasta podemos cursar una carrera e ir avanzando poco a poco gracias a las diferentes universidades a distancia, como la UNED.

La falta de tiempo ya no es una excusa para no estudiar y conseguir un perfil profesional acorde a la dinámica de los negocios modernos.

En Naranja | ¿Sabes cuánto puedes ahorrar si compras a través del sistema de compensación flexible de tu empresa?

Imagen | Unsplash

Conversación