No imaginarías cómo una simple transferencia puede hacerte ahorrar

A todos se nos ocurren muchos métodos de ahorro: no caer en las “trampas” de los supermercados para consumir más, bajarnos las últimas aplicaciones móviles para encontrar la gasolinera más barata o evitar pérdidas de calor en invierno. Sin embargo, a pesar de que todas estas sencillas acciones suponen un importante ahorro al final de año, para muchas personas, todavía no es suficiente.

Ahorrar puede convertirse en una tarea complicada. Los esfuerzos de nuestro día a día son necesarios y, sin duda, nos ayudan a mantener un cierto remanente a final de mes pero, qué mejor forma de llegar aún más desahogados si podemos contar con un dinero adicional. Vamos a dejar atrás los convencionalismos y evitemos esfuerzos innecesarios; una simple transferencia es la clave del ahorro.

Ahorrar funciona, pero el preahorro ayuda

El preahorro es una fórmula muy sencilla que consiste en apartar un dinero antes para poder ahorrar a posteriori. Dicho de otro modo, consiste en ahorrar a principio de mes, en el mismo momento en el que nuestra empresa nos abona la nómina en la cuenta corriente.

Se trata de un ahorro automático, que se consigue ordenando a nuestro banco que realice una transferencia automática el día 1 (o el día 5) de cada mes a otra cuenta corriente, a una cuenta de ahorro o, incluso, y dependiendo de nuestras necesidades, a un fondo de inversión.

Como el dinero no llega en ningún momento a nuestro bolsillo, no es necesario realizar un enorme esfuerzo para no gastarlo y se evitan tentaciones innecesarias e injustificadas, de manera que acabamos ahorrando de forma automática.

¿Por qué funciona tan bien el preahorro?

preahorro_2

En los últimos años, y de la mano de los nuevos servicios que ofrecen las entidades financieras, el preahorro se ha convertido en una fórmula perfecta para muchas personas. No en vano, se trata de un método de ahorro automático, que no requiere ningún esfuerzo y que nos lleva cinco minutos o menos, el tiempo que tardamos en ordenar a nuestro banco que realice la transferencia por nosotros.

Pero, además, podemos constituir un fondo automático de ahorro a lo largo de un período de tiempo considerable. Si el destino de nuestros fondos es un producto remunerado o, incluso, un fondo de inversión, podremos obtener, además, una rentabilidad adicional por nuestro dinero, con total disponibilidad.

¿Cuánto deberíamos preahorrar cada mes?

La respuesta, como casi todo es, depende. Depende de nuestros ingresos, de nuestros gastos y de nuestras necesidades. Evidentemente, aplicar este método de ahorro significa renunciar a una cierta cantidad de dinero mes tras mes para acometer nuestros gastos corrientes y darnos algún que otro capricho.

En cualquier caso, lo razonable es comenzar con una cantidad pequeña, en torno al 5% de nuestros ingresos mensuales. Si pasados dos meses, podemos asumir este desembolso, podemos modificar la transferencia y aumentarla hasta el 10% o el 15% y si todavía tenemos cierto margen, hasta el 20%, cantidad más que suficiente para obtener una cantidad importante de dinero ahorrada al cabo de un año.

¿Qué productos son mejores para preahorrar?

La cuenta o el producto de destino de nuestra transferencia debe utilizarse, únicamente, con la finalidad de ahorrar. Debemos evitar transferir nuestro dinero a cuentas corrientes que utilizamos para domiciliar nuestros recibos, o con tarjetas de crédito o débito asociadas.

Lo más recomendable es guardar el dinero en una cuenta de otro banco, sin comisiones, remunerada y con total disponibilidad, como la Cuenta NARANJA, con el objetivo de poder recurrir a nuestro dinero en caso de imprevistos, sin ningún tipo de coste asociado y, a ser posible, obteniendo un cierto rendimiento.

Si optamos por un fondo de inversión, lo mejor es optar por uno de renta fija o un fondo de inversión garantizado, con una rentabilidad cierta y segura. Al igual que la cuenta remunerada, éste debe tener los mínimos costes por comisiones posibles, total disponibilidad y las mínimas restricciones en cuanto a las aportaciones a realizar. Los Fondos de Inversión NARANJA son una excelente opción para nuestro preahorro, en especial aquellos más conservadores.

Una fórmula a la que ya se han apuntado muchas personas

Las virtudes del preahorro son las claves de su éxito. Es un método de ahorro fácil, es rápido, automático y, sobre todo, eficaz. Y, lo más importante: funciona. Las personas que han aplicado este método aseguran que se ahorra diez veces más que aquellas personas de su misma edad y salario que no lo han empleado. Tiene resultados eficaces desde el primer mes, y nos ayuda a obtener una enorme libertad financiera en muy poco tiempo. ¿Te apuntas?

En Naranja | La nueva Cafetera Infinita ¿Ahorro o coste añadido?

Imagen | Alexas_Fotos

Conversación