No te quedes encerrado en casa por el frío: 19 planes para este otoño

Cuando bajan las temperaturas y los días se hacen más cortos, muchas veces nos entran ganas de hibernar como los animales hasta que vuelva el buen tiempo. Pero hay mil posibilidades de disfrutar del ocio y poner al mal tiempo buena cara. Aquí te damos algunas ideas para que este otoño no te quedes encerrado en casa por el frío.

Existe una tendencia generalizada a asociar el otoño con la tristeza, sobre todo cuando llegan las lluvias. El cambio de hora, que hace que anochezca, antes aumenta nuestras ganas de comer, dormir y no salir de casa. Sin embargo, el otoño ofrece alternativas de ocio que no deberíamos perdernos.

Actividades y deporte al aire libre

El senderismo es una de las actividades más gratificantes para practicar en otoño, cuando no hace tanto calor y tanto el campo como la montaña están en buenas condiciones. Existen parajes atractivos por toda la geografía española que nos permiten disfrutar de la naturaleza al tiempo que ahorramos, pues el senderismo es gratis.

En esta época son muy recomendables la ruta del Cares (Asturias y León), el parque nacional de Ordesa y Monte Perdido (Huesca) o el Hayedo de Montejo (Guadalajara). Una recomendación para evitar contratiempos, planificar bien la ruta y no ir nunca solos. Tampoco hay que olvidar que ahora se abre la temporada de caza, por lo que hay que extremar las precauciones para hacernos visibles en la montaña.

La bicicleta es una buena aliada para salir de casa, tanto para circular por la ciudad como para hacer rutas por el campo. De hecho, los amantes de la bicicleta de montaña disfrutan de la mejor época para hacer rutas. En Pedales del mundo ofrecen rutas de BTT, ciclismo en carretera y otras rutas para hacer sin prisas. Destaca su ruta Pedals del Foc en el parque nacional de Aigüastortes en el Pirineo leridano.

nordic walking Para quienes todavía no se han lanzado al running porque creen que es demasiado duro y andar les parece poco ejercicio, tienen la opción de iniciarse en la marcha nórdica. Andar con un par de bastones especiales que ayudan a impulsar el movimiento es habitual en los países nórdicos, pero ahora comienza a ganar adeptos en España por sus buenos resultados. A saber, mejora la capacidad respiratoria, no es agresiva para los tobillos y la espalda, y consigue trabajar tanto las piernas como los brazos y el tronco. No se puede pedir más.

Actividades que solo podemos hacer en otoño

Si hay algo que está intrínsecamente vinculado con esta época es… coger setas en el monte. Este año se prevé una buena campaña en todas las zonas gracias a las abundantes precipitaciones caídas desde que comenzó el otoño. En algunas zonas es necesario pedir un permiso para recoger las setas con el fin de evitar la degradación de los montes. Se deben respetar una serie de recomendaciones sobre cómo coger las setas o transportarlas en una cesta para facilitar que se extiendan las esporas. Y, sobre todo, no hay que arriesgarse a coger setas que no se conozcan, porque las hay venenosas que provocan graves intoxicaciones.

También es posible disfrutar de las setas más allá de su recolección asistiendo a  jornadas micológicas que se organizan durante la temporada, con talleres para conocer las setas y la forma de cocinarlas.

Visitar bodegas y viñedos es otra actividad característica de esta época del año. Aunque en algunas zonas ya ha terminado la vendimia, ahora se puede aprender todo el proceso de creación del vino en alguna de las múltiples bodegas abiertas al público. Además, se organizan cursos de cata, maridaje de vinos y hasta se puede disfrutar de tratamientos de belleza con vino.

A pesar de que está finalizando la temporada, quizás todavía se puede asistir a la berrea, ceremonia con la que los ciervos machos intentan atraer a las hembras. En los diferentes parques naturales donde habitan se organizan excursiones para ver cómo los ciervos jóvenes pelean por conseguir perpetuar la especie.

Actividades para que disfruten los más pequeños

La cita más importante para los niños en otoño es, sin duda alguna, la fiesta de Halloween y buscar los disfraces es un problema para los padres. Una buena idea es practicar el DIY (Hazlo tú mismo) y preparar los disfraces con ayuda de los niños: ahorraremos dinero y ganaremos en diversión. Además, los parques temáticos organizan fiestas terroríficas pensadas para los más pequeños.

También se pueden aprovechar las salidas con los niños al campo o al parque para recoger hojas secas, piñas, castañas… con las que realizar manualidades en las tardes de lluvia en las que no se puede salir.

plantar floresLa jardinería es otra actividad al aire libre en la que los niños pueden participar. Ahora es el momento de plantar bulbos de tulipán, jacinto y narcisos que florecerán en la próxima primavera y harán de nuestra terraza un vergel por muy poco dinero, pero también se pueden plantar pensamientos, prímulas o crisantemos para tener flores todo el invierno.

Actividades culturales baratas: exposiciones y cine

Entre las exposiciones que deben figurar en la agenda de otoño en Madrid destacan Munchen el Thyssen Bornemisza, y Kandinsky, en Centro Centro.  

En Barcelona, la Fundación Mapfre abre sala con la exposición Triunfo del color, de Van Gogh a Matisse, con cuadros de los museos d’Orsay y de l´Orangerie de París.

Una salida al cine merece el estreno del documental “Él me llamó Malala”, sobre la vida de Malala Yousafzai, ganadora del Premio Nobel de la Paz, herida por los talibanes en Pakistán. Por su parte, “Ocho apellidos catalanes”, intentará repetir el éxito del año pasado de “Ocho apellidos vascos”, jugando con los tópicos de catalanes, andaluces y vascos.

Finalmente, también es buen momento para iniciarnos en algún hobby. Existen multitud de sugerencias sobre cursos o talleres de repostería, cocina, costura creativa o hasta para aprender a tejer nuestros propios jerséis para el invierno y ahorrar en ropa. Busca la que más te atraiga y este otoño no te quedes en casa.

En Naranja | Cómo organizarte unas vacaciones a buen precio con dos días de antelación

Conversación