Nueve destinos para viajar con niños donde no se acordarán de la playa

Agosto es el mes vacacional por excelencia. En las grandes ciudades cuelgan los carteles de cerrado en comercios y hostelería mientras que las poblaciones de playa se llenan hasta cubrir casi el 100% de la oferta turística. A pesar de que la playa es el destino elegido por el 62% de los españoles, según el estudio sobre Vacaciones y ocio, existen alternativas para viajar con niños a destinos sin playa y planes urbanos para pasar el verano.

Parques temáticos, de aventura o acuáticos, piscinas naturales, lugares donde descubrir las huellas de dinosaurios o museos interactivos para desarrollar la imaginación de los niños son algunos de los destinos más atractivos para viajar con niños en vacaciones.

1. Parques temáticos ofrecen diversión y alojamiento

Existe una variedad enorme de parques temáticos en los que además de disfrutar de las atracciones es posible alojarse. El pionero Port Aventura (Tarragona) celebra este año su vigésimo aniversario. Durante estos años ha ampliado su oferta a seis áreas temáticas diferentes Mediterrània, Far West, Polynesia, China, México y SésamoAventura con atracciones de récord como la montaña rusa más alta de Europa y cuatro hoteles de cuatro estrellas.

Para disfrutar de una aventura en África hay que viajar hasta Selwo Aventura (Estepona) donde se recrea el hábitat natural de los diferentes animales que viven allí. La experiencia se completa con el alojamiento en Selwo Lodge, 23 cabañas de madera y piedra como en las reservas africanas.

El parque Warner (Madrid) dedicado al mundo del cine ofrece entrada combinada al parque acuático Warner Beach y alojamiento en varios hoteles cercanos.

2. Parques de animales, algo más que zoológicos

Bioparc, con sedes en Fuengirola y Valencia, son los únicos zoos de inmersión de Europa, que se caracterizan por recrear los ecosistemas originales de cada especie animal, para que puedan verse en su estado natural. Aunque no tiene alojamiento, los hoteles de la zona ofrecen paquetes combinados con entrada al parque.

En Cantabria destaca el parque natural de Cabárceno creado en una antigua explotación minera a cielo abierto, que se ha convertido en el lugar de conservación en semilibertad de diferentes especies de todos los continentes.

3. Parques acuáticos con atracciones en el agua

 

Parque acuático en Port AventuraPara los que se han quedado con ganas de ir a la playa existe la alternativa de los parques acuáticos para refrescarse y divertirse con las múltiples actividades que se pueden realizar en los toboganes gigantes, piscinas con olas, jacuzzis y juegos acuáticos donde aplacar el calor veraniego. Algunos parques temáticos tienen su propio parque acuático como Costa Caribe Aquatic Park en Port Aventura o Warner Beach en el parque Warner.

4. Parques de aventura en estado puro

El parque Aventura Amazonia en Cercedilla (Madrid) es un destino al que viajar con niños para disfrutar de la aventura en la naturaleza, con más de 100 juegos en los árboles y 22 tirolinas repartidas en seis circuitos de aventura.

Existen otros parques de aventura, aptos para todas las edades, en Pelayos (Madrid), Villanúa (Pirineos), Víznar (Granada) y Marbella.

5. Piscinas naturales, agua dulce para sofocar el calor

Piscinas naturalesEn verano darse un baño apetece en cualquier momento y lugar pero hay piscinas naturales que por su enclave son atractivas y seguras para los niños. En Madrid destacan las Presillas en el rio Lozoya en Rascafría y Las Chorreras en Cuenca, un paraje lleno de cascadas, saltos de agua, piscinas y pozas en el rio Cabriel.

En el Valle del Jerte (Cáceres) está la Garganta de los Infiernos con 13 piscinas naturales formadas por la erosión del agua sobre las rocas de granito, que ha creado “pilones”, descensos irregulares de agua donde los niños pueden deslizarse y pasarlo en grande aunque para acceder hay que recorrer una ruta de unos 3 kilómetros.

6. Acuarios para descubrir la fauna marina y fluvial

El Oceanografic, en la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, es el centro oceanográfico más grande de Europa en el que se reproducen los ecosistemas marinos del Ártico, el Antártico, el Mar Rojo y el Mediterráneo con más de 500 especies y más de 45.000 ejemplares.

El Acuario de Zaragoza se diferencia del resto por estar dedicado a la fauna fluvial, recreando los ambientes de los ríos Nilo, Mekong, Amazonas, Darling y Ebro, con cocodrilos del Nilo, pirañas amazónicas y las nutrias del Ebro.

7. Descubrir las huellas de los dinosaurios

Películas como la reciente Jurassic World han contribuido a incrementar el interés por conocer cómo eran los dinosaurios y en Territorio Dinópolis (Teruel) se pueden encontrar las respuestas. Aquí se junta Dinópolis, el parque paleontológico de dinosaurios más grande de Europa, con reproducciones a tamaño real y recreaciones de los lugares donde vivían, con Inhóspitak (Peñarroya de Tastavins), con fósiles y huesos originales; Legendark (Galve), con el primer dinosaurio de España; el Bosque Pétreo (Castellote),  la Región Ambarina (Rubielos de Mora) y el Mar Nummus(Albarracín).

La Ruta de las Icnitas en Soria permite conocer las huellas de los dinosaurios al aire libre en más de 15 yacimientos abiertos a la visita en las tierras altas de la provincia. La oferta de ocio se completa con el Parque Cretácico de Aventuras situado en San Pedro Manrique que combina la diversión con la didáctica.

8. Destinos en contacto directo con la naturaleza

Ecolodge, en el parque natural de Cabañeros, es un alojamiento rural formado por cabañas para vivir como auténticos tarzanes. En este entorno se pueden realizar safarís 4×4, rutas a caballo o kayak en el embalse de Torre de Abraham y actividades de senderismo por Cabañeros y la reserva del Cíjara.

En el parque de Sendaviva (Navarra), cerca de las Bardenas Reales los niños se pueden divertir en más de 30 atracciones. El parque tiene una extensión de 120 hectáreas y 800 animales de 200 especies distintas.

Otra alternativa es realizar un crucero ambiental en el lago de Sanabria (Zamora) que se caracteriza por ser el lago glaciar más grande de la península.

9. Museos interactivos para experimentar

El Museo Domus (A Coruña) es el primer museo interactivo del mundo dedicado al ser humano, con más de 200 módulos interactivos. Forma parte de los Museos Científicos coruñeses junto con la Casa de las Ciencias, que fue el primer museo interactivo público que alberga un planetario y el Aquarium Finisterrae.

En el Museo de las Ciencias de Valencia está prohibido no tocar pues desde su creación en 2000 es un referente de la ciencia interactiva, con el objetivo de fomentar la curiosidad y el espíritu crítico en torno a la ciencia, la tecnología y el medio ambiente.

Imágenes | PortAventura

En Naranja | Cómo encontrar destinos baratos de vacaciones aplicando consejos económicos

 

Conversación