Las ocho City Pass que son realmente útiles cuando nos vamos de viaje

A la hora de viajar en vacaciones, son muchas las cosas que hay que tener en cuenta: el desplazamiento, el alojamiento, la alimentación… y también, por supuesto, las visitas a museos y otros puntos de interés. Ocurre que, a menudo, estas cosas las dejamos para el final, o incluso las improvisamos sobre la marcha una vez en el destino, lo que no siempre es una buena idea. Puede que una vez allí descubramos que era necesario reservar con antelación, que el precio de la entrada sea superior al esperado, o que las colas sean muy largas.

Para ayudarnos a planificar  y ahorrar en nuestras visitas a las grandes ciudades, en los últimos años han surgido las conocidas como City Pass o Tourist Cards, que aúnan en una sola compra las entradas a las principales atracciones turísticas de la ciudad, con importantes descuentos. A continuación, revisamos las ocho City Pass de los principales destinos turísticos y analizamos cuándo resultan rentables.

New York City Pass

 

empire-state-building-1081929_1920

La ciudad de Nueva York es probablemente una de las más abrumadoras en cuanto oferta turística, pero también es cierto que hay una decena de museos y puntos de interés que son imprescindibles. Desde la Estatua de la Libertad hasta el Empire State, pasando por el Museo del 11S, el MET, el MOMA, el Guggenheim o el Museo de Historia Natural.

Todos ellos están incluidos en la New York City Pass, que ofrece un descuento de un 40% con respecto a los precios oficiales (aunque en el MET se puede entrar gratis si no se quiere hacer la donación sugerida) y, sobre todo, nos permite evitar muchas colas, especialmente en el Empire State, el Museo del 11S y la Estatua de la Libertad. El único que se queda fuera es el museo del MOMA.

Es recomendable para visitas largas, de al menos cinco días

Venezia Unica

grand-canal-918699_1280

 

La gran virtud de la Venezia Unica es que se puede personalizar al gusto de cada uno, con importantes descuentos en los precios de las entradas a iglesias (las que forman parte del Chorus) y los Museos Cívicos de la ciudad (la gran mayoría). Su gran ventaja, además del ahorro, es que nos evitaremos la grandes colas que se forman en algunos puntos de interés, como el Palacio Ducal y algunos museos.

Es recomendable tanto para visitas cortas como largas, aunque debemos valorar correctamente el tiempo que tenemos para no comprar más entradas de las que vayamos a utilizar.

París Pass Lib

paris-843229_1280

 

París es una ciudad cara de visitar: muy grande y con muchos museos. La Paris Pass Lib es una tarjeta que unifica el transporte (metro y bus) y las entradas a los principales museos y atracciones (como el Louvre, el Orsay, Notre Dame o el Centre Pompidou) durante los días que se desee. Sale rentable en visitas largas de cinco días.

Boston City Pass

boston-1099418_1920

 

Aunque Boston no es un destino tan turístico como la Gran Manzana, tiene uno de los mejores museos de ciencia del mundo, así como un observatorio y un acuario dignos de mención.

Si viajáis con niños, el Boston City Pass es una buena opción para visitas de al menos cuatro días, ya que incluye entradas a los tres museos con un descuento del 43%, así como un crucero por la bahía o una entrada al Museo de Bellas Artes.

Roma Pass

rome-441767_1280

 

Roma es una ciudad que visitan millones de personas al año, especialmente en verano, por lo que las colas pueden robarnos mucho tiempo de vacaciones. Con Roma Pass podemos evitarlas al tiempo que ahorramos en el precio de las entradas. Además, incluye transporte en metro, autobús y tranvía. Hay para visitas de dos y tres días (podemos comprar más de una si vamos a estar más tiempo), y es recomendable para quienes no quieren andar mucho.

Para los que sí disfrutan paseando de un punto a otro de la ciudad (Roma es siempre interesante por el camino) quizás resulta más económica la Archaeologia Card, que da acceso a todas las ruinas (Colosseo, Palatino, Foro Romano, Termas de Caracalla…) con un gran descuento y evitando colas. Eso sí, solo recomendable para viajes largos de al menos cinco días, ya que hay mucho que visitar.

The London Pass

london-530055_1920

 

La London Pass es quizás la menos interesante de las City Pass, ya que los principales museos de la ciudad son gratuitos, como la National Gallery, el Tate Modern o el British Museum. Sin embargo, si vamos a pasar muchos días en la capital británica y tenemos previsto realizar visitas “secundarias” como la Torre de Londres, el Tower Bridge Exhibition o Westminster Abbey, puede resultar rentable.

Berlin WelcomCard

east-side-50727

 

Berlín es una ciudad maravillosa con muchas cosas que ofrecer al turista, empezando por la Isla de los Museos, a la que uno podría dedicar varios días de visita. La Berlin WelcomCard incluye, precisamente, la entrada a estos museos y transporte gratuito por la gran ciudad, que dispone de una amplia red de metro y autobuses. Es interesante para visitas de tres días o más.

Chicago City Pass

bridge-991931_1920

 

Aunque Nueva York se lleva la fama, Chicago es otra de las grandes ciudades norteamericanas que no deben dejar de visitarse. Con Chicago City Pass obtendremos el acceso a las grandes atracciones, como el Shedd Aquarium, el Skydeck (mirador de la torre más alta) el Field Museum, el planetario, el Art Institute y el museo de la ciencia. De nuevo, evitando colas, algo muy a tener en cuenta sobre todo en temporada alta.

Estas son ocho City Pass que son realmente útiles cuando nos vamos de viaje, pero casi cualquier ciudad mínimamente turística tiene la suya propia. La recomendación general es que comparemos precios y valoremos si vamos a hacer uso de todas las entradas incluidas, y que preferiblemente optemos por una tarjeta que cuente con el apoyo de la entidad responsable de turismo de la ciudad.

En Naranja | Ya tienes el vuelo y el hotel más barato: ¿Por qué no ahorras también en tus visitas turísticas?

Conversación