Ofertas en el gimnasio y otras formas de ahorrar dinero y ganar salud

Ahorrar en el gimnasio

Estamos en unos meses donde la vuelta al cole también supone la vuelta al gimnasio. A partir de septiembre la cuota mensual de los gimnasios sufrió la dura subida del IVA nada menos que del 8 al 21 %. Al sector del fitness no le ha quedado más remedio que reinventarse y son ya muchos los gimnasios que ofrecen ofertas interesantes donde podemos ahorrarnos unos euros.

A continuación podemos ver algunas fórmulas que los gimnasios están ofreciendo para abaratar las cuotas. Al igual, nosotros podemos hacer nuestra propia sesión de ejercicio en casa o en el parque y ahorrarnos unos euros.

Ofertas que podemos encontrarnos en los gimnasios

Una de las primeras políticas para ajustar precios ha sido la de no pagar por aquellos servicios que no utilizas, que normalmente son muchos. Esto beneficia a ambas partes ya que el consumidor se ahorra dinero por actividades que no va a hacer y el gimnasio puede captar a gente que solo se apuntaría por realizar un tipo de actividad. ¿Si solo me interesa hacer spinning, por qué pagar por el resto?

Si tienes la firme decisión de estar en el gimnasio durante mucho tiempo, lo que más conviene es pagar un año entero de golpe. Con este sistema te puedes llegar a ahorrar del 10 al 30% de la cuota mensual. El gimnasio siempre va a buscar la fidelización del cliente, por eso ofrece descuentos a los que pagan más meses seguidos. La cantidad que pagas al principio es grande pero a la larga va a compensar.

Busca a algún amigo o conocido que esté interesado en apuntarse a tu gimnasio. Hay ofertas en las que ofrecen descuentos por traer a gente nueva. Son descuentos del tipo: un mes gratis o pagar menos en las cuotas mensuales.

Horario parcial, de mañana o de tarde. Es otra de las opciones que muchos gimnasios nos ofrecen para ahorrarnos unos euros. Normalmente el horario de mañana suele ser más barato al contar con menos volumen de gente, por lo que si tu jornada laboral te lo permite, es una buena opción.

Una forma de utilizar el gimnasio aunque no es muy conocida ni extendida es pagar por días o semanas. Los gimnasios se adaptan al cliente y saben que hay gente que por trabajo o cuestiones personales habrá semanas que no aparecerán por allí. Pagar solo por los días a los que vas al gimnasio también es una buena forma de ahorrar y algo más justo.

Para captar clientes, lo gimnasios suelen dar bonos de entrenamiento gratis, donde puedes ir uno o dos días a comprobar si ese gimnasio te interesa. También puede aprovechar la última semana del mes para apuntarte, normalmente el centro no te la va a cobrar.

¿Gimnasio grande o gimnasio de barrio? Esa es la cuestión. El primero suele ser más caro, pero también ofrece más servicios y las fórmulas de pago también suelen estar más abiertas. Los gimnasios de barrio son más baratos y si tienen la actividad que nos gusta puede ser la opción perfecta: ahorro, no suele haber tanta gente y el trato es más cercano.

Ponerse en forma sin gastar dinero

Otra manera de ponerse en forma y cuidar la salud sin gastar dinero es hacer deporte por nuestra cuenta. Todo depende del objetivo que tengamos: perder peso, tonificar, ganar resistencia o simplemente pasarlo bien haciendo deporte. Aquí tenemos la opción de hacer deporte en casa o al aire libre, y si lo hacemos en compañía, mejor que mejor.

Yo no soy muy fan de hacer deporte en casa, suele ser aburrido y monótono, pero si no queda otra opción y somos disciplinados da resultados. En casa podemos hacer un trabajo de resistencia si tenemos alguna máquina del tipo bicicleta estática o elíptica. Para tonificar, con un par de mancuernas tenemos la posibilidad de hacer muchos ejercicios o montarnos un circuito como el que se os muestra a continuación:

Tablas de ejercicios para hacer en casa: circuito de fuerza

Una de las mejores opciones es hacer deporte al aire libre, además de entretenido, no hay nada como ir a un parque cercano y respirar aire puro. Sin duda el deporte más barato que podemos hacer es correr, lo único que necesitemos son un par de zapatillas y nuestras piernas. La bicicleta también es una buena opción, se gana mucha resistencia en poco tiempo y se difruta de lo lindo haciendo rutas por nuestro entorno cercano.

Si estamos interesados en hacer deporte para perder peso o ganar resistencia, podemos salir a correr, andar o con la bici de 2 a 4 veces por semana un tiempo de 40 a 60 minutos, dependiendo de nuestra forma física. Cada semana podemos añadir 3-5 minutos más al tiempo y así progresar poco a poco. En cuestión de unos días te aseguro que notarás los resultados.

La famosa frase: “no me apunto al gimnasio porque es muy caro”, cada vez es una excusa menos utilizada. Primero porque hay fórmulas para abaratar el costa del gimnasio y segundo y más importante, porque no es necesario apuntarse al gimnasio para ponerse en forma.

Juan LaraJuan Lara es un jiennense apasionado del deporte. Es licenciado en Ciencias del Deporte y diplomado en Nutrición Humana y Dietética por la UGR. Después de probar disciplinas como el tenis, atletismo y ciclismo, ahora hace sus pinitos en el triatlón y se apunta a cualquier aventura que incluya naturaleza y deporte. En la actualidad ejerce como profesor de Educación Física y se le puede ver hablando de deporte y nutrición en Vitónica.

Foto | www.localfitness.com.au
En Naranja | Practica deporte para ahorrar en salud

Conversación

  • phluisma

    El problema de “hacer deporte” en este país, es que no tenemos la formación adecuada como “usuarios”.
    Y en una gran mayoría de gimnasios nadie te “monitoriza” y la gente hace barbaridades cuando hace abdominales u otros ejercicios básicos.

    Así que muchas veces hacer deporte acaba siendo peor que estar quietecito.

    Yo os animo a hacer deporte, y EXIGIR que en el gimnasio te expliquen y te tutelen los ejercicios mientras no aprendas a hacerlos adecuadamente para evitar lesiones. Y una vez que has aprendido, puedes hacerlos tú en tu casa, o en los parques. Eso sí, hace falta ser muy disciplinado, por eso os aconsejo que lo hagáis con amigos así no faltaréis a la cita.

    • Juan Lara

      Por suerte cada vez hay más monitores especializados que se preocupan por sus clientes. Este problema suele ser común y como dices, peligroso. Sobre todo al principio hay que hacer un seguimiento y tutorización de esa persona que entra al gimnasio.