Otoño, la estación en la que se podan los árboles pero también… los gastos

poda_gastos

Septiembre es el mes en el que se acaba el Verano y comienza oficialmente el Otoño, aunque en algunas ocasiones el veranillo de San Miguel nos dé alguna que otra tregua y alegría. Las hojas de los árboles se caen y, con el objetivo de impulsar su crecimiento, los jardineros realizan la poda, es decir, el proceso mediante el cual se recorta un árbol o un arbusto para permitir un desarrollo más fuerte y saludable, además de ayudar en su producción de frutos.

Sin embargo, el mes de Septiembre es más famoso porque comienza el colegio para muchos niños españoles y supone uno de los mayores desembolsos de todo el año. Al igual que los jardineros recortan las ramas de los árboles, conviene que nosotros metamos también la tijera y realicemos la poda… pero de nuestros gastos.

Septiembre, el mes de los gastos extraordinarios

En Navidad, las familias españolas cometemos tantos excesos y tenemos tantos compromisos que nos hacen incurrir en numerosos gastos que lastran nuestras rentas, haciéndonos entrar en el Nuevo Año con lo justo para pasar el mes (o, en algunos casos, con bastante menos de lo justo). Es la famosa cuesta de Enero que todos tenemos que escalar y superar como si de un puerto de montaña del Tour de Francia se tratase.

Sin embargo, la pendiente de la cuesta de Septiembre tiene un desnivel igual o superior a la cuesta de Enero. Gastos necesarios como material escolar, uniformes para los niños, libros de texto u otros más irrelevantes como la matrícula del gimnasio del que siempre nos acordamos cuando llegan estas fechas para eliminar los kilitos de más que hemos cogido durante el verano.

No debemos desesperar. La lista de gastos se hace interminable y nuestra renta es, como siempre, limitada. En cualquier caso, ¡qué mejor momento para revisar nuestros gastos, eliminar los innecesarios o ajustar los gastos imprescindibles! Es hora de meter la tijera hasta el fondo. Comienza el proceso de poda.

¿Por dónde puedo empezar?

Según los expertos de iAhorro.com, Septiembre es, casi con toda seguridad, el mes más complicado para las familias españolas en lo que a gastos se refiere. Sin embargo, también es una oportunidad inmejorable para ajustar los gastos del mes a nuestra renta. Algunos de ellos son los siguientes:

  1. ADSL: según los últimos estudios de iAhorro, el 80% de los usuarios de ADSL tienen contratado un servicio que no se adapta a sus necesidades. En la mayoría de familias, no se exprimen los 10,30 ó 50 Mb que ofrece el servicio. Por este motivo, una red con un ancho de banda menor puede ser más suficiente pero, sobre todo, más barato.
  2. Tarifa móvil: ¿de verdad aprovechamos una tarifa plana de móvil que incluye llamadas? La proliferación de aplicaciones móviles de mensajería instantánea hacen que hayan cambiado nuestra forma de comunicación, en especial porque los mensajes son gratuitos. Ya no es necesario llamar tanto como antes, y las tarifas de los OMV cada vez son más competitivas. Una tarifa barata pueden ser más que suficiente para nuestras necesidades.
  3. Gastos financieros: en muchas ocasiones no le solemos prestar demasiada atención, ya que asumimos que son costes necesarios. Sin embargo, las entidades financieras están ávidas de obtener nóminas. Las cuentas nómina deberán estar libre de todo tipo de comisiones, tener tarjetas asociadas gratuitas y permitir sacar dinero de cajeros sin cargo. Si no es así, siempre podemos cambiar de banco o negociar con el nuestro mejores condiciones.
  4. Depósitos: solemos concebir el ahorro como el recorte de los gastos, pero también tiene que ver con la obtención de una rentabilidad adicional. en caso de contratar un producto financiero de este tipo, la rentabilidad ha de ser superior a la inflación para no perder poder adquisitivo, además de otras condiciones beneficiosas para nosotros.
  5. Seguros: es uno de los pocos productos que existen que pagamos más por imperativo legal que porque realmente nos proporcionen algún tipo de prestación directa. La mayor competencia en el sector permite conseguir precios cada vez menores; hay multitud de herramientas en Internet para obtener la mejor tarifa. Además, debemos huir de coberturas excesivas, como sucede de forma frecuente con el seguro del coche o el seguro médico.
  6. Electricidad y gas: finalizado el verano, una de las épocas de mayor consumo eléctrico por el uso intensivo de las instalaciones de aire acondicionado, es un momento ideal para tomar medidas para reducir el gasto, como por ejemplo, mejorar la eficiencia energética de nuestras viviendas o sustituir las actuales instalaciones eléctricas.

Al margen de todos estos gastos, siempre podemos revisar los típicos recibos que, aunque los estamos acometiendo, no los estamos disfrutando, como el clásico ejemplo del gimnasio. Ha pasado el verano y los excesos hacen que nos propongamos, esta vez sí, aprovechar el gimnasio. Sin embargo, en la mayor parte de los casos, se queda en un buen propósito.

Para evitar esto, lo mejor es fijarse objetivos. Por ejemplo, si no voy ni un día en la próxima semana, me desapunto. Así, con todos los gastos innecesarios que tengamos. Solo de esta manera nos desharemos de un gasto realmente innecesario. En general, todos los gastos mencionados anteriormente pueden ser reducidos o, directamente, eliminados. De esta manera, la cuesta de Septiembre será menos empinada.

En Naranja | Una vuelta al cole que pondrá a prueba nuestra capacidad de administrar recursos
Imagen | miguana

Etiquetas: , ,