Planes para viajar solo: ahorra y haz mil amigos

Como animales sociales, estamos acostumbrados a viajar acompañados: viajes con nuestra pareja, con nuestros amigos, viajes con la familia, e incluso con conocidos en redes sociales o del trabajo. Pero existen planes para viajar solo con los que ahorrar y hacer mil amigos que se salen de la norma.

Salir de viaje solo tiene suficientes ventajas económicas como para considerarlo una opción, y aunque salgas solo de casa seguro que vuelves con más amigos de los que tenías.

Aumenta la flexibilidad (y ahorra en el viaje)

Aunque no conseguirás descuentos de grupo por mucho que abulte tu mochila, la flexibilidad de viajar solo te permitirá escoger el sistema de transporte más asequible o adaptado a tu bolsillo.

No solo podrás elegir con total libertad el tipo de transporte, sino también el horario. El no tener más condicionante que tus horarios te permiten viajar, por ejemplo, al salir un viernes del trabajo. O un domingo de madrugada, llegando al destino a primera hora de la mañana y aprovechando al máximo el tiempo de viaje.

Mientras que si sales de viaje con más gente probablemente necesitéis un consenso de horario de viajes que limita no solo la experiencia en el lugar de destino, sino que aumentan el coste al tener que optar por viajes dentro de horarios comerciales.

La mayoría de los viajes se realizan con grupos de 2 (parejas) a 5 personas (familias o grupos de amigos). Estos grupos no suelen tener privilegios o precios más bajos por cantidades, y el horario disponible suele aumentar mucho el coste del viaje.

Una opción de viaje interesante entre ciudades es el carsharing, un modo de alquiler de coches para periodos muy cortos (horas o unos días). Por ejemplo, la empresa Avancar tiene solo dos ciudades en España, pero en Austria dispone de nueve ciudades entre las que te puedes mover con un vehículo, cogerlo en una ciudad y dejarlo en otra, ahorrando un billete de tren.

Un viaje en solitario abre, además, opciones a compartir vehículo con desconocidos, como mediante la aplicación BlaBlaCar. Esta aplicación conecta conductores con viajeros para compartir los gastos. Viajar solo favorece el encontrar plaza rápidamente en este tipo de vehículos y en el horario publicado que más te convenga.

Conoce gente nueva (y ahorra en alojamiento)

Nadie que quiera aprender inglés viaja con gente de su mismo idioma, pues acabará hablando en ese idioma. Lo mismo pasa con los viajes en grupo: no son demasiado buenos a la hora de conocer nuevos amigos.

No es lo mismo viajar con amigos conocidos y desayunar juntos en algún café que compartir desayuno en el comedor del hotel con personas de otra parte del mundo.

Una de las maneras más asequibles de viajar y conocer gente nueva es mediante el alquiler de camas en hostales. Un hotel ofrece un servicio de cama más baño, pero no todos los viajeros necesitamos tener la habitación disponible, y solo la usamos cuando regresamos agotados de patear la ciudad. ¿Para qué pagar una habitación entera para ti solo si lo único que harás es pasar la noche?

Alquilando una cama repartes el coste fijo de la habitación entre seis u ocho camas, disminuyendo mucho el precio final que cada uno de los inquilinos abona. Además, es un modo muy útil de conocer gente nueva, ya que son tus compañeros de cuarto. Por lo que la conversación está casi asegurada.

Otro modo de viajar por todo el mundo y ahorrar dinero en alojamiento es intercambiando tu casa en vacaciones. Existen multitud de aplicaciones y plataformas, como Couchsurfing, que te ayudan a ponerte en contacto con personas que, como tú, quieren viajar ahorrando.

El caso de Couchsurfing va más allá del ahorro, ya que uno de los objetivos de la empresa es el de que conozcas gente, hagas amigos y puedas seguir viajando a bajo coste gracias a una gran red de conocidos por todo el globo.

Airbnb es una plataforma que permite la posibilidad de alquilar un apartamento entero, una habitación, o incluso solo una cama en un apartamento particular, fomentando el ahorro y el ampliando tu red de amigos.

Mejora tu inglés (y ahorra en clases particulares)

Aunque existen aulas virtuales para que te ahorres el profesor particular, lo ideal no es ni un profesor ni una academia, sino viajar (como hemos mencionado anteriormente) y hablar con personas de todo el mundo. El mejor aprendizaje se realiza mediante la práctica, a veces por obligación, de determinadas tareas.

Si quieres aprender inglés lo mejor es viajar solo y buscar hoteles u hostales con un alto contenido en turistas extranjeros. Quizá ellos no hablen inglés fluído, pero os encontraréis en una situación de igualdad en la que el inglés suele ser el único modo de comunicar, por ejemplo, a quién le toca la litera de arriba.

En Naranja | Viajes de última hora: la ciencia para encontrarlos

Conversación