Planes urbanos para pasar el verano en ciudades sin playa

Con la llegada del verano, las noticias y las conversaciones se llenan de arena, playa y sol, incluso en aquellos lugares en los que no hay playas, como ocurre en la mayor parte de nuestro país. No todas las ciudades tienen el lujo del mar, e incluso muchas ciudades costeras carecen de playa. Pero existen planes urbanos para pasar el verano en ciudades sin playa.

Somos pocos, pero parte de los españoles no nos vamos a la playa. Quizá en busca de climas más benignos, o de mayor tranquilidad, muchos hogares hacen las maletas a ciudades que no están en la costa. Y allí también hay verano.

Los conciertos, algunos gratuitos

Algunos cantantes se cogen vacaciones, pero gran parte de ellos saben que es en verano cuando se hace caja. La Guía del Ocio es un buen lugar donde la información de los conciertos está recopilada por provincia.

GoEuro ha recopilado una lista de 10 festivales por toda Europa totalmente gratuitos. Escuchar música en directo no siempre requiere un desembolso económico.

Y, aunque no sean gratuitos, Dod Magazine tiene una lista con 56 festivales a lo largo de julio y agosto, muchos de ellos sin agua de mar en las inmediaciones. Aquí tienes un mapa con festivales por toda España para que veas cuál está más cerca de tu ciudad. En la web Festivales.com podrás buscar por ciudad, fecha, artista y precio.

Surf urbano

Es cierto, aún queda un año para poder surfear en una ciudad sin olas. Hace poco supimos que Madrid tendrá olas en 2016. Pero no por ello vamos a dejar de aprender a surfear. Iniciativas como las de UP Surf Club en Madrid cada vez están más extendidas y llegan a más gente. Este club enseña a surfear y a conservarse entre viajes surferos, para largas épocas sin playa.

Pero no se quedan ahí, también practican el Surf sobre asfalto (longboard) mediante patinetes modificados. Aunque no hay tiendas de longboard en todas las ciudades, sí que puede practicarse en todas, ya que solo necesita de unos cuantos metros de calzada libre con algo de cuesta: parkings, calles cortadas o incluso entradas a garajes privados. Por supuesto, conviene señalizar la zona mediante conos visibles además de tener varias personas exclusivamente pendientes de posibles vehículos que necesiten hacer uso de la vía.

Más agua: piscinas, lagos y parques acuáticos

Las altas temperaturas nos hacen luchar contra el calor, y ya que no tenemos playa siempre podemos ir a la piscina. En este mapa de piscinas públicas vemos que en casi todas las ciudades hay alguna, con lo que un chapuzón está asegurado a un precio asequible.

La mayoría de las piscinas públicas (y muchas de centros privados) tienen carnet para el uso de todo el verano, lo que nos acabará ahorrando dinero a la larga. Realizar un cálculo de la amortización es fácil.

Si se dispone de una buena forma física y conocimientos de natación, siempre se puede acudir a un pantano o lago cercano sin tener que hacer cientos de kilómetros a una playa. Siempre teniendo cuidado con la deshidratación, las insolaciones y las corrientes. Ya sea playa, pantano, río o lago.

Los parques acuáticos son una opción perfecta si hay pequeños involucrados en el ocio, y por fortuna somos uno de los países con más parques acuáticos (y con clima para disfrutarlos). En esta lista puedes buscar el más cercano a tu ciudad.

Acude a museos

Los museos, espacios culturales generalmente olvidados por los vecinos, suelen llenarse de turistas en verano. De hecho, somos capaces de viajar cientos de kilómetros para acceder a museos de otros países sin haber visitado primero los de nuestras ciudades.

Es raro una ciudad que no los tenga, y sus precios suelen ser muy asequibles. Existe, a nivel nacional, este directorio de museos en el que seguro que encuentras uno en tu ciudad.

Muchos museos pasan, incluso, de asequibles a gratuitos en determinadas fechas o para algunos conjuntos de la población. Por ejemplo, el Museo Nacional del Prado es gratuito para profesores, estudiantes de 18 a 25 años, desempleados… Además de todas las tardes, durante unas horas, para todo el que lo desee.

El cine de verano

Los cines de verano nos trae recuerdos del pasado, y un ambiente más fresquito y calmado. Estos cines, situados por toda la geografía nacional, nos refrescan las noches con películas fuera de cartelera a bajo coste. ¿Qué mejor manera para pasar la noche de un sábado que ir a ver con los amigos aquella película para la que no hubo tiempo?

Pero, para aquellos que prefieran los cines cubiertos, también hay opciones. Una de ellas son las filmotecas, como la Filmoteca Nacional (cine Doré), a la que se puede acudir con tan solo un par de euros en el bolsillo.

En Naranja | Un mundo sin dinero en efectivo

Imagen | Clarion Hotel Post

Conversación