¿De verdad necesitas tanta potencia en tu portátil? Siete claves que te ayudarán a elegir el que necesitas

Es posible que te haya pasado alguna vez: vas a comprar un nuevo portátil y acabas pagando el doble de lo que teníamos pensado. Eso sí, es el mejor ordenador del mercado: mucha RAM, capacidad casi infinita, muchos puertos USB…

No es hasta que llegamos a casa e instalamos un editor de texto, un navegador y un gestor de correo cuando nos damos cuenta de que usamos una fracción de su capacidad. No necesitamos, ni de lejos, tanta potencia. En líneas generales, además de aprender a decir no a las ofertas y los extras innecesarios, debemos saber qué es lo que necesitamos para comprar un portátil.

El tamaño de la pantalla

El tamaño de la pantalla se mide en pulgadas en diagonal, y el precio del ordenador suele estar muy relacionado con esa cifra. Elígela en función del uso que le darás. Por ejemplo, para visualizar documentos en paralelo, ver películas o jugar a videojuegos, probablemente necesitemos un ordenador de más de 15”, mientras que si lo usamos de manera ocasional, como tablet o como lector electrónico, 10” es suficiente.

Puede servirte de referencia la pantalla actual, ¿necesitas más o menos que eso?

Cuánto espacio físico (“gigas”) necesitas

Hay opciones con terabits de memoria (1TB = 1.000 GB), idóneas para quien trabaje con archivos muy pesados (como un montador de vídeo que maneja pistas de gigabits). Pero el grueso de la población no necesita mucha capacidad. 100 GB es más que suficiente en la mayoría de los casos.

Close-up view of the opened hard disk drive(toned in blue mode)

A día de hoy, además, podemos “vivir en la nube” a un coste asumible (muchas veces gratuito), o incluir el ocio de películas y series en streaming. Puede servirnos como cifra orientativa la capacidad que usamos en nuestro ordenador actual.

Cuánta velocidad (RAM) necesitas

A más memoria RAM, más velocidad en nuestro ordenador, así que la elección de una memoria u otra depende del uso que vayamos a darle. Por ejemplo, no tendrá la misma necesidad alguien que abra un Word, un documento de Excel y un navegador que quien esté jugando a un videojuego.

4 GB de RAM suele ser una cantidad suficiente para trabajar con archivos; 8 GB se necesitan si hacemos un uso intensivo, y 16 GB o más si realizamos renderizados, usamos programas de diseño y cálculo, abrimos decenas de programas o jugamos a juegos pesados.

¿Necesitas una tarjeta gráfica?

La tarjeta gráfica es la encargada de mostrar las imágenes en la pantalla. A mayor complejidad (más gráficos), más potencia será necesaria y más energía se consumirá de la batería. Debido precisamente a esto último surgieron las tarjetas gráficas integradas que roban recursos a la RAM pero consume mucha menos energía (y son algo más lentas).

tarjeta-grafica

Si tienes pensado jugar a videojuegos o usar programas que necesitan una tasa de refresco alta en la pantalla habrá que ir a portátiles con tarjeta gráfica independiente. Serán menos compactos, más pesados y de mayor importe. En el caso contrario, la tarjeta gráfica integrada en la placa base suele ser la mejor opción para el bolsillo.

Cuánta batería necesitas

La mayoría de nosotros rara vez pasamos más de una hora sin un enchufe. Haz la prueba de cuánto tiempo estás realmente sin luz eléctrica, y luego súmale una hora por seguridad. Esa será la capacidad que necesites. Además, ten en cuenta que la batería es una pieza que tiene fácil recambio en muchos modelos, y tiende a ser asequible cambiarla si pierde su eficacia.

closeup of laptop battery, isolated on white

Cuántos puertos USB necesitas

Uno para el ratón, y otro para un USB de datos. Con eso es suficiente para casi todos los usuarios. Añadir puertos USB suele subir el precio, y podemos plantearnos la opción de usar un adaptador para ocasiones especiales.

Contratar un seguro

Muchas veces no es necesaria la contratación de un seguro porque ya estamos cubiertos en caso de accidente. Asegúrate de dónde lo usarás, y si ya estás cubierto, para evitar pagar un seguro que ya tienes contratado para otro servicio o bien.

Pero, ¿cuánto me puedo ahorrar?

La diferencia entre comprar un portátil básico y uno para un uso intensivo o especializado es significativa. Por ejemplo, HP Stream, un ordenador con lo mínimo de 13.3” fue muy sonado este año. A un coste de 229 euros, nos ofrece una pantalla pequeña, solo 32 Gb de memoria física y apenas 2 Gb de RAM. Sin embargo es muy útil si usamos el ordenador de manera ocasional, en los viajes, como elemento de consulta o de libro electrónico.

En el otro lado (el de los extras y la calidad) podríamos tener el llamado Titan de MSI, un portátil destinado al mundo del videojuego con 18.4” de pantalla, 2 TB de memoria física, 32 GB de memoria RAM, entrada para DVD, tarjeta gráfica dedicada… ¿El coste? Casi 7.000 euros.

La clave para la compra de un portátil, como para la compra de cualquier otro objeto, es conocer las necesidades reales para lo que se compra. Una vez las tenemos claras, podemos acudir a las tiendas con esos factores en la cabeza para salir de allí con el mejor precio posible para nuestra situación.

 

En Naranja | Esta es tu particular vuelta al cole: 14 cursos online gratuitos que comienzan en otoño

Imágenes | iStock/MaxFrost, iStock/Vadim Kolobanov, Pixabay, iStock/theJIPEN

Conversación