Qué hacer (y qué no hacer) con una tarjeta bancaria en vacaciones

Cada vez más, la facilidad y seguridad que ofrece el pago a través de las tarjetas de crédito o de débito, el llamado dinero de plástico, consigue que dejemos de lado billetes y monedas. Pero, aunque las tarjetas son más seguras que el dinero en efectivo, no están exentas de ciertos riesgos, y por eso hoy os explicamos qué hacer (y qué no hacer) con una tarjeta bancaria, especialmente en vacaciones.

Resulta evidente decir que hay que tener cuidado con ellas, que no debemos decirle el PIN a nadie o que no podemos, sin más, tirarlas a la basura. Pero en el día a día del uso de las tarjetas de crédito cometemos errores menos visibles que podemos evitar con tan solo prestar un poco de atención.

La tarjeta es sólo tuya

Uno de los primeros puntos a tener en cuenta con una tarjeta de crédito es que se trata de una tarjeta unipersonal. Aunque existen tarjetas con PIN que no requieren de verificación por DNI, se desaconseja dejar la tarjeta a un amigo o familiar dado el riesgo potencial de extravío que conlleva.

En esta misma línea, no se debe mostrar abiertamente el número completo de la tarjeta (y lo mismo es aplicable a la fecha de caducidad o código de seguridad de la parte posterior) tanto en público como si se solicitan esos datos por correo electrónico o en una página web no segura.

Por supuesto, en el caso de las tarjetas de ING DIRECT, saber que pagas con una tarjeta con Protección antifraude ofrece más seguridad en tu compra.

Como consecuencia directa de los dos consejos anteriores (no prestar tu tarjeta ni mostrar sus números), se deduce que no debemos perder de vista nuestra tarjeta en los comercios. Por eso, sé tú quien lleve la tarjeta hasta el datáfono y marca el PIN de seguridad para confirmar la compra de modo que nadie pueda verlo.

Cuida el PIN

El PIN de la tarjeta son esos cuatro dígitos que introducimos a modo de clave. Gracias a este PIN, la mayoría de pérdidas o clonaciones de tarjeta no conllevan una sustracción directa de dinero, ya que se establece una barrera más de protección.

La mayoría de las tarjetas vienen preconfiguradas con un código, aunque no todas. Se recomienda establecer siempre un nuevo PIN cuando nos entreguen la tarjeta. Uno que solo nosotros sepamos.

Es recomendable conservar este PIN únicamente en nuestra memoria. Mucha gente apunta el PIN justo tras la tarjeta o en un post-it junto a ella, algo totalmente desaconsejable. Algo que suele ir muy bien es anotar el PIN camuflado en algún lugar (como un código postal, una dirección, un teléfono,…).

No lleves todas tus tarjetas juntas

La mayoría de las personas llevamos todas las tarjetas de crédito juntas, aumentando el riesgo de que, en caso de pérdida o robo, quedarnos en una situación comprometida.

Esto es aplicable especialmente a la tarjeta de coordenadas, que no se debe llevar nunca junto a la tarjeta bancaria, pero sí con nosotros. Dado que nos hará falta para hacer alguna operación por la web o por teléfono, podemos llevarla en la funda de las gafas de sol, en una mochila o dentro de la funda de la cámara de fotos. Como no es una tarjeta con la que pagar, no importará que se desimante, se doble o se retuerza un poco (siempre que sea visible su contenido).

En el extranjero, paga con tarjeta

Cuando viajamos existen varias opciones de pago: cambiar en efectivo en el aeropuerto, sacar dinero de un cajero o pagar con tarjeta. Esta última opción es la que menos coste conlleva por cambio de divisa. Además, es la que tiene más salvaguardas, como seguros de compra o accidentes.
imagen-tarjetasCon las tarjetas de crédito de ING DIRECT, dispondrás de alertas SMS gratuitas, recibiendo un mensaje de texto en tu móvil cada vez que realices una compra que supere los 50€, y también cuando el total de tus gastos alcance el importe que tú decidas. Así, aunque pierdas la tarjeta sin darte cuenta, podrás descubrir si alguien está comprando con ella y avisar inmediatamente para su cancelación.

Tampoco hay que pasar por alto el seguro gratuito de accidentes. Si pagas tus viajes con tu tarjeta de crédito de ING DIRECT, disfrutarás de un seguro de accidentes de viaje con una cobertura de hasta 120.000 euros para el titular y los asegurados de la tarjeta.

Finalmente, a la hora de organizar tu viaje, no olvides que puedes ahorrar en tus vacaciones gracias a Shopping Naranja, con descuentos en EasyJet Holidays, en las gasolineras Galp Energía y Shell, y en Hotelopia.

De todas formas, recuerda que en vacaciones lo más importante es no olvidar pasarlo bien.

En Naranja | Te contamos por qué los pagos con tarjetas contactless son cómodos y seguros

Conversación