¿Qué ocurriría si encuentras un tesoro… ¡en pesetas!?

Tesoro en pesetas

Hace poco, un amigo me contó una curiosa historia que les ocurrió en la vieja casa de campo de sus abuelos maternos. Resulta que la iba a rehabilitar y tuvo que realizar una limpieza a fondo del lugar, poniendo a buen recaudo los muebles y enseres antes de que los obreros pusieran patas arriba toda la vivienda.

Al vaciar la habitación que hacía de pequeño taller de su abuelo, quedó al descubierto una extraña cavidad, tapada por una tabla a modo de puerta, en la cual apareció un cofre de del tamaño de una pantalla antigua de ordenador y que pesaba lo suyo. La curiosidad le invadía, así que inmediatamente se las apañó para abrirlo y comprobar lo que había en su interior, que resultó ser un montón de monedas de pesetas que permanecían relucientes dentro del cofre.

Junto con las monedas de peseta había una nota, que decía: “Si alguien encuentra este dinero, debe saber que ha sido ganado con el sudor de la frente de un trabajador honrado. Sea responsable y no lo malgaste. Firmado: Don Santiago L.R.C”. El autor de la misma era su abuelo, quien antaño había trabajado en una empresa de bebidas y que se dedicaba a hacer muebles para su hogar y algunos amigos en su pequeño taller de madera.

Mi amigo echó cuentas y calculó que habría unas 250-300.000 pesetas en monedas, que al cambio, serían aproximadamente unos 1.500-2.000 euros. La cantidad de dinero era “un pico” que le vendría fenomenal para costear la reforma de la vivienda que iba a acometer. Inmediatamente se puso manos a la obra, para ver si el contenido del cofre tenía algún valor o, si se trataba tan sólo de chatarra metálica.

¿Tienen valor las pesetas hoy en día?

Mi amigo llamó a su primo, que había trabajado en un banco hacía varios años. Éste le indicó que creía que aún tenían valor, ya que hace un par de años él recordaba una noticia que había leído en Internet sobre el tema, pero que, a día de hoy, no sabía si aún seguía vigente el cambio de pesetas por euros, ni tampoco que habría que hacer.

Lo primero que hizo mi amigo fue dirigirse a la web del Banco de España, donde buscó y encontró la información que buscaba, en la sección de Billetes y Monedas en Pesetas. Pudo comprobar que la peseta no es moneda de curso legal, pero sí que conserva su valor original, pudiendo ser cambiada por euros, siempre que sea una de las que aparece en la siguiente imagen:

Cambio de pesetas a euros

¿Qué pasos hay que dar para cambiar las pesetas a euros?

Para cambiar las pesetas a euros, según informa el Banco de España en su web, hay que dirigirse con las monedas y billetes al edificio del Banco de España en Madrid, o bien, a cualquiera de las sucursales que tiene repartidas por distintas provincias españolas (Lista de sucursales, PDF). Allí analizarán el dinero a cambiar y, en caso de no ser monedas emitidas con posterioridad a 1939, el proceso cambio a euros es directo y relativamente sencillo. Si se trata de dinero emitido entre 1936 y 1939, debe ser analizado por los expertos del Banco de España.

Mi amigo aprovechó que vivía en La Coruña, donde el Banco de España cuenta con una sucursal, y se plantó allí días más tarde con el tesoro de su abuelo. Tras analizar y revisar las monedas que había dentro del cofre, resultó que el valor total de las pesetas casi alcanzaba los 2.000 euros, los cuales invirtió en el pago del primer plazo del pago de los trabajos de reforma.

Guardó el cofre y pensó que iba a escribir una nota similar y a ahorrar, igual que su abuelo, porque tal vez en el futuro, él o las generaciones venideras de la familia, podían necesitarlo y darle un buen uso. Al fin y al cabo, el esfuerzo ahorrador de su abuelo había sido protagonista de una buena historia. Tal y como a él le habría gustado. Pero Santi, como le llamamos sus amigos, tenía claro que él no guardaría el dinero dentro del cofre, sino en una cuenta en su banco.

En Naranja | Las monedas pasan y la vida continúa
Imagen | bibigeek

Conversación

  • Nines

    Muchas gracias por el post. Me viene de lujo porque tengo unas cuantas monedas que seguro que podré cambiar. Quizás corra la misma suerte y me encuentre un baúl cargado de ellas.

  • Fran Siete

    Si se va a dejar un “tesoro” a la posteridad es mejor dejarlo en oro o metales preciosos que no se devalúan tanto… y siempre tendrán posibilidad de cambiarlo pasen los años que pasen.