¿Qué potencia eléctrica necesito para ahorrar en la factura de la luz?

A partir del 1 de octubre los clientes de las diferentes comercializadoras de último recurso empezarán a recibir las primeras facturas del nuevo recibo de la luz por horas, en el que el precio de la electricidad varía según el día y la hora en el que la hemos consumido.

Estos cambios a lo largo del día nos permiten pagar unos céntimos menos por cada kWh si, por ejemplo, ponemos una lavadora por la tarde en vez de por la mañana. Lo que ocurre es que cambiar nuestros hábitos de consumo es complicado, especialmente si el ahorro no es muy significativo, sin embargo, ajustar nuestra potencia eléctrica es algo muy sencillo que nos puede ayudar a ahorrar bastante en la factura de la luz.

¿Qué es la potencia eléctrica contratada?

La potencia eléctrica que tenemos contratada cumple la función de limitar la cantidad máxima de energía eléctrica que se obtiene de la red en un momento dado, o lo que es lo mismo, el número de electrodomésticos que podemos utilizar a la vez.

potencia-luz-3

A muchos nos ha ocurrido en alguna ocasión, que “la luz salta” al encender el secador de pelo si ya tenemos la televisión encendida, la lavadora en marcha, un radiador calentando la habitación, tal vez alguien en el ordenador… Eso es porque todos esos aparatos juntos necesitan más electricidad de la que tenemos contratada.

La potencia eléctrica se mide en kW y aparece en la factura bajo el concepto “Término de potencia”. Es una cantidad fija que pagamos todos los meses independientemente de la electricidad consumida. Actualmente, para aquellos usuarios acogidos al PVPC (Precio Voluntario Pequeño Consumidor) el precio de la potencia está fijada en 42,04 euros/kW al año, o lo que es lo mismo, 0,116 euros/kW al día.

Eso quiere decir que, si tenemos 4,6 kW, al año pagaremos 193,40 euros por el término de potencia (16,11 euros al mes, más impuestos). Sin embargo, si solo necesitáramos 3,45 kW, pagaríamos 146,05 euros, y estaríamos ahorrando casi 50 euros al año (y unos 4 euros al mes).

¿Qué potencia necesito?

Ahora que ya sabemos qué es la potencia y por qué es clave para ahorrar en la factura de la luz, toca hacerse las preguntas de rigor: ¿Qué potencia necesito? y ¿tengo contratada más potencia de la necesaria?

En realidad, hay una manera de contestar primero a la segunda pregunta: si la luz “salta” normalmente cuando conectas varios aparatos con un gran consumo (el secador, una estufa, la vitrocerámica, el horno, el termo eléctrico…), y después debes bajar la palanquita del interruptor en el cuadro eléctrico, es probable que tengas contratada la potencia adecuada. Si no te ha saltado nunca, atento porque aquí vamos a ver cómo puedes ahorrar.

Calcular la potencia que necesitamos en nuestro hogar es tan sencillo como sumar la potencia de todos los aparatos eléctricos que tenemos en casa. Aquí por ejemplo he hecho una lista de la mía:

Electrodomestico Potencia (W)
Televisión 300
Videoconsola 250
Lavadora 1.500
Nevera 300
Ordenador 250
Iluminación 180
Aire Acondicionado 1.500
Termo eléctrico 1.500
Horno 1.200
Microondas 800
Vitrocerámica 1.500
Lavavajillas 1.400
Total 10.680W

Como veis, si quisiera enchufar todos los aparatos eléctricos de mi casa al mismo tiempo, me haría falta tener una potencia altísima y pagar por ella todos los meses. Pero como nunca utilizamos todos los electrodomésticos a la vez, lo que debemos hacer es multiplicar ese dato que hemos obtenido por un coeficiente de simultaneidad entre el 0,3 y el 0,5.

En mi caso, haciendo la multiplicación, la potencia que necesito está entre 3,2 y 5,3 kW. Para que os sirva de referencia, actualmente tengo contratados 3,45 kW, y aunque es verdad que tengo que tener un poco de cuidado para no poner el lavavajillas si sé que voy a encender el horno o usar el secador de pelo, por lo demás puedo hacer un uso normal y en muy contadas ocasiones supero el límite, lo cual tampoco supone mayor engorro que levantar la palanquita correspondiente en el cuadro eléctrico (suele estar al lado de la puerta) y listo.

¿Qué potencia tengo contratada y cómo puedo bajarla

Saber la potencia que tenemos contratada es tan fácil como coger nuestra factura de la luz y fijarnos en el número que aparece junto al concepto término de potencia. Las potencias que actualmente se pueden contratar son 1,15 kW,  2,3 kW, 3,45 kW, 5,75 kW, 6,9 kW, 8.05 kW, 9,20 kW, 10,35 kW, 11.50 kW o 14,49 kW, aunque si tu instalación es anterior al 2006 puede que tengas alguna de estas: 2,2 kW, 3,3 kW, 4,4 kW, 5,5 kW, 6,6 kW, 7,7 kW, 8,8 kW o 9,9 kW.

potencia-luz-4

Bajar la potencia contratada es también un proceso sencillo. Basta con llamar a nuestra compañía eléctrica y pedirlo, (algunas incluso permiten hacerlo directamente online). Después vendrá un técnico a sustituir el ICP (interruptor diferencial de potencia) en el cuadro eléctrico o, si tienes ya un contador digital, cambiarán el límite de forma remota en el propio contador.

No obstante, antes de bajarnos la potencia conviene tener en cuenta algunas consideraciones. En primer lugar, es posible que este trámite nos cueste una pequeña cantidad de dinero. Algunas compañías lo ofrecen gratuitamente pero otras cobran en torno a 10 euros.

Pero lo más importante a valorar es que, aunque bajar la potencia es sencillo y barato, volver a subirla no lo es tanto, porque en algunos casos podrá requerir de un certificado técnico (boletín de instalación eléctrica) que afirme que la instalación  está diseñada para soportar esa mayor potencia, y puede tener un coste de entre 100 y 300 euros. Este boletín también nos lo pueden solicitar para bajar la potencia si nuestra vivienda tiene más de 20 años.

Con esto en mente, ha llegado el momento de que comprobéis si tenéis más potencia contratada de la que realmente necesitáis y empecéis a ahorrar en la factura de la luz sin tener que hacer nada más, algo que también podéis conseguir con Shopping NARANJA, que te devuelve el 1,5% de tu recibo de Holaluz.com o revisando el consumo fantasma, que supone más de 100 euros al año.

En Naranja | El futuro ya está aquí: así controlaremos lo que consumo cada aparato del hogar

Conversación