¿Qué puedo hacer con la moneda que me sobra cuando vuelvo de viaje?

Si vamos a salir de viaje a un país extranjero cuya moneda es distinta del euro, tenemos que cambiar moneda para poder pagar con dinero local las pequeñas compras y en sitios donde no aceptan tarjetas de crédito o débito.

Lo mejor es ser previsor, haciendo un presupuesto de viaje y calculando la cantidad de dinero en la moneda del destino que nos hará falta, procurando que no sobre o que sea una cantidad mínima, dado que el cambio de divisa conlleva un coste que hay que tratar de minimizar. Pero ¿Qué puedo hacer si nos sobra moneda extranjera cuando volvamos del viaje?

No cambiar la divisa a euros

Si al volver de un viaje nos sobra la moneda extranjera que hemos cambiado para pagar en el país visitado, tenemos varias alternativas para gestionar los billetes y monedas que nos traemos de vuelta en la cartera en caso de que no queramos cambiarlo por euros.

En primer lugar, si tenemos previsto volver a visitar el país en poco tiempo, podemos quedarnos con la moneda y así nos ahorramos tener que volver a cambiar la próxima vez que viajemos. De esta manera, evitamos tener que repetir la gestión del cambio de moneda para recuperar su valor en euros y el coste asociado a esta operación de cambio de divisa, además del coste que supone volver a tener que cambiar de euros a la divisa de destino de nuevo en el momento en el que volvamos a visitar el país.

Si no tenemos previsto volver a visitar el país a corto o medio plazo, otra opción es quedarse el dinero extranjero como un souvenir. Esta opción sólo nos conviene en el caso de que sean cantidades pequeñas, dado que será un dinero parado que no podremos utilizar hasta realizar el cambio de nuevo. En este caso, conviene recordar que en el país de destino pueden cambiar las normas monetarias y eso significa que los billetes y monedas que conservemos pueden perder su valor y ser sustituidos por otros nuevos.

Otra opción es donar el dinero que nos sobra a una buena causa con presencia local en el destino, como una ONG o una asociación con fines sociales. Si optamos por esta solución, por un lado contribuimos a la mejora del país visitado y, por otro, por liberarnos de la obligación de cambiar el dinero a nuestro regreso.

¿Qué opciones existen si queremos cambiar la divisa a euros?

La otra alternativa es volver a cambiar la moneda a euros y recuperar su importe. En este caso, llegados a este punto vuelve a cobrar importancia nuestra elección del lugar y empresa que elijamos para cambiar la moneda. Si lo hacemos en el aeropuerto, suele ser más caro que en nuestra entidad bancaria y éste último caso nos tenemos que desplazar a una oficina, lo cual requiere que dediquemos tiempo.

Por ejemplo, imagina que a la vuelta de un viaje a EEUU tenemos 100 dólares en la cartera y los queremos cambiar a euros. Con el cambio actual, 100 dólares equivalen a 88 euros en números redondos, ¿hay alguna forma de que recuperemos el total?

Hemos contactado con dos casas de cambio de un aeropuerto y hemos pedido cotización para cambiar a euros los 100 dólares. La respuesta fue exactamente la misma, ellos nos pagarían 76 euros, lo que supone pagar una comisión de 12 euros (aproximadamente un 14%).

La siguiente opción es pasarse por una entidad bancaria o una casa de cambio fuera del entorno aeroportuario. La cantidad de dinero que recuperaremos dependerá de cada entidad y casa de cambio. En estas últimas, suele ser complicado saber por anticipado cuánto dinero podremos recuperar y tendremos acercarnos en persona para conocer la cifra exacta, porque normalmente no facilitan esa información por teléfono.

Si elegimos acudir a una casa de cambio por Internet para cambiar los 100 dólares a euros, los distintos servicios nos tasarán a euros la cantidad a cambiar y nos aplicarán una comisión por gestión. Hemos encontrado un servicio online que nos ofrece 77 euros por nuestros 100 dólares, lo que supone pagar una comisión de 11 euros, aproximadamente. En función de la evolución del tipo de cambio al que hayamos comprado esos dólares, la operación nos saldrá más o menos rentable.

Por último, si somos clientes de ING DIRECT, podemos utilizar el servicio de cambio de moneda que ofrecen de forma conjunta ING DIRECT y Global Exchange y olvidarnos de la preocupación de cambiar divisa, tanto a la ida como a nuestro regreso:

De esta manera, los 100 dólares sobrantes en el viaje de vuelta podrían transformarse en 88 euros y no tendríamos que hacer frente al pago de comisiones de ningún tipo. Así, podríamos viajar más tranquilos, por ejemplo, sabiendo que llevamos suficiente dinero para cubrir nuestro presupuesto de viaje, incluyendo una cantidad a modo de colchón que cubra posibles urgencias y gastos extra durante nuestra estancia en el extranjero, y que a la vuelta podremos recuperar hasta un 50% de lo cambiado a la ida al precio que lo compramos y sin comisiones.

En Naranja | ¿Vas a usar el móvil en el extranjero? Anticípate para no pagar los datos a precio de oro | ¿Realmente compensa comprar gadgets en tiendas del extranjero?
Imagen | PublicDomainPictures

Conversación

  • matias garcia

    Hola, me parece genial este servicio.
    Trabajo en Suecia dos meses y medio y podria ahorrarme algunas comisiones, la pregunta es: Hay limite de dinero para cambiar?
    Gracias

  • jorgecrce

    Lo más barato, siempre que tu banco no te cobre por sacar en cajeros como es el caso de EVO (no lo se en ING) es sacar dinero en el destino directamente en el destino en la moneda local. Comprobado con libras y coronas checas, lo que me cargaron en euros no se iba ni un uno por ciento del cambio oficial. Así puedes sacar varias veces y no te sobrará nada, las monedillas sueltas te las gastas en el aeropuerto y lo que falte hasta la cantidad con tarjeta.