¿Quién dijo depresión post-vacacional? Siete consejos para intentar ser más productivo en el trabajo

El regreso al trabajo (tras las vacaciones) provoca que, en ocasiones, suframos el llamado síndrome postvacacional. Aunque el año pasado ya os dimos algunas claves para mejorar el ánimo en el periodo postvacacional, hoy nos centramos en el entorno laboral, y en cómo ser más productivo en el trabajo.

La bajada de la productividad tras las vacaciones

Después de unas vacaciones relajadas resulta duro volver a la rutina del día a día. De la diferencia entre no tener horario en una playa o subiendo una montaña, a un entorno generalmente con estrés, nace el síndrome postvacacional.

Lo sufren aquellas personas que no son capaces de adaptarse con tiempo a su nuevo entorno, y conlleva implícita una bajada de la productividad. ¿Cómo solucionarlo?

Consejos para ser más productivo en el trabajo

Oficina

La adaptación a la rutina se consigue con rutina: pequeñas actividades o gestos que, repetidas día tras día, den lugar a un hábito. Y la productividad no es más que hábitos concatenados y ensayados. Algunas claves (se puede tomar como reto aplicar una cada semana) son:

  1. Silenciar el teléfono personal, salvo llamadas. La pantalla del móvil se llena de notificaciones y alertas generalmente poco urgentes y poco importantes, pero que nos apetece leer. Y así somos capaz de desbloquearlo una vez cada 12 minutos, distrayéndonos.
  2. No empezar una tarea sin haber acabado la anterior. Si tenemos varios frentes abiertos al día, tenemos la sensación de no estar logrando nada (porque nada se cierra de manera definitiva). Esto se soluciona centrándonos en una única tarea, acabándola, y cogiendo la siguiente.
  3. Abrir el correo dos o tres veces al día, máximo. Salvo si trabajas con el correo electrónico como medio de comunicación instantáneo, este solo te distraerá con tareas poco urgentes (pero que querrás cerrar), que paran lo que estás haciendo y hacen más difícil retomarlo. Abre el correo solo cuando hayas terminado algo
  4. Desayuna fuerte. Muchos de nosotros salimos corriendo de casa cada mañana con el estómago vacío o casi vacío. “Ya comeré algo en el trabajo” se ha convertido en un pensamiento habitual, pero puede perjudicar nuestro bolsillo, nuestra salud, y la calidad de nuestro trabajo. Un café, un zumo, un par de tostadas y una pieza de fruta solo necesitan 15 minutos de tu tiempo al comienzo del día.
  5. Duerme ocho horas. Esto no es solo importante en niños en crecimiento. Respetar los patrones de tu cuerpo te hará ser más productivo, estar concentrado y estar de mejor humor todos los días.
  6. Haz ejercicio por las mañanas. No significa que tengas que correr a diario hora y media; a veces basta con pasear al trabajo, bien porque vivas cerca de él o porque aparques a suficiente distancia. Te sentirás mejor al entrar y ahorrarás algo de combustible.
  7. Toma pequeños descansos. A veces, nos parece que levantarnos de la silla nos hará perder tiempo cuando en realidad se trata de un hábito necesario por salud y que nos hará más productivos. Levantarse, estirarse, dar un paseo y volver a nuestro puesto puede hacer maravillas en la mente, especialmente si hemos estado 5 minutos fuera.

 

Ser productivo no es una tarea, sino una consecuencia derivada de muchas actividades diferentes, y a la vuelta de las vacaciones estas suelen resultar más complejas y requerir más voluntad.

Ánimo.

 

En Naranja | ¿Síndrome postvacacional? Siete técnicas de gurús del coaching para hacer más llevadera la vuelta a la rutina

Imágenes | Gato, Oficina

Conversación