¿Quieres ahorrar en 2016? Aquí tienes 12 propósitos de Año Nuevo para los 12 meses del año

Cada 1 de enero, muchos de nosotros nos hacemos propósitos de Año Nuevo: ponernos en forma, aprender idiomas, ser más organizados, ascender en el trabajo, montar un negocio… o ser mejores ahorradores.

Con ese objetivo en mente, hemos elaborado una lista con 12 propósitos de Año Nuevo para ahorrar en 2016, uno para cada uno de los 12 meses del año. ¿Empezamos?

Enero. Crear nuestro propio presupuesto

No podemos ahorrar si no sabemos cuánto gastamos al mes. Crear un presupuesto es tan fácil como abrir una hoja de cálculo en el ordenador o el móvil y empezar a apuntar los gastos e ingresos.

Los japoneses utilizan las categorías “ingresos”, “gastos necesarios” y “gastos innecesarios”, pero quizá para la mayoría de los hogares sean más recomendables categorías como transporte, comidas, compras, estudios, ropa,…

ING presupuesto ejemplo

Una vez cumplimentado durante uno o dos meses, podemos empezar a obtener datos interesantes, como estos:

capturas-diseno-2

Gracias a estos datos, podemos saber en qué estamos gastando más dinero o si estamos consiguiendo ahorrar. De hecho, ni siquiera es necesario elaborar una tabla excel, ya que los clientes de ING DIRECT pueden consultar y analizar sus gastos fácilmente en el área de cliente, con gráficos que nos permiten entender de un vistazo el estado de nuestras finanzas y del presupuesto familiar.

Febrero. Adiós a los gastos innecesarios

Febrero es un buen mes para valorar aquellos gastos que son innecesarios. Un buen ejemplo es la televisión de pago, que vemos poco (o nada), la cuota del gimnasio al que no vamos o el seguro a todo riesgo de un vehículo que no solemos coger.

Un gasto superfluo puede ser, también, comer de diario en un restaurante en la oficina. Si cambiamos eso por comer de tupper y seguimos estas recetas de cocina, conseguiremos no solo ahorrar, sino también mejorar nuestra alimentación.

Marzo. Revisando los contratos de la luz, el teléfono, los seguros…

¿Cuántos pagos realizamos mensualmente que podrían bajar de precio si nos ponemos a investigar un poco? La línea de teléfono fijo e Internet, el teléfono móvil, el garaje, el alquiler, la televisión de pago, los seguros de hogar y vehículos…

En el caso de la telefonía, es importante revisar con frecuencia las variaciones en las tarifas de las diferentes operadoras para ver si estamos disfrutando de la mejor oferta, cambiándonos de compañía si fuera necesario.

Con respecto a la televisión, ya existen alternativas a bajo costo, como Netflix y otras similares, que sustituyen a las emisoras de pago de toda la vida, y que ofrecen quizá entretenimiento más afín a nuestros gustos. En cuanto al ADSL o la fibra, un gasto cada vez más común en los hogares españoles, existe no solo la alternativa de cambiar de proveedor, sino de compartir la línea con los vecinos, repartiendo el gasto entre todos

Otro gasto que todos los hogares tienen es el del agua, y la reducción del coste es posible una vez entendemos cómo leer y entender una factura de la compañía y también dónde podemos gastar menos agua.

Si elegimos servicios que no tengan permanencia, siempre podremos revisar nuestro contrato e irnos a una compañía que nos aporte lo mismo a un menor precio.

Abril. Cerrando la Declaración de la Renta

Aunque la Declaración de la Renta puede entregarse en junio, es conveniente abordarla con antelación. Además, este año confirmar el borrador o presentar la declaración es ahora más fácil que nunca con la nueva aplicación RENTA WEB de Hacienda.

Hay que recordar que no debemos confirmar nuestro borrador sin más, sino usarlo como una referencia y comprobar si todos los datos son correctos. Una vez confirmada la declaración, podremos comprobar su estado y seguir estos pasos en el caso de que el pago se retrase.

Mayo. Organizando las vacaciones

Aunque sabemos que es posible organizar las vacaciones con dos días de antelación, mejor usar el tiempo que tenemos por delante para que, cuando llegue el momento de partir, todo salga perfecto. Viajar en agosto siempre es más caro que en cualquier otra fecha del año, por lo que planificar las vacaciones para viajar en julio o septiembre nos ahorrará mucho dinero. Y es muy posible que podamos organizarnos a nivel laboral y familiar.

A la hora de escoger nuestro destino, podemos encontrar destinos baratos si aplicamos algunos consejos económicos. Y si, además, alquilamos la casa mientras estamos fuera, podemos obtener algo de dinero extra.

Ahorrar con nuestro vuelo pasa por comprarlo con unas ocho semanas de adelanto, por lo que comprar en mayo el vuelo de julio o agosto nos dará un ahorro teórico óptimo.

Junio. Ahorrando energía

Junio es un mes perfecto para empezar a hacer cambios a nivel energético, controlar cuánta luz gastamos y pagar menos por ella. El verano se acerca, y el aire acondicionado está a la vuelta de la esquina.

Ahorrar luz eléctrica y bajar nuestra factura es ahora posible con propuestas como Holaluz.com, la comercializadora eléctrica 100% renovable. Para contratar una tarifa eléctrica, siempre es necesario saber cuánto estamos consumiendo y cuál es nuestra tarifa ideal. En muchas ocasiones, tenemos contratado un término de potencia (la parte fija de nuestro contrato) muy por encima de nuestras necesidades.

Bajar el término de potencia es un proceso sencillo, y tan solo debemos notificarlo a nuestra compañía.

Julio. Pagar la calidad de lo duradero

Aunque resulte paradójico, pagar más por un producto o servicio puede hacernos ahorrar, ya que muchas veces lo barato acaba saliendo caro. Ahora que hemos conseguido eliminar gastos superfluos y reducir aquellos que resultaban necesarios, podemos elevar aquellos que, con una calidad superior, aumentan mucho en su durabilidad o grado de servicio.

Pensemos en esa bicicleta que hemos comprado para acudir este año a trabajar y ahorrar. Como todas las bicicletas “normales”, poseen unas ruedas con una cámara de aire. Lo que pasa es que esta cámara puede pinchar, y de hecho lo hace con relativa facilidad. Pero, ¿y si por un poco de dinero más pudiésemos ahorrarnos tener que cambiarla cada poco tiempo? Existen soluciones en el mercado, como las cubiertas Tubeless (mal llamadas “sin cámara”) que poseen un gel que repara pinchazos desde el interior, o las ruedas macizas, que son imposibles de pinchar porque no hay nada que pinchar, ya que son todas de caucho.

bicihome-tannus-2

Septiembre. Un mes para hacer cambios en el trabajo

El regreso al trabajo puede resultar un auténtico reto, tanto emocional (muchos sufren el llamado síndrome postvacacional) como económico, pero ¿qué mejor modo enfrentarse a la vuelta al trabajo que viendo todo lo que podemos ahorrar este mes?

Empezando por la comida, este mes puede ser un mes de cambios. Del bar al tupper, y del coche a la bicicleta. Si cambiamos la comida del bar por el preparar un sano tupper, ahorraremos en comparación. Si, además, elegimos la bicicleta al vehículo privado, podemos recibir un sueldo más al año. Y ambas, combinadas, nos evitarán el gasto del gimnasio.

Acudir pedaleando, en ocasiones, resulta imposible, pero no por ello vamos a dejar de ahorrar. Hay modos de compartir vehículo cuando se va a trabajar. Empezando por compañeros de trabajo y vecinos y terminando en aplicaciones especializadas en el tema.

Octubre, el momento para empezar a estudiar

En octubre empiezan las clases en muchas universidades, y es un mes que podemos usar para empezar los cursos a los que estas universidades nos “invitan”. Cursos sobre liderazgo, gestión de equipos, redacción, programación o fotografía, aquí os dejamos 27 cursos gratuitos para que los disfrutéis. Estos cursos variarán con el tiempo, pero sus plataformas (MiriadaX, edX o Coursera) estarán abiertos todo el año, 24×7

Noviembre, el mes para ser previsores de cara a Navidad

Es cierto que muchas veces esperamos hasta el último momento para hacerlo todo, y esto puede salirnos caro a largo plazo. Si compramos los regalos de Reyes y Papá Noel con un mes de antelación ahorraremos una cantidad importante.

Pero no solo los regalos de Navidad (que acaban de ser desenvueltos) tienen un ahorro considerable cuando los compramos con tiempo. Los productos frescos que cocinamos en fechas señaladas, también son mucho más baratos en noviembre, cuando podemos comprarlos a un precio más razonable y congelarlos.

Diciembre

Diciembre es un buen momento para cerrar nuestro año contable, hacer balance y pensar en pagar menos a hacienda el año que viene. Aunque esto suena a empresa, lo cierto es que el presupuesto que empezamos a hacer los primeros meses del año nos ayudará a ver si este año hemos cumplido nuestros objetivos.

Imagen | JL Hotel, Tannus Tires

Conversación