¿Realmente compensa comprar gadgets en tiendas del extranjero?

Comprar-Gadgets-USA-UK

Con cierta frecuencia, es normal ver a alguien recomendar la compra de productos de electrónica en el extranjero, como Estados Unidos, Reino Unido o China, para conseguir mejores precios que en España. En los últimos años, el cambio de moneda euro-dólar está siendo muy favorable para la moneda europea y la libra tuvo algunos momentos flojos frente al euro, los precios siguen siendo muy bajos en China y al comparar a primera vista parece que puede resultar más barato comprar algo en estos países.

¿Es realmente esto así? ¿Resulta más barato comprar en otros países que en España y por qué? En esta entrada veremos los puntos que hay que tener en cuenta cuando uno se dispone a comprar un producto en una tienda online fuera de nuestras fronteras, evitando pagar más en el extranjero que en una tienda española.

Lo primero que hay que tener claro es que el precio que vemos inicialmente para un producto no es el que realmente se paga en total cuando hemos sumado todos los conceptos. Dependiendo de las circunstancias, podemos incluso vernos obligados a pagar bastante más de lo que inicialmente habíamos visto como precio en tienda y que finalmente el mismo producto hubiera resultado más barato en una tienda española.

Cuando uno suma impuestos locales, transporte, accesorios, aduanas, comisiones por pago en diferente divisa,… entre otros conceptos, el precio resultante del producto puede ser bien diferente al que habíamos visto inicialmente y, a la hora de compararlo con el de una tienda española, el resultado puede ser muy distinto al esperado y resultar más conveniente hacer la compra dentro de nuestras fronteras.

Impuestos locales de compra

Siempre que vayamos a comprar un producto de electrónica, debemos prestar atención a los impuestos locales, es decir, aquellos a los que está sujeta la compra de un producto en una localidad o país determinado. En función del país de origen tenemos:

* En España se paga el mismo IVA en todas partes, (o su equivalente en las islas Canarias, el IGIC).
* En Reino Unido se paga el mismo tipo de VAT en todas las regiones, que es el impuesto sobre el valor añadido, y que asciende al 20% del valor de la compra.
* En EEUU se pagan diferentes impuestos en función de la localidad en la que se vaya a hacer la compra. Dependiendo del Estado, es habitual pagar alrededor de un 10% extra en concepto de impuestos locales cuando se compra al otro lado del charco.

Es importante saber que algunas tiendas no aplican esos impuestos, como es el caso de Amazon, cuando compramos en sus sitios del extranjero (amazon.com, amazon.co.uk) precisamente porque su política es la de competir con los precios más bajos y “se comen” ellos el pago de los impuestos de los productos cuando no los aplican.

Es importante vigilar donde se está comprando ya que algunas tiendas tienen un dominio local para cada país. Por ejemplo, podemos encontrar la tienda británica de Best Buy en la dirección bestbuy.co.uk y la tienda americana en bestbuy.com. En función de donde compremos, tendremos una fiscalidad diferente (y los precios pueden variar).

Transporte de la tienda hasta tu casa y aduana

Son bastantes las tiendas online que no distribuyen productos fuera de las fronteras del país en el que se encuentran. Cuando uno va a comprar un producto de electrónica en EEUU, lo más normal es que el proceso de compra vaya como la seda hasta que toque decirle al sistema la dirección para el envío y éste diga que “no es posible enviar fuera del país”.

Se pueden buscar canalesde transporte alternativos, como por ejemplo, el envío a un servicio postal intermedio o a casa de un amigo en dicho país, pero luego queda enviar desde ahí hasta España, lo cual tiene un coste adicional no incluido en el inicial de compra del producto. Hay que tener en cuenta que los aparatos electrónicos son delicados y no cualquier transporte es válido para enviar, por ejemplo, un tablet de EEUU a España, y que a mayor número de kilómetros recorridos hay mayor probabilidad de que sufra algún desperfecto.

En el tramo final del viaje hacia tu casa, a su llegada a España, el producto comprado en el extranjero puede ser controlado por el personal español de aduana de la Agencia Tributaria. Queda a su criterio que se inspeccione el contenido del paquete o no, y, en consecuencia, que toque pagar el IVA del 18% y el arancel correspondiente. Cuanto menos ordinario sea el envío (paquete voluminoso o llamativo), más posibilidades hay de que sea parado en la aduana.

No todos los productos están sujetos al pago de un arancel, por ejemplo, el iPad no lo tiene que pagar (más información en inglés). Para un gadget puede suponer un sobrecoste de entre 30 y 70 euros, aunque puede ser mayor. Si se quiere calcular el coste exacto del paso por la aduana, en la web de Duty Calculator existe una completa herramienta para saber cuanto toca pagar por IVA y arancel.

Comisión por cambio de moneda y medios de pago

En función de la forma de pago elegida (transferencia, tarjeta de crédito o débito, Pay Pal, Google Checkout,…), de la moneda en la que tengas referenciada tu cuenta, de la moneda en la que se vaya a pagar el producto y del tipo de cambio en el momento que te lo aplique el banco (que no tiene por qué coincidir con el de la hora exacta de la compra), en algunos casos existe un coste en forma de comisión por cambio de moneda. Lo más habitual es un cargo en torno al 3% del importe total de la compra por este concepto.

Además, en algunos sitios web exigen el pago de una comisión específica en función del medio de pago empleado para pagar la compra, que es proporcional al coste que tiene para el comercio el uso del mismo.

Validez de la garantía, cambio y devolución

La garantía de un producto comprado en España está sujeta a lo que dicta la ley española al respecto (dos años de garantía legal,…). Sin embargo, si compramos en terceros países, debemos saber que la garantía estará sujeta a lo que en cada país diga la ley correspondiente. También influye la política del fabricante, que podría dar 3 años de garantía a un producto comprado en EEUU, pero sólo dentro de las fronteras de este país y no en cualquier parte del mundo.

Si se opta por comprar en el extranjero, prácticamente supone renunciar a la posibilidad de devolución del producto. En caso de que se pudiera devolver un producto, tendíamos que asumir sí o sí los costes del envío de ida y vuelta. Si se compra en España, la ley permite devolver productos sin coste en algunos casos y los fabricantes también.

Adaptadores de corriente

Adaptadores de corriente, zonas geográficas y formatos de vídeo

Un factor de sobrecoste a tener en cuenta son los adaptadores de corriente necesarios para que el aparato funcione en la red eléctrica española. En cada país, la corriente eléctrica tiene unas características diferentes de frecuencia y voltaje, así como una legislación diferente para la fabricación de productos eléctricos (protección y aislamiento, conexión, potencia…) y esto provoca que haya diferentes tipos de conectores. En productos que llevan integrado un transformador, es posible que sólo funcionen en un determinado país.

Con los formatos de vídeo ocurre lo mismo, no siendo igual para Japón, USA o Europa, lo que puede provocar que se vean las imágenes distorsionadas o que no se pueda ver determinado contenido.

En algunos dispositivos de videojuegos (consolas) y audiovisuales (televisión, reproductores de video) existen limitaciones geográficas para reproducir contenido, en lo que se llama códigos regionales de video. De esta manera, un aparato de video comprado en EEUU puede llevar un software que impide ver videos comprados en España. En algunos se puede configurar y cambiar, aunque no siempre y no de manera sencilla, depende de cada caso.

Seguridad y autenticidad del producto

A veces cuesta comprender por qué un producto cuesta mucho menos en un país determinado y se ven ofertas a precios sorprendentes. Esto puede ser debido a que los costes de fabricación y distribución son muy bajos en ese país, a una oferta especial o también a que se trata de productos falsificados. Hay que tener mucho cuidado con ellos porque nunca se sabe el resultado que pueden llegar a dar y pueden ser muy peligrosos.

Hace unos meses, en un programa de televisión (a partir de los 56 segundos en el vídeo) demostraron los peligros de comprar baterías de móviles procedentes de China y que eran falsificaciones. Al no contar con los dispositivos de seguridad que instala el fabricante legítimo en base a los requisitos exigidos por la legislación vigente en la materia, las baterías pueden llegar a arder e incluso explotar, poniendo en peligro a todo aquel que está a su alrededor. Cuidado porque se falsifican hasta las pegatinas, etiquetas de seguridad y logotipos de toda clase.

Conclusiones

En la web podemos encontrar un montón de ofertas, tanto dentro como fuera de nuestro territorio. En algunos casos pueden compensar y en otros no. Cuando vayamos a comprar algo y nos planteemos intentar ahorrar costes comprando en el extranjero, no podemos olvidar nunca ninguno de los apartados mencionados en los puntos anteriores, para evitar llevarnos una sorpresa negativa.

Internet abre fronteras pero aún queda mucho camino por recorrer para que podamos comprar de forma global, si es que algún día esto se produce de verdad. Es posible que encontremos un videojuego realmente barato en una tienda en Asia, pero no tanto que un tablet nos cueste menos en EEUU o en Reino Unido que en España. En una próxima entrada veremos un ejemplo práctico de compra de un tablet en estos 3 países y compararemos resultados ¿Dónde crees que saldrá más rentable su compra?

En Blog ING | Las 10 cifras que explican el negocio del iPhone
Imagen | Shlala | Pablo Herrero

Conversación

  • kanddy

    Venden mucha ropa, zapatos, bolsos, relojes, productos electrónicos y accesorios de moda, pueden aceptar Paypal, para más informacion, se puede consultar su pagina web http://www.shoppingdiy.es/