Esto es lo que se revalorizará tu casa al realizar alguna de estas siete reformas

Con el paso del tiempo, es necesario hacer reformas en casa para renovar los deterioros ocasionados por el uso. Estas obras de mejora para actualizar las viviendas aumentan su valor. Además, si con los arreglos se mejora el aislamiento y la eficiencia energética se consiguen importantes ahorros en el consumo de energía.  ¿Cuáles son las reformas que puedes hacer para revalorizar tu casa?

En general, el baño y la cocina son los espacios que requieren más atención para mejorar o actualizar las instalaciones. Cambiar los suelos, renovar las puertas y las ventanas, pintar las paredes o eliminar tabiques son otras reformas habituales, cuya inversión se compensa con la revalorización que consigue la vivienda. Se calcula que la vivienda se revaloriza entre un 15 y un 20% después de estas reformas.   

Reformas en el baño

En las reformas del baño es habitual sustituir la bañera por una ducha por cuestiones de seguridad, especialmente si viven personas mayores, o para modernizar el baño. El presupuesto varía según el tipo de ducha, la mampara o grifería que se ponga, pero puede rondar los 1.000 euros. El cambio de todos los sanitarios, suelo y paredes supone una inversión mucho mayor pero el valor de la vivienda se incrementa en la misma medida.   

Reformas en la cocina

Las reformas en la cocina dependerán del dinero que queramos invertir. Si queremos gastar poco, bastará con pintar los azulejos y los muebles. Con más presupuesto podemos cambiar el suelo y la encimera de granito o mármol y renovar los electrodomésticos por otros más eficientes.

Eliminar tabiques

eliminar tabiques

Tirar tabiques para mejorar la distribución del espacio, uniendo dos habitaciones pequeñas para hacer una más grande o creando una cocina abierta al salón, es una obra que revaloriza mucho la vivienda porque crea espacios más diáfanos. Previamente, un arquitecto debe comprobar que no se trata de un elemento estructural cuya eliminación puede afectar a la estabilidad del edificio. También es necesario solicitar licencia de obra mayor en el ayuntamiento.

Cambiar las ventanas

Es un cambio que permite mejorar el aislamiento térmico y acústico de la vivienda y que puede contar con ayudas públicas para su realización. Instalar ventanas de doble acristalamiento con rotura de puente térmico aísla la vivienda y reduce el consumo de calefacción y aire acondicionado. El presupuesto invertido se compensa porque mejora la calificación energética de la vivienda, lo que aumenta su valor al venderla o ponerla en alquiler.

Renovar el suelo

Una forma de actualizar la vivienda es instalando suelos laminados que ofrecen buenas prestaciones por su durabilidad y gran variedad de texturas y acabados. Estos suelos imitan madera, piedra o cerámica con la ventaja de que se puede instalar sobre el suelo antiguo sin necesidad de levantarlo. El precio medio aproximado ronda los 25 euros/m2.

Pintar las paredes

pintar paredes

Es la forma más sencilla de actualizar la vivienda. Cambiar los colores de las paredes según la tendencia de cada momento moderniza la casa y mejora su aspecto si queremos venderla. Para conseguir los mejores efectos hay que escoger colores claros para espacios oscuros para dar luminosidad.

Construir un armario empotrado

Aumentar la capacidad de almacenaje de la vivienda, sobre todo cuando esta es de dimensiones reducidas, es una reforma muy práctica. En las habitaciones se puede construir un armario empotrado a medida con puertas correderas para que no ocupe mucho espacio y permita guardar toda la ropa y calzado.

En resumen, cada año la vivienda se deprecia un 1% de su valor si no se realizan obras de mejora. Si se reforma, su revalorización será mayor cuanto más profunda sean las actuaciones realizadas, es decir, si gastamos 10.000 euros en la reforma, la vivienda se podría revalorizar asumiendo este gasto más un 15%.
En Naranja | Reformas low cost: el coste no está reñido con la calidad en las reformas del hogar