Revisar los tickets de compra nos puede hacer ahorrar hasta 114 euros al año

tickets_restaurant

Pensemos en una situación cotidiana. Estamos cenando en el restaurante que más nos gusta con nuestra pareja tomando un buen vino. Cuando acabamos, pedimos la cuenta al camarero, la saldamos y nos vamos. Es posible que, después de haberla saldado y, sin darnos cuenta, hayamos pagado algo que no nos correspondía, sobre todo si no hemos revisado la dolorosa.

Una situación que, sin ser general, suele ser más habitual de lo que parece. Estoy convencido que a todos nosotros nos ha ocurrido en algún momento o, por lo menos, conocemos a alguien que le haya ocurrido recientemente. Pues bien, simplemente, la pequeña acción de revisar el ticket de compra puede ahorrarnos unos cuantos euros al final del año.

Errores en los tickets de compra: ¿prestamos la suficiente atención?

Estás en la cola de un supermercado y, con las prisas, el cajero o cajera ha escaneado dos veces el código de barras de un producto, lo que hará que tengas que pagarlo dos veces. Es un error habitual, que sucede a diario porque todos somos humanos, pero del que no debemos escandalizarnos.

Bien sea por errores humanos de este tipo, o por informaciones erróneas en descuentos y/o promociones, estamos en nuestro derecho de reclamar que no nos carguen el pago de algo que no hemos consumido o adquirido. De ahí la importancia de revisar todos los tickets de compra, un pequeño gesto que puede hacernos ahorrar hasta diez euros al mes.

Sin embargo, observando el comportamiento de ciertos consumidores, parece que la revisión del ticket es más bien la excepción y no la regla. Tiramos el ticket sin ni siquiera mirarlo, guardamos el cambio directamente en nuestro monedero o no revisamos los movimientos de nuestra cuenta bancaria en varios meses; pensamos que no merece la pena el pequeño esfuerzo de realizar esta acción con el ahorro que puede suponer. Nos fiamos de que todo está bien y punto.

Revisar y reclamar puede suponer un ahorro de hasta diez euros al mes

Según un último estudio de la Federación de Usuarios Consumidores Independientes (FUCI), en el que se intentaba detectar si los supermercados reflejan bien o no las ofertas que presentan en sus folletos publicitarios y promociones especiales, los errores en los tickets de compra pueden suponer un pago adicional de hasta diez euros al mes.

La principal conclusión de este estudio es que, en el 15% de los casos, las ofertas, promociones y descuentos ofrecidos a sus clientes no se corresponden con el importe que finalmente pagan. En la mayoría de ocasiones, este importe era superior a lo que hubiese correspondido en caso de haber aplicado el importe correcto.

Es más, el propio estudio revela que, aproximadamente, el 40% de los artículos adquirido se corresponden con alguna promoción, lo que se traduce en cerca de 253 euros anuales que aparecen en nuestros tickets de compra y no deberían aparecer. Esto puede suponernos (teniendo en cuenta un descuento medio del 45%) un ahorro medio anual de unos 114 euros, es decir, unos 10 euros al mes.

¿Hay algo incorrecto en mi ticket? Reclamemos en el acto

Tan solo un 10% de los consumidores repasan el ticket de compra para comprobar que se les haya cobrado correctamente en el establecimiento. Ante esta situación, lo ideal es comprobar que todos los conceptos que aparecen reflejados en el ticket o factura sean los que efectivamente hemos adquirido, así como prestar atención a que no se hayan cargado productos o servicios no adquiridos.

En caso de encontrar algo que no se corresponde con nuestra compra, debemos reclamar en el acto. De lo contrario, cuanto más tiempo pase entre la compra y el momento de la reclamación, más complicado será demostrar que ese cargo que nos han realizado ha sido incorrecto. Por ello, es importante destacar la importancia de revisar el ticket de compra antes de abandonar el establecimiento.

En caso de que el error no sea tanto debido a un error humano, sino más bien a una mala aplicación de los descuentos o promociones, tendremos que prestar especial atención a si se han aplicado correctamente las ofertas que publicitaban, acudiendo a la compra con el catálogo o folleto facilitado por el establecimiento para que no quede lugar a la duda.

Al margen de todos estos errores, es conveniente comprobar que el cambio es correcto o que los movimientos en nuestra cuenta bancaria se corresponden con el importe que reflejan la facturas a lo largo del período.

Y sí, ya sé que diez euros es una cantidad pequeña y que por ese dinero no merece la pena ni sumar el ticket de compra. Pero, ¿qué tal si hablamos de 114 euros al año? ¿o de 1.140 euros en diez años? Quizá en este caso ya hablamos en otros términos más cercanos a lo que todos pretendemos: ahorrar de forma inteligente.

En Naranja | La importancia de prestarle atención al comprobante bancario
Imagen | iwona_kellie

Conversación